Ir al contenido principal

AÑOS LUZ



Es curioso como a medida que uno crece y acumula años los sueños parecen más inalcanzables, es como si el tiempo se hubiera comprimido de golpe y entonces por mucha prisa que te dieras estuvieran más y más lejanos, algo así como esas estrellas que parecen cercanas cuando los ojos se vuelven hacia al azul celeste pero que en realidad están a millones de años luz,  quieres recorrer millones pero tú ni siquiera tienes un año luz.

Las vacaciones de Navidad me dejaron en una especie de crisis existencial, los momentos en que uno tiene tiempo de pararse resultan terribles porque no tienes más remedio que escucharte y a veces lo que escuchas no es lo que querías oír, como si en ti convivieran varios yos y cada uno tuviera una opinión contradictoria, hay yos que se imponen y  mantienen a los yos discordantes en un rincón, pero a veces los yos dominantes descansan y entonces esos yos más reales, más disconformes, menos a gusto, empiezan a gritar.

Siempre he tenido una animo un tanto bipolar, nada que roce lo patológico, pero a veces me gusta sumergirme en la melancolía, ver las hojas de los árboles caer y un cielo iluminado de gris ceniza con una extraña neblina que me nubla los ojos y me hace ver todo más lento, más en pausa, en definitiva más triste. Dos días antes de volver a trabajar, no fui capaz de levantarme de la cama, me quedé tumbada contemplando el mundo a través de mi tableta, mientras Mito me miraba como si fuera una actitud de lo más normal el refugiarse debajo de dos mantas y esperar a que el mundo se detuviera. Volver me parecía algo terrible, sumergirme otra vez en el día a día, en una cabeza loca y yo sin energía.  Se me caían los lagrimones sin saber bien bien el por qué.

No sé muy bien cómo he llegado aquí, ni cómo se ha ido construyendo mi vida, dicen que todo depende de las decisiones que tomamos, pero a veces esas decisiones no son más que casualidades.

Vi sin parar doramas, una palabra recién aprendida que me encanta, en realidad no son más que series coreanas y japonesas.  En una de ellas una chica se pasaba toda la vida enamorada de un chico que era un genio, ni siquiera necesitaba estudiar para sacar matrículas de honor. Él nunca le dio muchas esperanzas, pero al final, las circunstancias y la vida, hizo que acabaron los dos enamorados, ella mucho más que él, hasta el punto que aprovechando sus capacidades él se hace médico y ella impulsada por querer ayudarle en todo, enfermera. Me pareció tan típico que me hirió. Y recordé cuando era joven y quería estudiar medicina y mi desastrosa actitud hacia la selectividad sólo por el hecho de que siempre en la vida todo me había salido bien, y luego pensé en que ahora sería imposible, que no soy como ese genio, que estudio sin parar a todas horas y a penas recuerdo un 1%, y me sentí mediocre y mayor. Uno siempre quiere hacer las cosas lo mejor posible, sobre todo si trabajas con personas. Pensé en como una chispa tan minúscula como una serie tonta de amor romántico había encendido una hoguera dentro de mí y me había transportado a decisiones del pasado y a la perdida de la confianza en mí misma.


Después volvió la rutina y los yos coherentes y dominantes volvieron a meter a los otros yos en el rincón y mi ánimo volvió a salir a flote, aunque la sombra de esos años luz que se me escapan sigue presente. Es extraño que a veces el miedo no dependa de lo que nos asusten los  otros si no de nosotros mismos, a veces me angustia más que se me pierda el tiempo que estar aprovechándolo. 

Comentarios

  1. ¡Hurra por la crisis de la mediana edad!

    A mí me pasa algo parecido toooodas las navidades.... te voy a ofrecer mi frase favorita para estos casos "nunca es tarde para nada". No sé de dónde la saqué, pero un día la leí y/o escuché en alguna parte y desde que cumplí los cuarenta es mi inspiración.

    Te diré también que hay un concepto que utilizan mucho los cristianos: RESIGNACIÓN. Y aunque no soy religiosa, lo utilizo porque la realidad es que nos hacemos mayores y con ello disminuyen algunas capacidades, pero otras aumentan, sólo hay que buscarlas.

    Disfruta de la rutina Rebeca, es la mejor protección, pero para nada dejes de hacer aquello que te apetezca... el esfuerzo valdrá la pena.

    Y por último (que pesada estoy hoy): tienes derecho a descansar días enteros y a llorar mares si te apetece. Como cualquier humana.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  2. tienes razón Pens, es sólo que a veces parece que todo pase demasiado rápido, pero habrá que tirar de resignación. Creo que todos nos esforzamos por disfrutar, y esos parones, también necesarios que tú defines como derecho, supongo que nos sirven para darnos un toque de atención, para ver si de alguna manera aún podemos hacer mejor las cosas o cambiar decisiones.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. Pues... te he comprendido.
    Todos tenemos esas espinitas. Incluso yo siendo técnicamente joven siento que se me ha pasado el momento para algunas cosas.
    En tu caso concreto, es verdad que ciertas decisiones nos pueden afectar de por vida. Ej. hacer una buena/mala selectividad, poder entrar en la carrera que queremos, etc.
    No sé si es que creo en el destino o qué, pero nada es por casualidad. Últimamente que estoy muy metida en esto de la astrología estoy aprendiendo que la vida nos tiene preparado para cada uno un aprendizaje, y que frente a las frustraciones está la voluntad de querer cambiar la situación, encontrar una solución, etc.
    Pero bueno, te comprendo porque yo también soy tendente a los estados depresivos y melancólicos :S A veces es difícil quitarse todo eso de encima.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué de acuerdo estoy contigo Chica del Té! muchas veces he pensado que si no entré en médicina fue por algo, que tenía que aprender alguna cosa y hoy no me arrepiento, me gusta mi profesión, y me emociona lo mucho que me ha enseñado, aunque no puedo evitar pensar que hubiera sido si el camino hubiera sido distinto. La vida te pone a prueba, tal cual.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …