Ir al contenido principal

NO ME LLAMES DOLORES LLÁMAME LOLA, O SIMPLEMENTE NO ME LLAMES NADA


Vamos a estrenar año, se me hace raro que esto haya arrancado ya, en medio de cientos de comilonas, kilos que se acumulan y propósitos que se repiten incesantemente para acabar en el mismo rincón de la falta de voluntad. Realmente somos altamente predecibles.

Antes de que acabara el año una de las chicas apareció por el pasillo con un traje de luces gritando para felicitarme la Navidad, me pareció que era muy feliz, aunque las ideas que nos hacemos de las cosas puedan estar altamente equivocadas.

Unos días después vino a la consulta a explicarme una pequeña historia de enfados y de etiquetas, no sabéis cuánto rechazo las etiquetas, sin embargo las necesitamos para justificarnos y dar una explicación aceptable a lo que somos. Había discutido con su pareja por algo tan estúpido como quedarse dormido mientras veían una de sus películas favoritas, le parecía muy injusto que él hubiera sido capaz de romper de esa manera “tan desastrosa” un momento tan especial: los dos bajo la manta, compartiendo una historia irreal y de repente, él había desconectado totalmente del momento.

La discusión que a veces nos hace dramatizar hasta extremos insospechados, la había llevado a una petición de divorcio y una pérdida total de papeles. Pero lejos de ver ese comportamiento infantil en el que nuestros actos se rigen por: “quiero esto, lo quiero ya y si no me lo das berreo”,  se justificó en la explicación que le había dado él: su trastorno de personalidad, seguramente un psicólogo o psiquiatra experto le había dado la correspondiente etiqueta que a partir de ese momento le había licitado para justificar cualquier acto absurdo. Yo no tenía ningún diagnóstico en mi historial pero también podía recordar algún momento en que presa del dramatismo me había dejado llevar a extremos insospechados y me había montado en el burro incapaz de aceptar que estaba siendo irracional. 


Tal vez no es el papel que me corresponde pero la regañé por etiquetar las cosas, por darles nombres que no eran, por ponerse límites a ella misma, por no intentar ser diferente y ser más feliz, porqué ahora el diagnóstico lo era todo, el motor de su mini mundo y las categorías me llevaron a las identidades tan complejas que no se sustentan por una sola etiqueta. 

Comentarios

  1. Pues si, el principal problema de las etiquetas es que nos las creemos, las esgrimimos como bandera y también como escudo, y dejamos que construyan nuestra identidad. Hay que ser muy fuerte para no dejarse influir por ellas, sobre todo por las que nos autoimponemos.
    En fin... supongo que es el doble filo de los diagnósticos (sobre todo los que tienen que ver con la mente), que ayudan a tratar de una manera más concreta al paciente y facilitan la vida del profesional, pero muchas veces el diagnóstico se apodera de la persona, que lo quiere llevar consigo para siempre.

    ResponderEliminar
  2. Pues hiciste bien! las etiquetas como esa sobran y, sinceramente, los "arranques de la hormona" también sobran... que hay que ser un poco cuerdas y tener la humildad de aceptar nuestros ataques descontrolados como lo que son.

    Ahora bien, a lo mejor una revienta en el peor momento y por la razón más tonta con alguna razón mayor que se había quedado en el tintero... nunca se sabe.

    ¡¡Salud y feliz año, nena!!

    ResponderEliminar
  3. CHICA DEL TÉ, qué rápido sabes resumir lo que a mí me cuesta expresar y ordenar, exactamente quería decir eso, que los diagnósticos no son 100% buenos.

    PENSADORA eso es verdad, a veces pequeñas cosas ocultan grandes heridillas que arrastramos y que somos incapaces de olvidar y que son capaces de salir con una excusa ante esas pequeñas cosas. Igualmente, feliz 2017.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …