Ir al contenido principal

COMO NO SER FELIZ EN ALASKA (CAMBIESE POR ANDORRA)


Eran las 7 de la mañana cuando salimos camino de Andorra, Mito se había pasado dos semanas maldiciendo mi idea de llevarlo a esquiar y yo me había sentido altamente decepcionada por lo incapaz que es de disimular cuando algo le desagrada, la sinceridad está altamente valorada, lo ha dicho Wilde y cualquiera con un poco de sentido común, mentimos, mentimos continuamente, mis pacientes mienten, confirmo la teoría del Dr.House, así que no entiendo porque Mito insiste en ser sincero cuando le preguntó sobre cosas en las que quiero que mienta.

Mi amiga Angustias también se sumó a la aventura, decía que tenía pendiente ese sueño en su lista de cosas por hacer, el año pasado fue montar en bicicleta y ahora le quedará aprender a nadar, tiene pánico porque se cayó con 4 años en una piscina y casi se ahoga.

Salimos tarde, Angustias llegó tarde y todo pareció precipitarse desde ese momento, el GPS nos llevó a un lugar que no era, cuando conseguimos encontrar la pista de esquí, que creíamos que era la acertada,  eran las once y media y teníamos contratada una clase particular a las 11, la chica que nos dio el forfait nos explicó que arriba encontraríamos a la monitora, así que subimos al teleférico y disfrutamos del paisaje, pero en la escuela nos dijeron que no era allí, teníamos que conducir otra media hora … Mito pareció refunfuñar y enlentecer el tiempo para no tener que caerse sobre la nieve una vez tras otra y yo me enfadé, me enfadé mucho, diciéndome a mí misma que le faltaba espíritu, a pesar de que por complacerme en eso de no perder tiempo conducía con los pies descalzos para no perder minutos pasando por la tienda de alquiler a recoger nuestros zapatos. Llegamos a la otra estación cuando apenas quedaban diez minutos de la clase que habíamos contratado y a los pies de una pequeña montaña reposaba la cabaña de la escuela, así que me lance cuesta abajo con los esquís mientras Angustias y Mito intentaban bajar andando.  Expliqué nuestra perdida y lo que nos había costado llegar hasta allí, mientras la chica poco interesada me miraba condescendiente y me sugería pagar por otra clase, le dije que esperaría a Mito y Angustias y entre los 3 decidiríamos, pero el tiempo pasó, primero diez minutos, luego veinte, treinta, cuarenta, y ninguno de los dos parecía dispuesto a aparecer. Corrí a la montaña y no los vi y mis peores temores empezaron a alimentarse, me maldije por haberme adelantado, ni siquiera tenía cobertura en el móvil, estaba en otro país, y el corazón se aceleraba con cada minuto que pasaba.

Me senté frente a la chica de recepción y empecé a pensar, a pensar mucho, en que aquel había sido un día terrible, que todo había empezado mal y acababa mal, y sólo tenía ganas de llorar y me sentía sola, como cada vez que mi madre me había dejado esperando largas horas porque se había olvidado de recogerme.  Sólo podía pensar que lo mío había sido una mala idea, una malísima idea.

Volví a envolverme en el anorak y caminé a trompicones con las botas, y de repente vi a Angustias buscándome que me sonrió de oreja a oreja y se me lanzó a los brazos, me explicaba que la profesora les había hecho diez minutos de clase, la había encontrado bajando,  estaba emocionada, veía la nieve y estaba feliz, verborreica  sólo tenía ganas de contarle a su familia que por fin estaba allí, y yo lloraba rabiosa. Me dijo que Mito estaba preocupado, que creía que me había marchado, y yo me preguntaba a mí misma como me podía presuponer tan mal carácter. Maldije el día y le dije a Mito que había sido uno de los peores de mi vida y entonces me miró muy serio y me dijo: “entonces realmente has tenido mucha suerte en la vida.”


Me quede pensando en Angustias y como había conseguido ser feliz aunque sólo fuera por lanzarse dos veces por una pista de debutantes, todo le había encantado; y en Mito, y lo que me había dicho acerca de mi suerte. Realmente fui yo la culpable de hacer de aquel día un día triste, por negarme a ver lo bueno, por ser catastrofista, por querer que todo fuera de acuerdo a mis expectativas, por no querer siempre de forma incondicional,  lo único que me exime de mi misma es que sigo intentándolo, sigo aprendiendo a mejorar mis defectos: cada día, cada minuto y cada segundo, aunque en algunas cosas la piedra siempre está en el camino. 

Comentarios

  1. A mi en muchas ocasiones me pasa lo mismo que a ti. Las expectativas que nos hacemos son la ruina de todo. La frase de Mito sobre tu suerte en la vida me ha gustado mucho. Cuando nos hundamos por cosas que realmente no tienen importancia deberíamos recordarlo.
    Besos y feliz finde!!

    ResponderEliminar
  2. Me resulta sencillo ponerme en tus botas, pero es cierto, hay que aprender a dejarse llevar, a disfrutar de lo que se presenta por muy diferente que sea a lo que habías preparado, pero no es sencillo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. CLARIE creo que deberíamos ser menos expectantes con la realidad. De la frase de Mito me quedo en que cada vez que me pongo negativa me hace sonreír.

    PILAR V. parece que a todos nos hace cojear el mismo mal, queremos que las cosas sean perfectas y las cosas tienen su propio ritmo, forma y manifestación, y nuestra capacidad de adptarnos es la que nos ayuda a ser más o menos felices.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …