Ir al contenido principal

ADRENALINA


Mi defecto profesional sólo puede pensar en Adrenalina en términos de parada cardíaca, sin embargo, siempre me ha sorprendido ese tipo de personas que arriesgan su vida para conseguirla de forma más natural.

Mito y yo estuvimos en Niagara en octubre, no son las cascadas más altas del mundo, pero sí de las más caudalosas, como si millones de bañeras estuvieran volcando su agua a la vez.  Mientras yo pensaba en la película de Marilyn Monroe, en la que ella planea asesinar a su marido con la ayuda de su amante justo en aquel lugar, la lluvia torrencial y el cielo gris hacían que las cascadas aún fueran más impresionantes, diría que sentía cierto pavor. Por eso me sorprendía que durante tanto tiempo, gente diversa hubiera intentado batir records lanzándose por aquel camino de agua, que impactaba con fuerza sobre la superficie y levantaba espuma embravecida que parecía engullir y no dejaba ver el fondo. Algunos había tenido éxito, como una profesora viuda metida en un barril que había salido ilesa de la caída, pero otros tantos habían muerto, y es curioso, pero la vieja frase: “lo único que no tiene remedio en la vida es la muerte”, cobraba un significado aterrador.

Luego empecé a ver documentales de Werner Herzog y la vulcanología me llevo a saber de Maurice y Katia Krafft, dos vulcanólogos casados y  famosos por ser capaces de fotografiar y filmar volcanes en erupción a escasos 30 cm de la lava hirviendo. Los dos murieron, un día, sin más, en el monte Unzen en Japón, cuando un flujo piroclástico los atrapó, Maurice había dicho: “Nunca tengo miedo porque he visto tantas erupciones en 23 años que aunque mañana muera, no me importaría.”

Tal vez Maurice tuvo mucho tiempo de disfrutar y murió haciendo algo que le gustaba pero que era sumamente arriesgado, tal vez se trata sólo de “pulverizar nuestros límites” como reza una famosa bebida energética, pero yo amo la vida y no acepto arriesgarla, perderla, morir por el Everest, gracias a los que sí lo hicieron el hombre se demuestra cada día que es capaz de casi todo, sin embargo, tal vez sea moral cristiana, impregnada sin querer en la infancia, la que me vuelve rabiosa y me hace no entender a quién quiere arriesgarse a perder la vida.


Comentarios

Pilar V ha dicho que…
Perder la vida dices, quizás se trate de saborearla al límite, de no ser capaz de vivir en lo que otros conocen como calma, quizás simplemente están dispuestos a pagar el precio de sus sueños.
Yo, me quedo en la segura barrera, pero en cierto modo los envidio.
Un beso
Claire ha dicho que…
No sé... viven su pasión al máximo pero en el fondo yo creo que no piensan que a ellos les puede pasar. No piensan en su vulnerabilidad. Los ejemplos que nos cuentas me parecen poco comunes pero mira sin ir muy lejos los San Fermines... o las carreras....
Yo valoro la vida por encima de todo pero admiro las pasiones de los demás....
Besitos!!!
Rebeca ha dicho que…
PILAR tal vez tengas razón y se trata de vivir la vida de forma más intensa, de sentirla de verdad, pero precisamente mi amor por ella es la que me hace pensar que no vale la pena tanta intensidad.

CLAIRE ummm. falsa fantasía de inmunidad, sí tal vez sea eso, tal vez esa fantasía también se aplique a cosas menos evidentes como la salud y las conductas de riesgo que adoptamos porque pensamos que a nosotros no nos va a pasar.

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




AMOR IMPULSIVO

¿Por qué le llaman amor cuando quieren decir sexo?¿O era al revés? ¿Cuál es más irracional el sexo o el amor? ¿El amor se convierte en apego? ¿El apego se convierte en amor? ¿El sexo se convierte en amor? Pero amor no se convierte en sexo ¿O sí?. Helen Fisher me ha dado que pensar al hablar del amor en términos de impulso, un impulso dice, mucho más poderoso que el sexo porque: “si le pides a alguien que se vaya contigo a la cama y te rechaza, no entras en una depresión; ni te suicidas, ni matas a nadie; pero la gente sufre terriblemente, y puede hacer estas cosas tras la ruptura de una relación romántica.”