Ir al contenido principal

MONSTRUOS


“¡Me ahogo, me ahogo, no puedo respirar!“tranquila, tranquila, coge aire por la nariz y suéltalo poco a poco por la boca” “¡No, puedo, no puedo!” “sí, sí puedes, vamos, hazlo conmigo…inspiramoooooooooooooooos, expiramooooooooooo…así muy bien, muy bien, mucho mejor.”

Tercera vez en una semana que acudía de urgencias con los mismos síntomas: sensación de ahogo, opresión en el pecho, un nudo en la garganta que la estrangulaba, temblor, llanto…y origen desconocido de la causa, o tal vez no tan desconocida, al final todos guardamos secretos, secretos tan profundos que incluso son secretos para nosotros mismos.

“¿Te encuentras mejor?” “sí” “Quédate el tiempo que haga falta aquí y descansa, te daré un Valium”, por suerte la hiperventilación se había convertido en leves gimoteos, y el relajante empezaba a actuar, a veces pienso que el efecto placebo multiplica sus efectividad por mil, basta para que nos digan que algo nos hará relajarnos para que empecemos a sentirnos más aliviados.

Era relativamente joven, aunque el paso de los años la había desmejorado, vivía entre crisis de ansiedad y una terrible depresión que la impedía salir de casa, sonreír, ser una persona considerada normal. Me daba pena, una pena terrible, y odiaba al causante de aquella escena,  él que había convertido su vida en algo sin sentido, porque sólo había amargura, miedo e inseguridad.

Su hermano la había violado de pequeña, y no contento con ello, se había quedado a poca distancia de ella, a veces se cruzaban por la calle, entonces ella salía corriendo pidiendo ayuda, temblorosa, segura de que moriría en ese momento.


¿El ser humano lo resiste todo? Empiezo a tener mis dudas, hay cosas que un buen día te cambian y entonces es irreversible volver a lo que eras, como cuando uno hace una raya en un vinilo o simplemente decide saltar al vacío, no hay marcha atrás. Ella sobrevive, lo que demuestra que somos fuertes, pero el precio ha sido demasiado caro para mi gusto. 

Comentarios

Claire ha dicho que…
Es terrible... no me extraña que tenga ansiedad. En la vida pasan cosas monstruosas... Es verdad que somos fuertes, pero las cosas que nos pasan siempre se nos quedan dentro. Y no todas las personas son igual de fuertes. Que miedo da la crueldad y maldad a la que puede llegar un ser humano....
Un abrazo.
PENSADORA ha dicho que…
No me puedo imaginar el infierno continuo que vive esa mujer, pero desde luego estoy segura de que con la ayuda acertada podría vivir mejor.

A veces también es cuestión de querer y elegir. Querer escuchar ese disco otra vez y por lo tanto, comprar otro nuevo o pedirlo prestado... mientras uno vive, uno mismo puede (si quiere) encontrar la manera de vivir mejor.

En mi opinión, los traumas nunca se borran, pero uno puede empaquetarlos y meterlos en una maleta con ruedas que está ahí pero no molesta, mejor que en una gran y pesada mochila que pesa y sí molesta...

Ala! tanto tiempo sin venir y ya te he soltado uno de mis rollos!! así soy yo, que le voy a hacer.

Salud compañera!
Rebeca ha dicho que…
CLAIRE sí, somos fuertes pero no todos sobrevivimos igual, aunque estoy de acuerdo con PENSADORA en lo de la maleta con ruedas y la capacidad de afrontar los hechos en función del discurso que nos damos a nosotros mismos, muy Santandreu, Pensadora tú nunca me metes rollos.

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …