Ir al contenido principal

SORPRENDENTE BETTY

Me introduje en la bañera con la esperanza de darme una ducha de agua caliente que consiguiera sacar el frío de mi cuerpo, sin embargo, había un extraño sistema de ingeniería en ese grifo que me hizo golpearlo, zarandearlo y girarlo hacía todos los lados sin ningún éxito más que el agua cayendo por su salida natural y sin intención de caer del cielo de la ducha, así que me agache de cuclillas notando el frío en la espalda y empecé a lanzarme agua en la cara con las dos manos.

Si unos monos habían sido capaces de conseguir un plátano con un palo, cómo podía ser posible que yo no alcanzará a entender una bañera islandesa.

Según la psicología lo que nos diferencia de los animales es nuestro pensamiento lógico, la capacidad de razonar y de construir herramientas imaginándolas en nuestra mente, eso nos ha hecho dueños del Planeta, aunque la menda que posee un tanto por ciento irrisorio de está Tierra nunca supo cómo hacer brotar agua como si se tratara de una regadera. Y ahora resulta, que trato de indagar un poco, y descubro a Betty, la oscura e inteligentísima Betty  ¿sabéis lo que le pasó? La quisieron dejar sin comida, se la pusieron fuera de su alcance, pero Betty no se resignó, Betty luchó con todas sus fuerzas y consiguió hacerse con un alambre doblarlo y alcanzar las migas de pan, y evitar morir de hambre. Nada sorprendente si no fuera porque Betty es un cuervo, un cuervo alado y totalmente negro.

Primero fueron los simios y ahora son los cuervos los que parecen poseer inteligencia fuera de su hábitat natural, Betty construyó varias herramientas con el mismo alambre, así que no se trata de ningún aprendizaje de imitación.

Dicen las malas lenguas que quizás esto suponga una revolución y que con tanta destrucción del Planeta, lo del Planeta de los simios se convierta en una realidad, o más bien, el Planeta de los cuervos.

En todo caso, después de mi fatídico baño bajé a la recepción ofuscada, porque si un mono podía por qué yo no, la solución a mí problema era tan simple como tirar hacia abajo, recuerden en Islandia hay que tirar hacia abajo.

Para finalizar un par de problemas lógicos muy malos:

Tenemos 10 pinos, cada uno de 5 metros de altura, por cada metro hay 10 ramas y cada rama tiene 5 tallos y en cada tallo hay 2 cerezas ¿cuántas cerezas hay en total?

Hay un hombre muerto en el suelo y nadie alrededor, al lado hay una bolsa cerrada. El hombre a medida que se acercaba al lugar sabía que iba a morir ¿cómo murió?




Comentarios

  1. Preguntar Rebe, preguntar es el secreto... jejeje

    Yo creo que en última instancia todos los seres vivos tenemos la capacidad de "buscarnos la vida" con o sin herramientas... la vida se abre paso sea como sea.

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Sí, hubiera sido la mejor opción si no fuera porque a veces me ciega la terquedad y fuera como fuera quería encontrar la solución a esa ducha, al final claudique, primer día de cuclillas segundo día siguiendo al pie de la letra las ilustradas instrucciones de la recepcionista.

    Nos buscamos la vida, al fin y al cabo estamos en un ciclo por la supervivencia, aún así a los científicos les sigue asombrando las muestras de inteligencia de estos animales.

    ResponderEliminar
  3. Odio esos artilugios de uso cotidiano que en mor del diseño se convierten en imposibles de usar y los grifos modernos se llevan la palma.
    Me tienes atrapada con la lógica del hombre de tu "caso"
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …