Ir al contenido principal

LA NIÑA QUE DIBUJABA


A veces vuelve la tristeza inesperadamente, o mejor para qué mentir, siempre vuelve cuando se la espera, en los días tranquilos simplemente estaba esperando pacientemente a que me diera de bruces con la realidad.

Había tenido una mala noche y una mala mañana, estaba enfadada con todo y con todos y sobretodo con Mito que era el que aguantaba mi convivencia. Quejas y más quejas que me había oído durante horas cargadas del típico chantaje psicológico. A veces no me soporto. Y cuando por fin habíamos hecho las paces se acercó a la puerta para despedirme antes de irme a trabajar y entonces me quedé parada en la entrada, con la vista perdida, y las dos carpetas colgando de la mano y rompí a llorar llena de una desesperación absurda, deseaba que de mis piernas salieran raíces que se insertaran en el suelo impidiéndome marchar.

Mito me miró preocupado, no entendía qué me pasaba, pero yo sí, era la desesperación, no quería ir al trabajo, no quería volver a ese sitio, gracias a ese entorno volvía estar triste. Me replanteaba que quizás me había equivocado hacía 15 años cuando decidí seguir ese camino.

He leído mucho al respecto, dicen que hay mucha gente que cumple los deseos de otros y no los suyos propios, y que acabar realizando cosas que le desagradan sólo por el sentimiento de culpa que puede ser de decepcionar, culpa inconsciente evidentemente, pero ahí está guiando tus pasos, hasta que un día una serie de signos te ponen en alerta. Creo que yo soy una de esas.

Hace tres meses volví a cambiar de trabajo, no de profesión, pero me dieron la oportunidad de ir a otro sitio por ser funcionaria, y acepté, pensando que la cosa seria mejor, pero dejando de banda todos los problemas de adaptación que implica un cambio, la cosa no es mejor, al revés, creo que mis signos se han vuelto mucho más evidentes: la tristeza, el mal humor, la ansiedad, el insomnio…cada vez me cuesta más aceptar el sufrimiento humano, cada vez tengo más miedo a hacer daño a alguien (debería ser al revés, tendría que sentirme más segura gracias a la experiencia).

Pensé en la niña que era, lo que me gustaba era cantar a pleno pulmón, hacía sonar el casete de Perlita de Huelva y espantaba a los vecinos, parecía una niña prodigio. Dibujaba sin parar, escribía y nunca me cansaba de todo eso, creo que era feliz, luego deje de: dibujar, cantar, escribir, en ese orden y me hice mayor, y se me olvidaron esas cosas.

El único problema que le veo a todo esto es que hay que ser muy valiente para darle un giro radical a tu vida, para emprender un camino cuando casi lo tienes todo hecho en el tuyo. Pero la niña que llevo dentro patalea y si bien antes no la oída, ahora suenan demasiado fuertes sus berridos.



Comentarios

  1. Y por qué no tratas de sacar a esa niña en tus ratos libres?? En mi opinión no hace falta dar un giro radical en tu vida para ser feliz sino encontrar la felicidad en las pequeñas cosas, pequeños placeres que te puedes permitir día a día. Está claro que si en tu trabajo tienes que hacer cosas que van en contra de tus principios la cosa ya es distinta, es complicado irse para casa sin sentimiento de culpa supongo...

    ResponderEliminar
  2. Supongo que nos empecinamos en eso de los giros radicales, intento sacar esa niña que tú dices y disfrutar en el espacio que me sobra, pero últimamente el sentimiento de no querer estar en un sitio se ha hecho más fuerte, supongo que son cosas de los cambios y la adaptación. No hago cosas en contra de mis principios, no es eso lo que me preocupa, si no tomar la decisión incorrecta para el caso adecuado.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que a veces, cuando se es alguien que da mucho, por si mismo, por la forma de su corazon, por su rofesion (esas en las que acabas cuidando mása otros que a ti mismo) tu ropio cuerpo te da el aviso interior de que no te olvides de ti...y recordar momentos o epocas despreocupadas es lo mas simple, lo mas facil...pero pienso que solo son avisos simples, recordatorios de que tu interior tambien necesita tus cuidados propios...

    ResponderEliminar
  4. No sé Palmoba, a veces me siento tan desorientada sobre lo que hago y lo que siento al respecto que pienso que tal vez no acerté en la decisión, pero luego cojo aire y seguimos y seguimos y seguimos, y mientras voy buscando opciones y cambios de pensamientos que me permitan amoldarme mejor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …