Ir al contenido principal

DEVORANDO CALABAZAS


Acabo de conocer a Penélope, soy tan inculta que pensaba que se trataba de una historia acabada de publicar, pero no, la chica es una irremediable mujer moderna de los años  60, que me ha hecho concluir que lo que nos mueve a los seres humanos, siempre es lo mismo,  independientemente de la época.

Y luego están esas calabazas, no entendía porque le había puesto ese título al libro: El devorador de calabazas. No había ningún monstruo en toda la historia comiendo, digo devorando (no quiero ser infiel a la autora) esa hortaliza. Pero las calabazas no sólo sirven para hacer sopas o purés, o para pintarles una dentadura torcida en la recién adquirida tradición de Halloween. Si soy sincera, yo odio la calabaza, me parece insufrible comerme algo de la tierra, que no es una fruta, que sea dulce. Una sopa dulce se convierte en una compota. Pero a lo que iba, a nadie le gusta recibir calabazas irreales, ni en la escuela ni cuando significa otra rotura para nuestro corazón,  y sin embargo (pongamos puntos suspensivos).

¿Por qué Penélope iba a poner ese título?  pues porque creo que algunos somos auténticos devoradores de calabazas, nos encanta, esa extraña resignación, de recibir una y otra vez, esa recreación del dolor, esa insaciable necesidad de marcarse un reto inalcanzable con un estrepitoso final siempre a medias. Calabazas, calabazas y más calabazas, una y otra vez, extraños coleccionistas que cuanto más tortuoso es el rabo más fantástica puede ser la caída y la nueva forma de buscar impulso antes de ir al huerto a por más.

Sinceramente, leer el libro, siento cierta pena por Penélope, e incluso cierta identificación morbosa,  aunque ahora prefiero sólo las calabazas en puré.


Para aclarar de que hablo: Penélope Mortimier escribió un libro que se llama el Devorador de calabazas, en el libro reza la siguiente historia sobre su vida: “ Nació en 1918 en Rhyl. Fue la hija pequeña de un clérigo anglicano que había perdido su fe. Tal era su desapego religioso y su odio por el Cristianismo que solía usar el boletín de la parroquia para, entre otras cosas, celebrar la persecución dela iglesia rusa por parte de los bolcheviques. Penélope confesaría más tarde que también abusó sexualmente de ella. En 1937 se casó, tras un noviazgo de apenas seis semanas, con Charles Dimont, un corresponsal de Reuters con el que tendría dos hijas, incluida la actriz Caroline Mortimer. Tuvo, además, otras dos hijas fuera del matrimonio, fruto de sus relaciones con Kenneth Harrison y con el poeta Randall Swingler, respectivamente. Mientras estaba en cinta de una de sus hijas, Penélope conoció al escritor y abogado John Mortimer, un mujeriego reconocido, con el que se casaría en 1949. Fruto de ese nuevo matrimonio nacería un hijo y una hija. A esas alturas, Penélope era ya madre de seis criaturas de cuatro padres diferentes. Su matrimonio con Mortimer, no obstante, no constituyó un camino de rosas. En 1956, Penélope intentó suicidarse y después empezó a visitar a un psicoanalista freudiano. Cuando eso fracaso, se sometió a un tratamiento electroconvulsivo. A instancias de su médico, había accedido a abortar y esterilizarse después de quedar embarazada por octava vez. El mujeriego John, entretanto, acababa de fecundar a una de sus amantes, la actriz Wendy Craig, una aventura de la que lamentable Penélope tuvo noticia después de su esterilización. Tanto Penélope como su marido, de hecho, tuvieron frecuentes líos extramatrimoniales, que inspiraron la mayor parte de sus novelas de madurez. La pareja se divorciaría en 1971. Penélope moriría de cáncer a los 81 años en Londres”.

Comentarios

  1. Nada que ver con la primera Penélope de la que se tiene notica: la mujer de Ulises que lo esperó cuarenta años. Y cuando la agibiaron mucho dijo que se casaría cuando acabara de tejer. Tejía de día y de noche, deshacía.
    Fidelidad (mientras Ulises iba de una en otra...)

    ResponderEliminar
  2. ¡¡De verdad que hay gente a la que le gusta "de sufrí"!!

    Pero también pienso que el dolor y la vida difícil tiene su aquel. A mí a ratos me entra morriña de tiempos peores... pero sólo a ratos y poquito.

    Salud!

    ResponderEliminar
  3. MARIA JESUS otra Penélope que me hace pensar que no vale la pena perder el tiempo pensando en otra persona que no quiere estar a tu lado o que hace daño si está.

    PENSADORA pues sí, de sufrí, de sufrí...será que a veces nosotras también somos de esa gente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …