Ir al contenido principal

LA VIDA ES UN "RATICO" (LITERALMENTE)


La vida es un extraño ratito en el que cuando empiezas a aprender de que va todo se acaba. Cada vez los días pasan más rápido y los hechos se acumulan sin mucho tiempo de ponerlos en orden. 

Esperamos que sea perfecta sin más, pero el sufrimiento la acompaña, nos acompaña y no nos abandona ni siquiera al final, sufrimos: por nuestros padres, por nuestros hijos, por nuestros hermanos y por nosotros mismos, por si tendremos aquello que esperamos, y mientras esperamos el tiempo corre y a veces no nos movemos o nos movemos sin notarlo.

La vida, cada vez me enseña más , y cada vez me hace sonreír con más fuerza y llorar con más rabia. La vida es sólo un período de paso en la que nos hemos de acostumbrar a las despedidas, las provisionales y las definitivas, la vida nos impide apegarnos por mucho que nuestro equilibrio busque formar lazos.

2014 me ha arrastrado a despedidas, despedidas que no esperaba, despedidas repentinas que nos han dejado a todos con la boca abierta, como esa reunión familiar que se suponía que tenía que ser el reencuentro de todas las hermanas  de mi madre y en la que en la mañana de la fiesta una de mis tías dio el último suspiro, sin avisar, tan pronto como la fueron a despertar por la mañana. En el fondo creo que le hizo un guiño al destino, insistiendo en que por última vez tenía que ver a sus hermanas, luego ya podía irse tranquilamente, sin más, teniéndolas a todas juntas.

2014 se ha acabado con semanas de sufrimiento, en la que Mito temió perder a su madre,  y sufría y yo sufría por él, y vi a las enfermeras desde fuera, lo que hacen, y rogué porque la cuidaran bien, y me negué a otra despedida, a su despedida, en la que sentados en la mesa de la cocina me soltó: “¿Sabes cuál es la esperanza de vida de las mujeres en España?”” ¿81 años?”” ¡85! ¿sabes cuántos años tiene mi madre? 62”. Sigue en la UCI, pero mejor.


Lo que decía, la vida es puta, literalmente, nos quita lo que más queremos y nos hace librar batallas individuales día a día, nos convence de que todo es perpetuo, pero lamentablemente no, como bien decía Juanes: “la vida es sólo un ratico” y las cosas sólo pasan por momentos. 

Comentarios

Opiniones incorrectas ha dicho que…
Se pasa fatal, cuando a mi madre la operaron del corazón, con mi padre fallecido pocos años atrás yo me temía lo peor y maldecía que me hubiera tenido que tocar eso con veintipico años.

Un beso y feliz año ;)
mariajesusparadela ha dicho que…
Le damos demasiada importancia a la "mucha vida, cuando (al menos para mi) lo importante es la buena vida.
Vale más poco y bueno que mucho y malo.
Lila ha dicho que…
El 15 será mejor Rebeca, esperemos que sí. Un abrazo para esperarlo con calorcito.
Rebeca ha dicho que…
OPINIONES INCORRECTAS, Vaya...tuvo que ser muy duro. Supongo que la vida no es justa, nada puede justificar que nos toque esto o lo otro, sólo depende realmente de nosotros aquello por lo que luchamos. Feliz 2015.

MARIA JESUS en eso estoy contigo, de qué sirve vivir 92 años si la calidad no es la que esperabas, ahora por mucho y bueno firmaba.

LILA seguro, aunque tampoco me quejo, que conste, el año acaba mal pero también trajo muchas cosas buenas. Otro abrazo para ti y feliz año.
PENSADORA ha dicho que…
Animo niña!!
Rebeca ha dicho que…
¡¡Millones de gracias, Pens!!

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …