Ir al contenido principal

LO QUE NO OLVIDO


“La gente olvida lo que dices, la gente olvida lo que haces, pero nunca olvida cómo la haces sentir.” Maya Angelou


Qué razón tienes Maya,  para lo bueno y para lo malo siempre es así. No se me grabaron recuerdos se me grabaron sentimientos. Me siento culpable por los que hice sufrir, me siento contenta por los que pude hacer un poco feliz. 

Intentamos amar a toda costa pero a veces herimos con nuestro esfuerzo.

Comentarios

  1. Si herimos con nuestro esfuerzo, somos dos los dañados.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. pues así bien pensado es verdad Pilar, cuando uno no hiere intencionadamente se siente realmente mal.

    ResponderEliminar
  3. Que gran verdad, lo que el otro te hace sentir es lo que cuenta... para bien o para mal! Pero hay que bancarsela!

    ResponderEliminar
  4. Buenos días preciosa!!!
    Hará como una semana y media que vine a ponerme al día con tu blog, me sentí contenta porque han pasado tantas cosas bonitas, hasta dirigiste una obra de teatro y ahora estás con alguien compartiendo la belleza del amor, te inquietan las cositas políticas como a todos y en general es un gran cambio el

    ResponderEliminar
  5. Uy el bendito móvil no me deja comentar a gusto, son tantos cambios y me encantan, parece que te conociera desde siempre, es verdad eso de lo que realmente nos queda de las relaciones o de la gente que pasa por nuestras vidas.
    De todo lo leído me quedo con esas ganas de ser mamá que leí por allí, un post precioso.... Eres una mujer divina que está llenita de todas esas cosas deliciosas que nos hacen especiales y aunque yo tarde a veces volveré para disfrutar de tus letras.

    Un gran abrazo Rebeca

    ResponderEliminar
  6. sencillamente... me encanta ....

    Una nueva seguidora sin duda !!!

    Te invito a visitar mi rinconcito :

    http://teprometounparasiempre.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  7. TODO LOS MAMBOS pues sí será el sentimiento el que nos haga tomar decisiones respecto al otro.

    LILA ¡Qué placer tenerte por aquí! y que loca ponerte a leer tanta cosa de mi mente alborotada. Pues al hilo de lo que has dicho, vas a pensar que estoy loca, pero el día de la Merçè paseando por la Ciutadella me acordé de ti, de uno de tus posts que transcurrían en esa Barcelona ya más tuya que mía, y me pregunté qué tal te iba la vida. Han pasado muchas cosas y me invaden muchos pensamientos, de hecho no sé porqué cada vez escribo menos, creo que Mito me tiene la cabeza sorbida con los debates políticos, es lo que ahora está de moda. Sobre el bebe, no sé, es algo que también a mí me aterra, y curiosamente en mis reflexiones también me acordé de tus posts, de esas cosas crudas y sinceras que escribiste y que despertaron toda mi admiración, espero que no se te haya ocurrido dejar de escribir porque ahora mismo voy a chafardear.

    ResponderEliminar
  8. ¡Ah LILA, Se me olvidaba! Pepo te ha traicionado y se ha echado novia.

    RV acepto la invitación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…