Ir al contenido principal

ESCOCIA



¿Se puede estar rota sin estarlo? Sólo yo y mi enfado descomunal somos capaces de entenderlo, pero lo que siento es eso, que soy: un fragmento, una ruptura, una cicatriz alargada, una fractura astillada que no pueden sujetar las fijaciones, un pedazo, una grieta, una pieza que se pierde del puzzle dejando un enorme vacío en que sólo la imaginación es libre para completarlo.

Todo esto lleva tiempo en marcha y yo me siento cada vez más de ninguna parte ¡ lo he comentado tantas veces! ser una apátrida te lleva a sentir una desazón que te mantiene inquieta, deseando huir, buscando un hogar que no existe, con el dolor de que no se pertenece a ninguna parte y en la búsqueda inalcanzable de saber quién soy, la identidad se desintegra.

Empecemos por el principio: existen catalanes de primera y de segunda. Levantaré ampollas y muchos dirán que no es así, que todo está en mi susceptibilidad y en mi sensibilidad, pero si no fuera así mis sentimientos serían erróneos y tendría que aceptar que carecen de racionalidad, pero los sentimientos alertan, dan signos de si algo disgusta o no disgusta y yo me he sentido disgustada tantas veces… aun siendo tan catalana como los demás no me siento igual, y parte de la pena es  porque mis apellidos no son: Serra, Alaudell, Ribes o incluso Pujol antes de la mala fama.

Aún resuenan en mis oídos las voces de mis compañeros de teatro riéndose de mí por mi incapacidad de pronunciar el “jo” en lugar del “yo”, eso me llevó secretamente a evitar usar en exceso mi propia lengua. Recuerdo a mi compañera de trabajo diciéndole a un primo que resultó que jugaba con mi hermano Pepo , íntimamente, a rugby que yo era una “facha” por no declararme nacionalista, lo cual me da una idea de lo mucho que llegamos a confundir los términos. Recuerdo a una compañera enfermera chillarme sin parar y a continuación excusarse por su estado de ánimos alterado porque al día siguiente tenía que salir a formar parte de la famosa “V” de victoria. Y me recuerdo a mí misma delante de la televisión viendo esa extraña publicidad del canal autonómico declarando que teníamos que votar por nuestra libertad, en ningún momento durante mis 35 años había detectado que carecía de ella. Reconózcanlo señores, los debates no es que sean exactamente equilibrados respecto a las opiniones.

Entiendo el sentimiento que te puede llevar a sentir que formas parte de algo o no lo formas, en mi caso adoro Cataluña, pero me siento de España y ahora parece que ser “español” es un insulto después de ver cómo le gritaron a Albert Ribera, por cierto compañero de instituto de mi mejor amiga, lo tan y tan español que era y lo desagradable que resultaba. Debo ser una cosa asquerosa al parecer.

Pero tal vez lo que más rabia me da de todo esto, es que fuera del sentimiento, porque cada uno es de dónde le da la gana, y a mí nadie me quita esa emoción que me eriza la piel al escuchar El Cant dels Segadors o al ver a Pau Casals ante la ONU, o al tener una ciudad como Barcelona y el abrazo de los Pirineos entre miles de delicias. Es que en realidad a los políticos no les interesaba la independencia, les interesa ahora como una forma de levantar una pequeña cortina de humo, de desviar la atención, 1.800.000 personas ,cifra arriba cifra abajo, es capaz de salir a la calle para pedir el derecho a votar y, entre ellos, muchos la autodeterminación, pero ese millón, casi dos, no es capaz de armar una revolución por la ola de recortes, por la precariedad, por lo mal que están las cosas,  seguimos expectantes mientras otros se llenan los bolsillos, hay cada vez ricos más ricos y pobres más pobres, y mientras tanto promesas de que estaremos mejor en el futuro si conseguimos ser única y exclusivamente catalanes, pues saben que les digo, que de todos los funcionarios del Estado los únicos que tampoco hemos cobrado la paga este año hemos sido los catalanes, y que por mucho que digan, por si alguien no se ha enterado,  tenemos cedida la autonomía en: educación, sanidad y seguridad, lo cual parece insuficiente e invita a que tal vez deberíamos buscar culpables un poco más cerca.  Aunque claro, tampoco defenderé a este Gobierno que hace oídos sordos y ojos ciegos a este conflicto, que siempre dice que “no” y “no” a Cataluña, que si bien nosotros tenemos canal autonómico, ellos tienen varias televisiones públicas y periódicos, donde el tira y afloja sigue día a día, haciendo malos y buenos a cada uno de los bandos en función de quien firma, que mi prima de Madrid se puso las manos a la cabeza y nos preguntó qué tal andaban las cosas, preocupada por si los tanques se habían impuesto y el derecho a expresar lo que cada uno pensaba había dejado de existir. Y mientras tanto nos enteramos de miles de millones en Suiza, de un llamado ex excelentísimo Pujol y no pasa nada, porque saben nunca pasa nada, nada, nunca.

Y mientras yo sigo indignada, peleada con mi vida, con mi padre que con acento andaluz dice que él es catalán y punto, que se debe a la tierra que le da de comer, lo otro es pasado y que si España no nos quiere que se olvide de nosotros, que es la única manera que tiene de asegurarse la pensión, volvemos a lo de la cortina de humo, y mi madre que nunca tuvo acento andaluz se pelea con todas su fuerzas y dice que hay que luchar por la unidad de España, y mi hermano no dice ni sí ni no pero sé que será sí  porqué lleva a San Jordi tatuado en toda la espalda y la Senyera en el brazo, y yo digo: vale votemos, que pase todo esto pronto y podamos ponernos con cosas más importantes que son las que tocan, y dividida por los sentimientos y enfadada por los desplantes ocasionales del Centro, y por sentirme una maldita catalana de segunda, que ha nacido aquí, pero que se siente acomplejada y a la que le da igual hacer historia en una cadena humana o en una “V” gigante,  sólo puedo sentir: rabia, rabia y más rabia.

Pausa, escribo esto y miro por la ventana, en el balcón de enfrente una Estelada rodeada de plantas de marihuana, es la única de 13 balcones ¿de verdad está tan desequilibrado el sí y el no? En casa 2  contra 2, en el trabajo 3 no y una sí…será ¿qué de verdad, hay una minoría o mayoría silenciosa cómo dice por ahí? Me trasladó a Escocía, sea como sea han ganado, no son independientes pero han conseguido ventajas y al final todo se remonta a aquel fatídico día en que alguien dijo no al Estatut y el gobierno decidió alimentar el sentimiento nacionalista, no nos engañemos, nada ha sido espontáneo.

En fin, esto continuará, veamos a donde nos lleva, de momento a mí a no saber realmente quién soy ni a que pertenezco,  un simple y pequeño daño colateral en una crisis económica.



Comentarios

Juan Carlos ha dicho que…
A ver, un par de cositas:
1.- Las cesiones competenciales que Cameron va a hacer a Escocia son mínimas comparadas con las que Cataluña gestiona.
2.- España es uno de los países más descentralizados del mundo, no hay estado federal, ni Alemania, ni Estados Unidos, que haya cedido tantas competencias a sus componentes como España a sus diversas autonomías, de las que Cataluña es máximo representante.
3.- Jordi Pujol i Soley ya estuvo implicado en Banca Catalana pero se envolvió en la bandera en cuanto miraron hacia él y aquello se dejó correr. Es curioso el uso de la bandera (cualquier bandera) que hacen los políticos (de cualquier confesión) en cuanto les pillan chorimangando y cuántos salen a defender pleitos aunque sepan que les han trincado: http://youtu.be/En2WBO9qdH0
En cuanto a lo de los sentimientos y demás, me gusta mucho Sardá en este debate con Rahola: http://youtu.be/vVooRdmghTo

Pero yo debo de ser un fascista, españolista y ladrón, para colmo de Madrid; nunca se sabe
Salu2
Rebeca ha dicho que…
Juan Carlos, pues a pesar de tus anotaciones creo que más o menos pensamos lo mismo, aunque claro he acabado mezclando tantas cosas que a lo mejor al final no se ha entendido nada de lo que trataba de decir.
sobre el punto 1: me quejo de eso, de que tenemos autonomía prácticamente en todo y aún así no paramos de echar las culpas hacía fuera, como si la mala gestión de todos estos años no fuera a causa de la Generalitat.
Sobre el punto 3: pues sí y Maragall ya habló del 3% en el Parlamento para luego tener que echarse atrás. Era un secreto a voces, lo triste es que la denuncia de ahora responda a otros intereses, nunca he pensado que fuera casualidad que el gerente de mi hospital fuera familia directa del susodicho y que antiguamente fuera también el gerente de mi otro hospital, ambos de la seguridad social ( para más señas del institut català de la salut).
Estoy contigo en lo de Sardà, me gusta como habla sobre el tema, y a Rahola, aunque la considero una gran comunicadora cuando se envuelve en la bandera como los políticos no la soporto, aún no he entendido ese cambio de ERC a Ese amor incondicional a Convergencia, en fin...
Chico, pues ya somos dos, fascistas, españolista y lo de ladrona aún no me toca porque estoy aquí, pero a lo mejor a los catalanes de padres de otras comunidades nos acaban diciendo que también hemos quitado el pan de los más catalanes.

Conclusión esto me parece muy triste, en épocas como estas pienso que todos deberíamos arrimar el hombro y dejar atrás los separatismos, y ser un poco menos ciegos con esa clase política que tanto y tanto nos manipula cuando les dejamos.
mariajesusparadela ha dicho que…
Yo creo que la gente tiene derecho a opinar y deben dejar que se vote. Lo peor de todo ésto es que Rajoy está gestionando pesimemente lo que sucede.
Y, al final, de un lado y del otro, siempre nos manipulan.
Rebeca ha dicho que…
Pues sí, que la gente vote y se quede tranquila. Totalmente de acuerdo en la pésima gestión de la situación y de que no nos escapamos en ningún caso de la manipulación de ningún lado.
La gata Roma ha dicho que…
Con todo el respeto, sin intención de darme autobombo, te pongo aquí mi columna de esta semana.

http://www.sevillaactualidad.com/opinion/el-graderio-de-la-catedral

La legitimidad de alguien de fuera para criticar esto es escasa, pero tal vez lo que a mi me mueve es el miedo, ese miedo que se siente cuando una piedra te cae al lado; no te ha dado, pero sientes el vértigo de que podía haberlo hecho. Tu eres yo, tu eres lo que yo podría haber sido si mi abuela, la más sevillana de las mujeres del mundo conocido no hubiera llegado un día a la asociación vecinal a recoger a mi madre y mi tía y las vio bailando sardanas... Ella, que les enseñaba sevillanas en el salón de su casa tocando los palillos con una habilidad que por desgracia yo no heredé. No es que las sardanas tengan nada malo, pero mi abuela era muy nacionalista de lo suyo, llevaba una vida feliz en Barcelona, por suerte o por desgracia los motivos de migración no eran los mismos que los de la mayoría de andaluces... Pero ella más o menos había encontrado lo que buscaba, mi tía tenía una terrible salud a causa del clima de Barcelona, mi abuela no soportaba ver la feria y la Semana Santa por la tele, y sus lágrimas consiguieron que mi abuelo volviera a pedir un traslado tras oír la frase: Rafael por Dios, vámonos a Sevilla que se me hacen catalanas...
Y aquí estoy, libre de haber sido una catalana de segunda, porque todos sabemos que eso existe, aunque ahora no se quiera promover. Y sé que me sentiría como tú, de ninguna parte. Sé que mis raíces estarían allí pero que no sería capaz de votar SI.
También mi cabreo parte de que la Antropología me fascinó en primero de carrera y desde un punto de vista antropológico, el catalanismo es un nacionalismo muy endeble, mucho más que otros que no reclaman independencia. Y por supuesto, el hecho de saber que tanto unos como otros están utilizando el tema para sus intereses políticos ya me revuelve las tripas...
Veremos en que queda todo esto.
Ánimo y perdón por la parrafada.
Rebeca ha dicho que…
Merceditas date todo el bombo que quieras porque eres una crack ¡No se podría resumir mejor! me quedo con la idea de que en Cataluña debemos estar pasando una especie de Sarampión.

la cosa pinta muy negra, realmente creo que ha dejado de estar gris, para ponerse directamente negra. En esta semana mi madre se ha enfadado con su hermana de Madrid por los continuos chistes y ataques a los "catalanes" en el chat familiar y mi jefa con mi compañera de trabajo, cuya hija de 4 años no habla ni una pizca de castellano y a la que el otro día cuando la atendían en una urgencia pensaba que el médico le hablaba en inglés (para más señas era puro castellano). La oí decir otra vez que "España nos roba" y que no podía ser que Cataluña ingresara tan poco, le dije: "eso se llama solidaridad, en otra época concentraron aquí toda la industria y la gente se encontró obligada a emigrar", "això no es solidaritat, que s'espavilin!" (eso no es solidaridad que se espabilen). Lo más curioso de todo eso, es que la personita que se negaba a ser generosa con el resto de españoles defendía a ultranza la solidaridad con África, pero es que claro, debe ser que hay solidaridades que quedan mejor que otras.
Dejemos que el tiempo pase, me alegro que no te convirtieras en una apátrida, yo sólo puedo decir que con todo esto, me he dado cuenta más que nunca que no pertenezco a ninguna parte.
Confiemos en que el sarampión pase pronto y la frustración y las ilusiones renovadas no nos lleven a cosas peores.
Perdóname tú ahora, por este mega parágrafo.

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …

ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…