Ir al contenido principal

A MI QUERIDA ANGUSTIAS


A medida que crece la felicidad disminuyen las ganas de escribir, al menos en términos de sentimientos, o tal vez fuera el espacio, esos meses viviendo en un piso enorme pero sin apenas luz, donde muchas veces me sentía encerrada. Y salía a la calle y seguía sin haber luz, era como no tener oxígeno, como intentar inhalar profundamente y seguir sintiendo un ahogo que me consumía. 

Claro que tenía otras cosas, cosas sumadas todas ellas que componían una felicidad que jamás pensé que conseguiría, incluso cuando me daba las mayores palabras de ánimos, en el fondo seguía convencida de que nada pasa, pero sí pasa, en algún momento, cuando estás preparado para ello las cosas cambian.

Sigo pensando en la soledad como en una enfermedad letal, yo no estoy sola, pero recuerdo aquellos años de encerramiento en lo que lo único que soñaba es que se me cayera encima el techo. Luego un buen día despiertas y te das cuenta, que incluso cuando creías que eras terriblemente infeliz eras feliz.

A veces me gustaría rescatar a todos los que se sientes solos: a Tambor, a mi amiga Angustias (evidentemente no se llama así, pero la padece constantemente) y a todas esas mujeres que veo tan válidas pero siguen creyendo que sólo cuando haya alguien a su lado conseguirán lo que buscaban.

Luego está la soledad más profunda, la del que no tiene nada, como un dibujante de cómics que vi en un documental. En la época en que Barcelona avanzaba hacia el cosmopolismo y él rebosaba juventud, había entrado a trabajar en una editorial, ganando muchísimo dinero y creyendo que la vida siempre sería así. Un buen día se quedó sin trabajo, sin ingresos, sin hogar y sin familia, se convirtió en un vagabundo y se enfrentó a la calle durante más de 25 años. Contaba que por las noches dormía entre la maleza de un bosque en Sant Cugat, siempre con un ojo abierto, por si alguien quería acabar con su vida. Se convirtió en un despojo humano, se degradó, se dejó de respetar y cuando peor estaba, frente a una iglesia, un voluntario de una ONG le preguntó si quería dejar la calle. Aquel fue el fin de esa vida, ahora vuelve a dibujar y da conferencias contando su experiencia, pero algo en él se ha roto, porque esos 25 años ya no pueden echarse para atrás. Se palpa esa soledad y ese sufrimiento, que hacen que jamás se pueda volver a recomponer: “la calle te cambia” , y la soledad también, te hace más fuerte, pero te deja una pequeña herida, un temor, una pequeña erosión imperceptible para los demás pero siempre presente.

Y en mis días llenos de la luz que no tenía en Barcelona, que corren ligeros, sin preocupaciones,  a veces, más de lo que quisiera, vuelve esa angustia, ese tintineo que ronda, esa extraña figura, esa soledad pacifica, pues no ataca con armas,  sutilmente se mete en tu cerebro y susurra que puede volver y entonces siento el miedo a perder. Pero sé que aun así, podría vencerla, y entonces me vuelvo nuevamente valiente, y sonrío, sonrío y sonrío, porque he cumplido mi objetivo: ser feliz.


A mi querida Angustias: porque tú también la vencerás.

Comentarios

  1. No sabía que ya no vivías en Barcelona...
    Me ha hecho pensar mucho, no sé si demasiado, no sé si antes era más feliz que ahora, no sé si ahora soy más infeliz que antes, no sé si hay quienes no me ayudan a ser feliz, no sé si yo no me dejo...
    ¡Qué vida esta!

    Kisses

    ResponderEliminar
  2. bueno,sólo hace dos meses que he dejado la capital y he vuelto a mi pueblo de siempre.
    Sí, la vida es complicada, o más bien nos la complicamos, fíjate que hablas de que los demás te hagan feliz cuando es algo que sólo depende de una misma. Seguro que si lo piensas profundamente tienes todos los ingredientes para ser muy feliz, el problema es que no siempre nos ponemos a ello, pensamos que cuando tengamos esto, o seamos esto, o hagamos esto, lo seremos y así vamos perdiendo el tiempo.

    ResponderEliminar
  3. Si abres los ojos hacia dentro, serás feliz y nunca estarás sola.
    Creo que ya lo sabes.
    Y me alegra saber lo mucho que has madurado (al menos, eso leo).

    ResponderEliminar
  4. sí, no esta bien estar buscando siempre la felicidad fuera. Gracias Maria Jesus.

    ResponderEliminar
  5. La felicidad muchas veces está más cerca de lo que pensamos :)

    ResponderEliminar
  6. ahora yo estoy en ese momento de soledad y de angustia, de que me caiga el techo encima y sintiendome profunamente infeliz...ojala sea capaz pronto de encontrar la felicidad en mi situación. gracias

    ResponderEliminar
  7. OPINIONES INCORRECTAS y sin embargo, muchas veces somos incapaces de verla, hay que ver cómo es la vida y el ciego que no quiere ver.

    RONINI claro que sí, de tu forma de escribir se desprende lo fuerte que eres, así que saldrás de esta y te comerás a bocados la angustia. Ánimos guapa.

    ResponderEliminar
  8. Sonríe. Este es el momento. Me alegro de haber encontrado tu blog.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. "Incluso cuando pensaba que era una desgraciada, era feliz" algo así has escrito y doy fe de que es totalmente cierto.

    ¡como ha cambiado la cosa chiquilla! yo hasta me he casado!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡¡¡PENS!!! ¡Menudo notición! ¿Con Pensboy? je,je. Me encanta que seas feliz, yo vivo en pecado, pero ya compartimos hipoteca así que supongo que debe ser como estar casado.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …