Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

AUTÉNTICAMENTE MEDITERRÁNEO

Pasifae se enamoró con locura del toro blanco que Poseidón había regalado, a su esposo Minos, el rey de Creta. Para poder consumar su amor, se introdujo en el cuerpo de madera, diseñado por Dédalo, de una vaca, y así nació el Minotauro. Y esta leyenda que nació en Creta y viajó por el Mediterráneo, y mojó las playas de otro país, es la que descubrí un día de diciembre, en un pueblo costero de Cataluña cuando el sol jugueteaba entre olas y nubes ,intentado decidir a cuál seguir, mediante la escultura enorme de un toro de bronce con una mujer en su interior, adivinó que Pasifae. Inscrito en su pedestal rezaba la unión que existe entre los pueblos mediterráneos y en especial de Vilanova i la Geltrú y Creta. Y en estos días en que hay quien apuesta más por las desuniones que por las uniones, me preguntó que significa ser Mediterráneo, que nos hace diferentes y tan especiales, y me quedó con Serrat y esa canción melancólica que me reafirma que todos los que estamos a los pies del Mare Nostrum

EL HOMBRE QUE CAMINA

Hay un hombre que camina. Es un hombre con gafas de culo de botella y sostiene entre los labios gordos un puro que apenas tiene fuerza para absorber. Siempre lleva un abrigo gordo y un bastón marrón y el cabello ralo al aire para notar más las brisas alegres que le acompañan. El hombre que camina casi no puede caminar, mantiene las piernas juntas, los pies bien pegados, luego deja que avance un poco el izquierdo y en seguida el derecho le atrapa, siempre sin levantarse del suelo, como un muñeco de cuerda perfecto en su mecánica. El hombre que camina da cada día de forma incansable la vuelta al edificio que ocupa dos manzanas, él tiene su propia idea del ritmo de las cosas y del pasar del tiempo. El hombre que camina no parece darse cuenta de sus dificultades, sonríe y no pierde la paciencia. No importa que el cielo haya roto a llorar o que el frío más helado te azote en la cara, el hombre que camina no puede dejar de caminar. El hombre que camina, sin saberlo, se ha convertido en mi p…

UN REY MAGO SIEMPRE ACIERTA

Y finalmente los Reyes Magos han traído lo que siempre se necesita y a veces falta:  ¡Montones de amor!  Espero que también hayan sido generosos con vosotros.