Ir al contenido principal

LA PASIÓN DE LAS MARIPOSAS


"La pasión (del verbo en latín, patior, que significa sufrir o sentir) es una emoción definida como un sentimiento muy fuerte hacia una persona, tema, idea u objeto. Así, pues, la pasión es una emoción intensa que engloba el entusiasmo o deseo por algo."

El camino esta nevado, pero me pesa el abrigo y los guantes no impiden que las manos se me agarroten, Mito camina más lento detrás de mí, como si de esa manera me empujará a seguir adelante, a no permitir que me rinda sin llegar al destino.

En la cima empiezan a dibujarse las casas de piedra, amenazando a la naturaleza por su decisión de construirse en la montaña. El pueblo de Pujal está desierto, y Mito y yo nos miramos decepcionados por el esfuerzo. Quién nos iba a decir que encontraríamos aquí lo que significa PASIÓN.

Miro hacia arriba y una banda de mariposas de papel me sorprende desde una ventana, todo el pueblo está lleno de esas figuras inertes tan bellas y frías como la nieve, que a modo de saludo permanecen pegadas al cristal. Más abajo hay un cartel que indica un museo, el museo de mariposas más importante de Europa, en catalán las llamamos “papallones”. Se me pegan las “pes” entre los dientes de tanto frío.

Una señora mayor nos sonríe mientras nos abre la puerta, somos los únicos que han andado hasta allí en medio de la ventisca, nos acerca a las mariposas disecadas y a la colección de insectos y sin quererlo se le iluminan los ojos, mientras nos dice que sin insectos la vida no existiría.

Las mariposas han resultado un gran descubrimiento, las hay que imitan a la cobra, enormes, industriales, con nombres en latín impronunciables. En una esquina, a penas visible, hay un pequeño cuadro con un recorte de periódico: “Alfons G. Dolsa descubre una nueva especie de mariposa en Andorra y decide ponerle el nombre de su esposa MªTeresa Albarrán:  Heodes virgaureae pyraeneicola mariateresa  Dolsa 1995.”La foto es en blanco y negro pero la pareja aparece sonriente rodeada de cargos institucionales. Por un momento mi vena romántica me dice que debe ser increíble que alguien decida ponerle mi nombre al descubrimiento más importante de su vida.

Acabada la exposición, la misma señora nos recoge y nos hace notar algunos detalles que se nos habían pasado por alto, le cuento lo que me ha impactado el recorte de prensa, y ella restándole toda la importancia me descubre que es ella y que fue un capricho de su marido el ponerle a una mariposa María Teresa.  Han dedicado 30 años de su vida a la investigación de estos insectos, y han sido capaces de catalogar una especie nueva. Me parece increíble.

Mito sin embargo, no entiende que alguien pueda dedicarle tanto esfuerzo a algo tan “insignificante”, le miro desafiante:  “lo importante es que algo te apasione, cuando eso sucede, no te importa dedicarle todo el esfuerzo, porque tu vida cobra todo el sentido, es muy difícil encontrar algo que genere tanta pasión.” Mito entiende lo de la pasión pero no que sean las mariposas. Quizás sea Mihaly Csikszentmihalyi  quien define muy bien esta forma de sentir mediante  la experiencia de flujo (el fluir, Flow), atribuyéndole inequívocamente la causa de la felicidad.

Mientras nos alejamos de Pujal, y sigo viendo mariposas en los cristales, busco pasiones escondidas y me pregunto por qué me dejaron de apasionar.

**Para conocer más a Alfons G.Dolas y Maria Teresa Albarrán:

Comentarios

  1. Preciosa historia.
    Y gran realidad: no importa por qué lo importante es el ansia y la incertidumbre que genera la pasión.

    ResponderEliminar
  2. Así es, al final no importa lo que nos apasione, si no simplemente que nos apasione.

    ResponderEliminar
  3. Quería pedir disculpas porque el enlace sólo está en catalán y en inglés, aunque hoy en día el traductor de google hace milagros, je,je.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡holaaaa!!! que alegría verte de nuevo por estos lares, que se te echaba de menos y todo.

    Yo creo que la pasión es movimiento y que todos nos apasionamos por algo en algún momento. Habrá pasiones más grandes y más pequeñas, medianas o insignificantes... pero haberlas... las hay!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí Pens, llevo un tiempo desconectada ¡A ver si recupero las buenas costumbres! Como siempre tienes razón, pasión la hay, sólo que algunos dedican su vida a una única y exclusiva y supongo que eso es lo que me sorprende, pero a estas alturas si no tuviéramos un mínimo de pasión no estaríamos donde hemos llegado,¿o no?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…