Ir al contenido principal

180 GRADOS O MÁS


Siento que poco a poco estoy abandonando todo lo que me gusta: cantar, escribir…aunque por suerte aún me sigo reservando algún espacio para soñar.
En cuestión de un mes todo ha variado y parece que esto empieza a ser un tópico en mi vida, Tico se equivocó al decirme que el mundo no daba giros de 180º, quizás no los dé de forma súbita pero sí de forma progresiva: primero diez grado, luego 30 más, 90 y así hasta llegar a los 180. Nada tengo que ver con la persona del año pasado cuando me deshacía en llantos por cosas que eran imposibles. Después de un alarde de indignación he vuelto provisionalmente a casa, y cuando hablo de casa me refiero al sitio donde he vivido durante 28 años. Es una solución a medias porque en una semana vuelvo a empacar mis cosas, a seleccionar recuerdos y a marcar con un rotulador negro y gordo el valor sentimental que hay entre tanto trasto. Mito y yo tenemos la intención de empezar una nueva vida, aunque a veces me sigue carcomiendo cierto recelo, quizás sea por mi tendencia al dramatismo y por su exceso de proteccionismo, quién sabe, al final todo sucede por alguna cosa. 45 grados.
Hace un mes estuve en Suecia para visitar a mi hermano que curiosamente volvió a casa un día antes que yo, después de un año, para marcharse a Lituania, finalmente cambió de idea y se queda con nosotros. Otros 45 grados.
Hace una semana estuve en Oxford para visitar a mi mejor a amiga, tiene una niña preciosa de apenas seis semanas, fue un viaje relámpago pero me reconforta ver algo de siempre y algo totalmente nuevo en mi vida, 45 grados que se suman.
Curioseando en la historia clínica de mi padre leí una etiqueta que no deseaba ver, algo que al parecer está ahí hace dos años pero que nadie entendió que existía, serán 45 grados más. Y aún recuerdo a mi madre decir lo que tenga que ser será y nada de hacer de esto un drama.

Y al final sumaron 180 grados llenos de expectativas, de miedos y de paciencia, que me han tenido retenida formando ángulos agudos y rectos, luego uno plano que se extiende y cuyos extremos conducen a un futuro incierto pero cada vez más seguro. 

Comentarios

  1. En eso estamos todos: un futuro incierto que conduce a un desenlace seguro e inevitable.

    ResponderEliminar
  2. Lo cierto es que últimamente todos los bloguers estamos un poco igual. Yo también escribo muy poco, nado muy poco y ya no hago teatro.

    Pero salgo más a la montaña...

    Todo tiene su momento y ahora este es el que nos toca. Me alegra el plan con Mito, yo ya no hablo de estas cosas en el blog pero llevo 8 meses viviendo con Bonito del Norte.

    ¡Como ha cambiado la cosa Rebeca!

    Un abrazote bien gordote guapa!

    ResponderEliminar
  3. MARIA JESUS sí, jaja, la muerte! se me había olvidado!

    PENSADORA supongo que se trata de eso de momentos y que hay cosas que están bien un tiempo pero que luego se ven obligadas a ser substituidas por otras. Me alegro por ti Pensadora y sigo teniendo la sensación de que lo nuestro va en paralelo.

    ResponderEliminar
  4. Yo sigo un poco igual aunque algo estancada para mi gusto…
    Yo creí que eras tan hiperfeliz con Mito que ya todo lo demás estaba eso, de más.
    Me molaría un cambio así, aunque el año pasado por estas fechas a mi madre le encontraron algo que no debía estar ahí y eso si que no se lo deseo a nadie…

    Kisses

    ResponderEliminar
  5. GATA ROMA supongo que tener la felicidad completa es difícil, lo siento mucho y te entiendo al cien por cien, muchos ánimos guapa.

    ResponderEliminar
  6. Ya sabes, que todo cambie para que nada lo haga, ¿no?

    La vida gira cada día una vuelta completa aunque a veces seamos capaces de arrancarle un pedazo dulce.

    Sigue adelante, yo te siento/leo más feliz.

    ResponderEliminar
  7. gracias Pilar, supongo que todos los ajustes y cambios eran necesarios, y sí, estoy más feliz.

    ResponderEliminar
  8. Bueno... Veo que hiciste muchos deberes que merecen las notas más altas, me encantan los cambios muy muy positivos (ya parezco una madre caramba!) Importantísimo: Tienes que seguir cantando aunque sea bajo la ducha porque eso sí es imprescindible para mantener la ilusión por cualquier cosa.


    Un abrazo Rebeca linda.

    ResponderEliminar
  9. Pues seguiré tu consejo de mamiat ¡toda la razón! las buenas costumbres jamás se deben perder, y yo tan proclive a los cambios de humor, más vale que haga todo lo posible por seguir optimista.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …