Ir al contenido principal

LA MEMORIA ESQUIVA


Curiosas las relaciones de la mente en ciertos momentos, que sentada en una butaca del teatro Alexandra escuchando un monologo de humor de Berto Romero me hicieron recordar los episodios vividos unas semanas atrás, cuando aterida por el frío recorría las calles de Krakovia refugiándome en cada iglesia y cada palacio que nos salía al paso y observaba el gris cada vez más espeso del río Vístula, donde la leyenda decía que había fallecido el dragón que vivía en una cueva, encima de la que se aposentó la ciudad una vez muerto, coronándose con el castillo Wavel y su catedral.
Ese ligero cortocircuito de la mente no tenía que ver con Polonia en sí si no con lo que visitamos unos 100 km más allá de la ciudad, y que con la excusa de que debemos recordar de forma perpetua todavía mantiene su huella sobre la nieve, y sobre una herida que nunca cierra y que me sigue sorprendiendo a pesar de que la historia haya avanzado, haciéndome sentir resentida hacía ciertos pueblos que parecen ahora poner todos sus esfuerzos en dominar Europa sin armas de fuego,  pero de una forma sutil y casi agónica llamada Economía.
Estuvimos en Auschwitz-Birkenau y no me siento orgullosa de ello, porque ante algo turístico tendemos a perder el respeto, y no me parecía nada justo salir sonriendo al lado de: un horno crematorio, una cámara de gas,  una pared para los fusilamientos, una celda de un metro cuadrado para mantener de pie durante horas a cuatro personas, toneladas de pelo que se habían empleado para hacer ropa, hospitales dedicados a la investigación de la esterilización de las mujeres para eliminar a todas esas razas inferiores haciéndose desangrar y morir de infección a esas personas conejillos de indias, centenares de fotos de gente con pijama de rayas, cara triste, cara dura, cara perdida, cara que se difuminaba al cabo de pocos meses al acabar muertos por el frío, el hambre, el duro trabajo o el tifus, pocos sobrevivían al año y los que lo hacían sabían muy bien cuál era su destino.

Sin la norma social la crueldad del ser humano no tendría límites, en la masa la voluntad individual tiende a perderse, la memoria es caprichosa, por suerte o por desgracia olvidamos demasiado pronto.

He aquí la relación. Berto tras sus gafas de pasta y ese humor excesivamente inteligente, se dirige al público con el micrófono en la mano y plantea esas cuestiones que pretenden la participación activa pero a la que el público perezoso esta poco acostumbrado. “Díganme” (miento un cómico nunca habla en tercera persona) “Decirme ¿cuáles son consideradas las vestimentas más atractivas? “ , que conste que hablábamos de gente buena, y que la gente se afanó en dar contestaciones, al final tenemos dos: “el traje y el uniforme”, y Berto dice “piensen que cosas malas han hecho gente con traje y uniforme”, estallaron las risas siguiendo el hilo del chiste, yo ni siquiera puedo recordarlo entero, porque se me volvió la idea de la fragilidad de la memoria pensando que es muy posible que un soldado del ejército nazi vestido por Hugo Boss me hubiera resultado terriblemente atractivo,  y luego Birkenau donde se pasea un viento gélido y donde con un simple golpe de vista uno descubre que allí es imposible vivir, volví tan temblorosa del campo de concentración que los dedos se me quedaron pálidos casi azules, y no podía articular palabra, y Mito se tuvo que desnudar por entero como los inuits y frotarme para que volviera, para que el frío y la tristeza no pudieran conmigo.
El humor es altamente inteligente y a veces pasa eso, nos despierta la conciencia.

Comentarios

Pilar V ha dicho que…
Con humor se vencen grandes miedos, lo que no es comparable a tomar a risa lo que no tiene gracia alguna. Pero la líena es muy fina y no depende tan solo del actor sino y mucho del auditorio.

Un beso enorme.
Marilyn Recio ha dicho que…
Interesante entrada! No creo que podría visitar un lugar dónde tanta gente sufrió, y mucho menos esbozar un sonrisa.

un abraxo!
Claire ha dicho que…
Conocer hasta dónde ha llegado la crueldad del hombre da miedo. Sí, ahora estamos bien, en paz, pero saber que no hace mucho tiempo ocurrió aquéllo parece increíble. Ojalá no fuera cierto. Pero lo es. El horror en estado puro.
Besos.
PENSADORA ha dicho que…
¡Que escalofríos! ¿verdad?. Te acuerdas que estuve yo el año pasado? fue por estas fechas y hacía mucho calor, aún así, yo me quedé helada como tú.

Y a mí también me dio por pensar en eso de que se trata del mismo pueblo que ahora de una manera soslayada nos vuelve a oprimir. No sé, no dejo de tener miedo.

El otro día ví un cartel en el cine, este verano estrenan una película con Tom Cruise que se llama precisamente "Guerra mundial III" y yo no dejo de pensar que ésta ya se está librando y que no hacen falta las armas de fuego.

Como bien leí por ahí, poco se lleva "matar" que "dejar morir".

¡Un abrazo compañera!
La gata Roma ha dicho que…
Uffff… siempre me he preguntado si iría a un campo de concentración de estar cerca… Aún no he logrado responderme a mí misma…
Tu relato casi me lleva al desmayo, evidentemente todos sabemos que fueron y que pasó, pero la descripción de estar allí y verlo todo junto, sin que sea una película que cuando termine te pondrás a otra cosa…

En fin, siempre defenderé que peor que visitar estos sitios es ignorar que existieron.

Kisses

Aprilis ha dicho que…
Muy original :-) !
Darthpitufina ha dicho que…
Visitar un sitio así hace que te conciencies de que la historia no se debe repetir. Cuando estuve, hace ya más de un lustro, me pareció asqueroso que lo hubieran convertido en un parque turístico- ni se me ocurrió hacerme fotos allí, por cierto. A la vuelta, la sensación tan honda de horror, espanto, tristeza y rabia es tan grande que te das cuenta de que, por mucho que hayas leído, por mucho que sepas lo que ha sucedido, hasta que no lo VES ni lo SIENTES no te puedes hacer una idea de TODO lo que allí pasó. No puedo expresarlo con palabras, es algo que se percibe y me imagino que tú experimentaste una sensación parecida. Que lo relaciones con el monólogo de Berto, significa que te ha llegado donde debía... hasta lo más profundo de tu mente y de tu corazón.

Un besazo, cariño!
Oz ha dicho que…
Excelente post Rebeca, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar tu Blog.
Te invito al mio, seguro que te gustará:
http://el-cine-que-viene.blogspot.com/

Un gran saludo, Oz.
Jenn ha dicho que…
Mucho tiempo sin visitarte...

El humor es un gran arma, capaz de despertar la conciencia como dices, de ayudar a superar malos momentos, de alegrar un momento, de criticar, de insultar...

Me gusta el humor inteligente, el irónico, el negro... Pero aún así, hay veces que, a pesar de que me río, me siento culpable de ello, pues hay cosas que aunque nos esbocen una sonrisa, o provoquen una carcajada, también se quedan al borde de provocar una lágrima de tristeza.

Lo de sonreír en sitios así, uf, para eso sí que hay que tener estómago, no creo que fuera capaz ni de ponerme delante de la cámara, la imagen de un campo de concentración llena de sobra una foto.

Un besazo.
RECOMENZAR ha dicho que…
muy buen texto Me ha gustado leerte
Rebeca ha dicho que…
siento no haberme pasado antes por aquí, la vida...aunque he ido leyendo todos vuestros comentarios.

Pilar el humor es necesario aunque ciertos tipos de humores carecen de toda gracia, pero en el caso de Beto Romero es humor que se disfruta.

Marilyn es una sensación extraña e irreal, ves todo y sigues sin creer que los hombres en realidad no somos tan buenos.

Claire todo esto me hace pensar que la línea que separa el bien del mal, es fina, requetefina y que muchas veces sólo obedecemos a la pura obligación social.

Pensadora precisamente me acordaba de tu post y de lo que contaste cuando estaba allí, que curiosa la vida, que me decía a mí: "pues vaya lo que escribió Pensadora realmente me caló", y sabes que te digo: QUE TENÍAS TODA LA RAZÓN, hasta la última palabra.

Gata Roma a la ignorancia le añado el olvido, que mejor recordar para evitar cometer errores, aunque a veces me aterra que el hombre sea el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra.
Rebeca ha dicho que…
Gracias Aprilis.

Darthpitufina ¡un lustro! ¡serás exagerada! era precisamente esa sensación de la que hablas. Veía a la gente haciendo fotos de los hornos crematorios, de los mechones de pelos, de los restos de prótesis...y seguía sin podermelo creer.

Oz sin duda me pasaré en algún momento, a ver si me vuelve la vena bloggera porqué creo que he abandonado mi espacio de casi cuatro años durante más de un mes.

Jenn ays, a mí también me pasa, a veces me siento irónicamente culpable mientras me desbordan las carcajadas.

Recomenzar gracias por pasarte por aquí, como siempre.

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …