Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

SUBI DUBI DON

Que lejitos quedan esos días en que nos mandaban a la cama a tener felices sueños, a descansar y a despertarnos para enfrentar con fuerzas el nuevo día.
Desde que las cosas han cambiando a tonalidades oscuras no nos queda  más remedio que animarnos.  Rtve insiste cada noche en que nos esforcemos con la canción del optimismo, es como la guindita final después de las noticias, esa ironía que te dice: “no querías caldo pues toma dos tazas”, que la cosa está mu mal, pero tú sonríe, sonríe y sonríe. Maldita ironía que nos sueltan todo lo de la crisis y acto seguido a bailar el Dubi dubi Da. La verdad, no sé que pensar. 

AMORES IRRECONCILIABLES

El beso, Edvard Munch
A los veinte años se ama con locura, sin restricciones y sin miedo a que la historia termine porque el amor se convierte en algo para siempre, en algo que nadie te puede arrebatar, aunque un día te lo arrebatan y se pierda la inocencia, las ganas, la pasión y la entrega. Pero estamos en los veinte y como almas todavía genuinas es tiempo de luchar contra viento y marea.
Entre desvaríos había conocido su primer amor, una niña de doce años que ya apuntaba a dotes de modelo, con la piel fina y esa belleza que se cree bien cogida e irrevocable. Tuvieron su particular historia ante las quejas de toda la gente que les rodeaba, ella era todavía demasiada niña para aprender a descubrir los intercambios de hombres y mujeres. Sin embargo, las prohibiciones no hacen más que alentar los hechos, y él empujado por los veinte siguió queriéndola amar y ella se dejo querer. Luego vino la primera ruptura y ese mal gusto del desamor que te deja tan defraudado porque el mundo es inju…

LA ESTRELLA ERRANTE

Tango, Daniel Víctor

Cuando menos creía en el amor va mi tía y decide que quiere volverse a casar, que 50 años son para celebrarlos, ¡y no se quiere casar con cualquiera!, ¡no señor!, se casa con el hombre con el que ha compartido toda la vida y 5 hijos, incluido el que vino de sorpresa.
Así que hubo movilización familiar y prisas por encontrar regalos adecuados, ilusión de reencontrarnos y mucho tiempo para el recuerdo.
El caso es que me levanté a mi vuelta de Colombia con la sensación de no ser nada especial, Toto (y soy consciente que llevo demasiado tiempo hablando de él, pero es que se me han juntado las cosas que decir y lastimosamente casi todas tienen relación) al no quererme en la justa medida me hizo sentir un poco inferior, empecé a creer que el único motivo por el que no me amaba es que no era suficiente para él: suficientemente guapa, suficientemente inteligente, suficientemente rica, suficientemente nada…la vida que llevaba Toto lo erigía como alguien superior a mí, y …

YO Y LAS CIRCUNSTANCIAS

Infidelidad, Angelika Dombrowski
“Mi mujer se fue con otro; entonces, yo la deje” Woody Allen.

Como siempre todo depende de la perspectiva, vale la elección fue obligada, pero lo importante es el resultado no el sujeto de la acción. Toto no quería estar conmigo entonces yo lo abandoné. Lloré por los rincones mi desdicha, Tambor me corrigió el vocabulario y me lo hizo notar: “no te equivoques, lo has dejado tú”, el motivo: la no aceptación de las condiciones, pero el hecho es el hecho. Como Woody Allen, qué más da como fueran las circunstancias, al final ninguno de los dos quería seguir estando.
Apuntes sobre como se suceden a veces los actos

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
“Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
“Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

EL ERIZO QUE DESCUBRIÓ QUE TENÍA ALAS

Un angel que soñaba volar al sol, Gildardo Zambrano Pantoja
Era un 31 de julio y el sol apretaba con todo el peso del verano. A los lados, Barcelona se abría y se cerraba con carteles publicitarios que auguraban una despedida. A las doce de la mañana ese momento llegó. Pepo había estado anunciando durante meses que prefería el abrazo frío de las tierras de Suecia, la crisis económica probablemente influiría en su futuro laboral y por tanto era su obligación buscar una formación mejor, aunque no sabía muy bien si era más atractivo el sueco o las suecas. A sus 24 años aún le queda mucho camino por recorrer hacía la madurez. Mi madre, resentida en lo más hondo pensando que tal vez algo ha hecho mal para provocar esa huida, se armó de entereza y de muchos sacrificios para poderle costear a su hijo esa estancia de tres meses, en un país que tal vez sería suyo para siempre. Aún la miro y veo que se le ha partido el alma, al fin y al cabo, él es el pequeño, el que tiene la elegancia del eriz…

LA BELLEZA QUE ME OCULTA

Mientras planeaba este viaje descubrí que existía otra forma de viajar. Un billete amañado para hacer un pacto con el Diablo. En lugar de vacaciones en busca de otra cultura podía pagar para ir a un centro de cirugía estética donde con gusto me harían todos los retoques. Al parecer Colombia tienen muchas modas al margen el café o la cocaína, sobre la cual debo decir, que si bien el país lo produce son muy pocos los consumidores, aquí más bien es el alcohol el que ocupa la primera posición como droga, ni siquiera el tabaco es una gran costumbre. Hacía poco había visto un documental sobre las mujeres, dispuesta aponerme en contra del feminismo radical, y sin embargo lo único que sentí es una terrible pena por ser mujer y por creerme menos valiosa ahora que, rastreando mi rostro, aparecían las primeras arrugas. En la televisión el triunfo casi siempre va asociado a la belleza en el caso del sexo, mal llamado, débil, y aunque las cosas han evolucionado el recuerdo no tan lejano de aquella…

LA DELGADA LÍNEA

Cárdenas Jansen. Delgada línea roja. 
“Cuando lo grueso se adelgaza lo delgado muere”.Proverbio chino. Sigo alimentándome de Sophie Calle.
Trato de averiguar el significado de esta frase aún sin un significado verdadero para mí. He perdido 15 kilos en el último año ¿se ha muerto algo de mí? Creo que sí, todavía no me reconozco en el espejo, o tal vez no quiero reconocerme.
Diario del viajero:  19 de julio de 2012, Bogotá, Colombia.  

REGRESO AL PASADO

No se puede ahogar una sonrisa o no se debería, está absolutamente prohíbido aquí cuando uno se despide del día a ritmo de chiva *.Toto dice que se encuentra fuera de lugar en su país aunque la posibilidad del nuevo trabajo sigue ganando, al parecer se ha transformado en alguien muy importante, pero lo quiera o no lo quiera los años en NuevaYork y nuestra extraña vida en Barcelona siguen pesando.¿Qué le pasa a Colombia? ¿Por qué no todo ha sido bonito? Me he puesto guapa para la cena para salir a bailar, * vamos a recorrer la Cartagena de García Márquez pasados los tiempos del cólera, subidos en un autobús de colores, con música en directo y bebiendo ron con cola.  Como sólo somos dos nos ubican en una mesa de seis para compartir donde pronto instalan a una nueva pareja. Vienen de alguna región del interior, es su luna de miel, a penas una semana. Ella habla y habla sin parar, intencionadamente me ha dicho tres veces que su recién estrenado marido trabaja en un banco, ahora es el turn…

LAS COSAS QUE ME HACEN EQUIVOCARME

Winslow Homer, Summer Night
Escribo rápido para no olvidarme, para entenderlo, para recordarlo, recordarte, recordarnos.Me quedé dormida profundamente con la luz encendida, temblorosa. Noté que él se acercaba, apagaba la luz, me arropaba, pero yo fingí seguir durmiendo.Ni un solo día se marchó a trabajar sin despedirse, me acariciaba la cara, me besaba los labios y me susurraba en el odio que me fuera bien, que estuviera bien, y un abrazo fuerte que desearía que la fuerza de la costumbre no lo hiciera menos intenso.Y bailó conmigo y celebró mi vestido y me llevó a conocer el cálido Caribe y el café de Armenia. Y en mitad de la noche se abalanzó sobre mí lleno de deseo.Y sólo nos peleamos una vez cuando decidí quedarme esperando una hora frente a la iglesia de Usaquén por no llamarle porque me dijo que vendría y no vino y casi muero de frío y al volver a casa él estaba allí esperando a que quisiera hablar, preparado para darme calor, pedirme perdón, decirme que sí le hago feliz.Y le pus…

EL MOMENTO EFÍMERO

Edward Hopper. Luz de sol en una cafetería
Saboreo un café con leche, en el origen su gusto se vuelve más especial. Estoy sentada en otra de mis múltiples terrazas. Él tendrá unos 30 largos y claramente no tiene sangre indígena en sus venas. Como sigo en la zona alta de Bogotá, viste con el uniforme reglamentario: traje de marca conocida y corbata oprimiendo el cuello. Él sorbe un café frappé y me mira de perfil, como distraído, como si en realidad no mirara aunque los dos nos estamos mirando claramente. En la curiosidad de ese instante alargo el café, él se levanta un par de veces, la primera me clava los ojos y yo agacho la cabeza ignorando que alguien me ha penetrado con su visión, la segunda soy yo la que carga los ojos de intención y él levanta el mentón como si el mundo alrededor no existiera. Los dos vasos están vacíos, sigue la observación, la inquietud y quizás algo de deseo por la novedad. Miro al frente, reviso cada foto del viaje pensando en los pocos significados que refle…