Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

LA SOLEDAD DEL VIAJERO

Sentada en esta región de los Andes marcada por la huella de los dinosaurios, empiezo a entender al cónsul británico Roger Casement. No por la tristeza del fin de sus días, donde la defensa incansable contra el opresor de las colonias acabó despertando en él un espíritu nacionalista irlandés que le condenaría a la muerte. Si no porqué a pesar de haber cumplido el sueño de los grandes exploradores surcando África (El Congo) y América (El Putumayo, Perú), llenándose de experiencias envidiables y de un ideal loable como la defensa de los derechos humanos, su homosexualidad lo condenó a la soledad. El vacío de su corazón fue a penas llenado por una colección de amantes de los cuales algunos ni siquiera tuvieron nombre. Y recorriendo las regiones caucheras, de amaneceres nítidos, de naturalezas desbordantes, de tierras cercanas al paraíso, lo único que sintió es no poder compartir su emoción y dolor con alguien.Evidentemente estoy lejos de ser Casement, no es un ideal loable el que me empu…

DOLOR EXQUISITO

El dolor tiene muchas versiones, es una de sus caras muestra una exquisitez que te hace paladear poco a poco el orgullo de haber sufrido. Las historias se vuelven bellas bajo el prisma del dramatismo y nos unen, rompiendo cualquier diferencia y haciendo a cualquier ser humano tan vulnerable como los demás.Pasear por el museo de Arte del Banco de la República me hizo sentir inmensamente cercana a Sophie Calle. Recorrer cada una de sus fotografías y componer poco a poco su historia despertó en mí el sentimiento de haberla conocido toda la vida, podríamos habernos sentado en un café, cada una con su rotura banal, sin olvidar que la banalidad deja de serlo cuando nos descompone el alma. Mi historia podía haber formado parte de las suyas y es que cada uno elige como curarse, y a medida que los ojos se me humedecían clavando los ojos en la foto del teléfono rojo y la cama sin deshacer, decidí que yo también había empezado mi cura.
Esta es la historia de Sophie:
“En 1984, el Ministerio de Re…

TAXI HISTORY

Bogotá descansa entre los Andes a 2574 metros de altura, lo cual me produce cierto mareo y esa sensación de estar pisando en falso. Hace tres meses Toto se marchó pensando que jamás aparecería el ansiado amor por mí, eso que imploran mis ojos a pesar de que el corazón se haya cargado de razones para poner los pies sobre la tierra. Sin embargo, hubo una última promesa, la que me convierte en un poco más tonta:  cruzar el océano una vez más para dejarme abrazar por Colombia, para conocerla y tal vez amarla. Una tierra en la que quizás he puesto demasiadas esperanzas.Llena de un espíritu aventurero que quiere demostrarme cosas a mí misma y armada de ese valor que en ciertas circunstancias todos disponemos me he dedicado a recorrer en soledad un país que en ocasiones me asusta y en otras me llena de libertad y emoción. En Bogotá el tráfico es inmenso, los atascos de nuestra hora punta aquí se llaman trancones y se producen a cualquier hora del día y a ello también se asocia un incremento …