Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

TONTA

“Tú eres tonta” la frase resonaba en mis oídos como si fuera el subtítulo de una película extranjera. Mi madre estaba sentada en la mesa de la cocina fumando un cigarrillo, la vista fija en el televisor, los años la habían dotado de pocos recursos para acercarse a sus hijos. La falta de comunicación se compensaba con un esfuerzo incondicional por complacer deseos básicos.“Soy tonta” y sentí en mí el peso de la decepción por mi manía de seguir cometiendo errores. Por un instante odie a mi madre, mi cara desfigurada le había mostrado que algo no andaba bien en mi corazón, pero sus lecciones de vida acababan en aquella corta frase, como si ella lo hubiera hecho mejor. Eligió a mi padre que era un ser egoísta y la había dejado muchísimas veces sola ante las exigencias de la vida. Durante las comidas en que todos estábamos reunidos siempre imperaba el silencio porque ninguna sabíamos que decirnos. Y yo y Pepo habíamos llegado a la conclusión que eran un extraño matrimonio y de rebote nos…

SI EL CHOCOLATE DESAPARECIERA

Si desapareciera el chocolate dicen que podríamos vivir igual, que estaríamos un poquito tristes porqué el chocolate es rico y da placer, y hasta nos sube las endorfinas, pero nada más, la vida seguiría tal cual y al cabo de un tiempo probablemente ya ni recordaríamos el chocolate.También podría pensar que si el cielo fuera de color naranja sería mucho más original que de ese color azul que va variando a su antojo y que debería aburrirme tanto verlo día tras día. Me gustaría, estaría bien, pero no lo necesito para ser feliz. Toto se fue otra vez hace dos semanas, es un ser muy extraño, yo le dije lo de siempre, y él que se asusta ante las palabras sólo fue capaz de transmitirme por sorpresa y por escrito que quería que fuéramos amigos, que para él yo era algo bonito en su vida pero que ahora mismo había demasiado dolor entre nosotros y era mejor que no nos volviéramos a ver en algunas semanas. Reconozco que le llamé, le deje un par de mensajes sollozando y después de dos días sin resp…

YUYOS

Acudí a casa de mis padres a ver un partido de fútbol. Es una de las pocas cosas que compartimos mi padre y yo así que pienso que tengo que aprovecharlo. Mi madre me ofreció una infusión: “¿Te apetece un boldo?”, de repente mi memoria viajo a casi seis años atrás, a cuando Tico vivía en Barcelona y yo empezaba a interesarme por su cultura. Junto a las bolsas de mate guardaba montones de sobrecitos de infusiones que para mí eran desconocidas, entre ellas el boldo, un remedio similar a la manzanilla para los dolores de tripa con un sabor a medicamento pero que daba un alivio inmediato. Me pareció una hierba extraña, pero pronto aprendí que los yuyos eran comunes en la cultura paraguaya, que incluso había hierbas para la diabetes o la hipertensión y que muchas veces la gente de ese pueblo prefería tratarse con esos remedios en lugar de con medicamentos, aunque claro, si profundizamos un poquito no dejan de compartir un mismo principio.Mire la oscuridad del boldo. Seis años y lo que era d…

LUNÁTICOS

Os habéis fijado que en el cielo hay una enorme Luna Llena, increíble y redonda. Diría que me tiene seducida. Creo que he estado bajo su embrujo toda esta semana esperando a que explotara, como un pequeño pop, que hace que esa redondez acabe de manifestarse, la luna me parece una palomita gigante y ahora que lo pienso tal vez no fueron las hormonas las que me han tenido tan alterada.
Ayer por la tarde baje a comprar a la tienda que tengo al lado. Todo el mundo estaba escandalizado, hacían aspavientos y continuamente se lamentaban de que algo así hubiera podido suceder, parece que vivir en un pueblo donde aparentemente nunca pasa nada les tiene engañados, yo estoy convencida que precisamente los peores delincuentes escogen la tranquilidad para esconderse, de esa forma nadie podría sospechar. La vendedora ponía los ojos en blanco contando lo que había pasado justo a las cuatro de la tarde. Al parecer un par de atracadores habían entrado en el pequeño economato de toda la vida con una pis…

REPLAY

Una receta de estrógenos me ha vuelto triste nuevamente, como si de repente las hormonas hubieran reabierto todas las heridas y yo hubiera dejado de ser la dueña de mis sentimientos, para convertirme en el resultado de una reacción química. Llevó dos días llorando sin parar, casi no me reconocía esta mañana en el espejo, ojeras marcadas y dolor de cabeza que no es producto de ninguna resaca.
Pensé que las endorfinas serían la solución, 1 kilómetro nadando y un ligero sentimiento de confort que me hace sentir menos vulnerable y más agresiva, pero el efecto es provisional. Por debajo, queda escrito: hágase cada día para un efecto prolongado. Arrinconada en la sauna, con las rodillas en el pecho, repaso toda la semana, lo que está en su sitio es lo de siempre, lo que está fuera de lugar también, pero hoy me molesta más que nunca, como si me hubiera clavado una espinita en la planta del pie, trato de ignorarla pero cada vez que ando está ahí apretando, y duele, y es posible que acabe provo…