Ir al contenido principal

DIVISIONES



Se acerca el otoño haciéndose el perezoso mientras los días siguen pasando a un ritmo vertiginoso. El mundo parece estar cambiando demasiado rápido, se han multiplicado sentimientos que durante un tiempo estaban dormidos pero que ahora, creyendo que nos salvaremos unos pocos, resurgen con más fuerza, me refiero a esas ideas del Nacionalismo. Yo sigo sin poderme dividir, es difícil elegir a nivel de sentimientos cuando una sabe que no pertenece a ningún sitio y en realidad la componen demasiadas partes, y es fácil pensar que tal vez, no se divide ni se reparte con suficiente justicia.
El 11 de septiembre yo estaba en Barcelona a las siete de la tarde. Bajaba la Rambla mientras la gente subía con banderas, feliz por haber pasado un día esplendido y en el cielo las nubes se rascaban la panza con la punta de los edificios, no se oían gritos, no había peleas, era un día de sentimientos pacíficos. Mi madre había dejado colgada la “senyera” en el balcón de nuestra casa como tributo personal a la tierra que le dio amparo, le pregunté por qué no había hecho lo mismo el día de la Hispanidad, ella que creía firmemente que la Independencia no nos llevaría a ninguna parte, me contestó que el 11 de Septiembre era el día de Cataluña y que ella siempre se uniría a la fiesta de la tierra donde vivíamos. El 11 de Septiembre también fue un día que perdimos muchas libertades después de que Barcelona cediera al asedio de las tropas Borbónicas en la interminable Guerra de Sucesión y que el paso del tiempo nos ha permitido recuperar, así que, que menos que un día para recordar nuestro himno, nuestros valores y nuestra lengua.
Constantes divisiones están apareciendo entre nosotros mismos y no me hace falta recurrir a las encuestas de población para constatarlo, para saber que es lo que se siente, en que lugar está cada uno, una de las cosas que siempre he rechazado es esa tendencia a unificar el pensamiento dentro de la masa, a veces ese mismo pensamiento puede ser muy común pero plagado de matices. Mi familia ahora está dividida.
Desde que estalló la idea de que Cataluña podría Independizarse las discusiones en casa son continuas, mi padre cree que estaremos mejor y que no puede amar a otro lugar que aquel que le ha dado todo, donde vive, donde siente. Atrás quedaron sus raíces y esa infancia recorriendo las calles de Alhama de Granada, mi madre se enfada mezcla política y fútbol y hasta es capaz de coaccionarme para que dé mi voto a quien ella le parece. Mi hermano Pepo, viviendo la independencia desde Suecia, pone su punto de vista económico, él lleva tatuada la bandera en su brazo derecho y el caballero de San Jordi acabando con el dragón en toda la espalda, cree que le gustaría que nos convirtiéramos en un país pero sin embargo está convencido que todo es una mentira de los políticos en un intento de desviar nuestra atención de la crisis que padecemos, poniendo por delante como prioridad separarnos de España antes que arreglar nuestra maltrecha y cada día más agonizante económica. Yo coincido en ese intento de dispersar nuestra atención, sin embargo, creo que no es momento de ser egoístas dejando que se ahoguen el resto, en las duras es fácil abandonar el barco, pero el principio de la solidaridad debería empujarnos a querer salir de ésta todos juntos.
Tengo un amigo que durante 8 meses, ha esperado que se izara y se bajara la bandera mientras entonaba “Els Segadors” vestido de uniforme y jurando lealtad a Cataluña. Ha nacido y se ha criado aquí pero sus raíces son tan difusas como las mías. No cree que le invadan sentimientos de amor hacía la tierra que siempre hemos conocido, cree que si algún día se produce lo que tanto anuncian, se marchará de aquí, huirá por España, si quiero me llevará con él, como si fuéramos prófugos, repudiados o algo de ese estilo, buscando nuestro lugar en el mundo, porque lo que tanto conocíamos ya no nos acoge con los brazos abiertos si no nos ponemos en sus mismos pensamientos. Nos enfadamos y fantaseamos a la vez con la idea de vivir en tiempos duros que nos hacen introducir grandes cambios en nuestra vida. Yo a él no lo entiendo, procuró reírme para quitarle hierro al asunto por el hecho de tener que separarnos por los límites fronterizos que nos marcan otros y aún me siento más dividida.
Y así una Cataluña que en apariencia está unida en intención, en realidad se encuentra más dividida que nunca por dentro. De lo grande a lo pequeño y de lo pequeño a lo minúsculo.
 No quiero tener que elegir, simplemente quiero que volvamos a aquellos valores que una vez consiguieron cambiar el mundo: libertad, igualdad y fraternidad.


Comentarios

Monika Monik ha dicho que…
Hola :D
Me encanto tu entrada y ojala vuelva la paz en todo ese asunto u.u
Un besazo!
Pilar ha dicho que…
Sin duda pensar que todos l@s que viven en Cataluña hoy, piensan lo mismo es simplista, muy simplista.

Tiendo a pensar que cuando las cosas se ponen mal buscar un enemigo fuera es una opción cobarde, pero útil y creo que Más y compañía están en esa línea.

Separarse del resto de España y vagar solos en un mundo tan complejo y global como el que vivimos es una mala idea económica, pero si es lo que la inmensa mayoría desea ¿porqué no?

Lo ideal sería que estos temas no derivasen en problemas en cada casa o grupo de amigos, pero es muy dificil evitarlo.

El tiempo irá marcando el ritmo.

Suerte
mariajesusparadela ha dicho que…
Ojalá consigas lo que deseas.
Rebeca ha dicho que…
MONIKA MONIK pues esperemos que como dicen la sangre no llegue al río.

PILAR no seré yo quien haga un análisis siendo tú la experta de los temas económicos y políticos, pero el mayor problema como bien dices, para mí, en este momento, es ver como mis padres discuten acaloradamente y como no me puedo poner de acuerdo con mis amigos, aunque, lo cierto, es que lo único que tenemos es la espera de como se acabaran desarrollando los acontecimientos históricos.

MARIA JESUS ya, pero tengo la impresión que es como pedir que se acaben las guerras, en el fondo el ser humano contienen más de egoísta que de generoso,será que me estoy volviendo pesimista, pero lo que me apena es que los que más quiero nos dividamos por estas cosas.
ana ha dicho que…
Espero que este tema se resuelva favorablemente para todos. Yo quiero a Cataluña porque siempre se portó bien con mis familiares que emigraron allí y porque es española. Los catalanes son españoles como todos los demás españoles, y son catalanes que desde luego no hay que españolizar, sólo hay que saber entenderlos.

Un besito.
TEGEME ha dicho que…

Yo también soy de las que piensa que todo este lío que se está montando, tiene más bien la intención de desvíar la vista, a la situación concreta que tenéis ahora en Cataluña.
De todos modos, también pienso que independientes o no, las plazas en las que jugabas de niña seguirán siendo las mismas.

Nací en Zaragoza,me llevaron a vivir con mis abuelos en Toledo, siendo un poco más mayor volví a Navarra con mis padres y al poco tuvo que volver mi tía a recogerme, porque con tres años, yo ya había echado raíces en mi pueblo y mi cuerpo somatizaba la ausencia. A los 18 me fui a estudiar a Madrid y hasta hoy...
Nunca he extrañado, Zaragoza ni Navarra, pero si que lo he hecho con mi Pueblo y con Madrid y por unas cosas u otras, no es lo mismo pasear por calles llenas de recuerdos que por sitios que por muy bonitos que sean no evocan nada. Siente de donde te sientas, si te sientes Española, seguirás siéndolo aunque la Independencia se llevara a cabo. Si sólo te sientes Catalana, pues igual, a fin de cuentas son fronteras que crean las personas, y quien somos nosotros para poner diques al mar.
Rebeca ha dicho que…
ANA no hay que españolizar porque ya somos españoles. Cuando viajo por el mundo me doy cuenta que lo que nos falla a veces en este país es que nos pasamos el día revindicando nacionalismos y no queremos sentirnos orgullosos de ser españoles, sólo con la selección española he visto que había un verdadero sentimiento común. Tenemos esa tendencia a creer que somos peores que los otros países y pienso que a veces eso se debe a esa revindicación de la nación, que en lugar de tomar como algo que nos enriquece el hecho de que un territorio tan pequeño tenga tantas culturas y formas de ser, lo usamos a veces para alimentar egoísmos individuales y para que cada uno vaya a la suya. Yo jamás voy a dejar de sentirme catalana y española porque forma parte de mi identidad, si quisieran arrancarme una de esas partes ya no podría ser la misma persona.

TEGEME pues no, creo que nadie puede decirme lo que soy o lo que debo sentir, eso me lo ha dado la experiéncia y la herencia de mis padres, por ejemplo, yo jamás he vivido en Andalucía pero igual, por lo que he compartido con mi familia, siento que una parte de mí pertenece allí. No importa lo que al final suceda, lo que me importa de verdad es que se produzca un cisma entre esas personas que quiero, adoro y están tan cercanas en mi vida, porque lo externo no debería cambiar el contenido.
Aldabra ha dicho que…
a mí este tema me da mucha pena y entiendo perfectamente las divisiones internas que se producen...

yo creo que no hay porque excluir... yo soy gallega y me gusta la cultura gallega... nunca hablé gallego porque en mi época ni se estudiaba en el colegio, no es un idioma con el que me identifique a diario pero me gusta leerlo y escribirlo, quiero que se estudie y se comparta con el castellano... no excluir, unificar... y eso mismo, extendido a la idea del independentismo...

muchos, por poner un ejemplo, colaboramos con ONGs que cooperan en todo el mundo y nos parece bien... y ahora algunos van a quejarse porque sus impuesto, por ejemplo, van a favorecer a Badajoz, o a Jauja.

Todo esto me parece tremendo, no entiendo ese afán de secesionismo y yo soy mejor que el resto de, te lo digo con sinceridad, me da mucha pena.

Desde la otra punta del mapa creo que es un error y muy insolidario.

Mas no me parece de fiar, como muchos otros políticos.

biquiños, desde el respeto y el cariño, espero que no te ofenda nada de lo que he dicho.
BettieMiau ha dicho que…
Rebeca! Mira mi entrada a ver si te suena familiar, me parece a mi que somos dos catalanas con raices en otras tierras, con sentimiento de amor a ambos bandos que parecen "odiarse" y con la cabeza bien alta y orgullosas de poder expresar que ningún político ni nadie nos puede quitar la razón y la emoción.

Bravo!
Juan Carlos ha dicho que…
¡Ay, Liberté, Égalité, Fraternité...! que lejos están esos ideales.
Salu2
Rebeca ha dicho que…
ALDABRA ¡cómo me van a ofender tus palabras! si a mí misma me da la misma pena, sobretodo viendo que ya las divisiones se están produciendo en mí misma familia. Como tú me gusta mi cultura catalana pero eso no significa que la española me sea menos ajena.De momento sólo queda esperar y seguir teniendo en fe en que todos juntos saldremos de esta.

BETTIE MIAU así es, ningún político puede decirme cual es mi identidad.

JUAN CARLOS ¡no me digas eso! ¿de verdad crees que no nos queda ninguna esperanza? ;(
Juan Carlos ha dicho que…
Últimamente sí que me desespero
Rebeca ha dicho que…
Vaya...ya después de ver tu último post, supongo que no hacemos más que sumar cosas que ayudan a la crispación general y solucionan poco los problemas.
Ralph ha dicho que…
La política es una forma de poder, quien está en el poder busca eternizarse, ya tenemos muchos ejemplos al otro lado del charco. Al final es una forma de utilizar al pueblo en tu provecho es pos de algo de lo que vas a ser el máximo beneficiario pero haciéndoles creer que es la panacea y minimizando los posibles daños que pueda acarrear.
Camaleona ha dicho que…
Libertad, igualdad y fraternidad... casi nada ¿eh? ojalá lo lográsemos, entre todos.
Yopopolin ha dicho que…
La verdad es que yo entiendo la postura independentista, porque para mí Catalunya es actualmente la mejor región de España, pero también pienso que económicamente no es viable.

Tengo muchos amigos catalanes que piensan como tú, y se molestan cuando se generaliza bajo el término catalanes=independentistas. No sé, es todo muy complicado, pero se agradecen textos como el tuyo, mostrando la realidad desde dentro.

Un beso!
Rebeca ha dicho que…
RALPH me pregunto que es lo que provoca esa adicción tan fuerte e irresistible al poder.

CAMALEONA ¿y por qué? los cambios, el alcanzar los objetivos, dibujar nuestros sueños...consiste simplemente en creer en ellos.

YOPOPOLIN demasiado complicado porque se entremezclan sentimiento, economía y luchas históricas, supongo que lo que todo el mundo quiere es que las reparticiones sean justas.

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…

PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …