Ir al contenido principal

PREDILECCIONES



Gorda, voluptuosa, enorme, grande, obesa despampanante, con los rizos a juego y los tobillos como jarrones, el trasero palmeando como un timbal, y el fino tacón de aguja convertido en la línea final de su inmensa robustez. Las mejillas dos redondeces resaltadas con colorete de tonalidad roja y los ojos vivarachos con una expresión que dice que la han sorprendido, bohemia, tranquila, bella.
Una vez descubrí un tesoro en una pequeña capilla de Roma cerca de la plaza del Popolo, era el atardecer de un invierno demasiado largo, en el que me había cargado a cuestas un abrigo italiano de cuadros blancos y negros que no me resguardó del frío y nos empujó a buscar refugio en una de las miles de iglesias que pueblan la ciudad eterna. En el interior atesorados por la piedra cuatro cuadros de Caravaggio decoraban las paredes. Aún ahora cuando se trata sólo de una imagen apolillada en mi cabeza, se mueve algo en mi interior. Esa exposición casi clandestina me descubrió a este pintor que ahora figura entre mis favoritos. Creí que en algún momento las manos surcadas de venas, llenas de callos saldrían de los cuadros, que el caballo desbocado, que babeaba y al que se le abrían las coanas en busca del último aliento extendería los cascos hacía mí, trotaría huyendo de aquella iglesia gris, con su blancura fantasmagórica a una ciudad menos eterna y más perecedera. Aquel día me regalaron dos rosas: una blanca de parte de un desconocido y una roja de quien me acompañaba. Posé en una foto junto al rostro del caballo, las dos rosas, el abrigo a cuadros y yo. No sé si el significado o el artista pero ese momento como a Stendhal me conmovió.

2012 la gorda del cuadro me persigue de forma discreta, Botero me acaba de convencer de que los cánones de belleza son como las normas, están para romperlos. Él también está lleno de redondeces: una B y dos “Os”. Observo la desnudez cálida, blanda y al mismo tiempo firme, y siento que me seduce, que me gusta el mundo al que me ha transportado más lleno de dimensiones. No es un pincel real como el de Caravaggio pero si una posibilidad que me hace replantearme que inmensamente intransigentes somos acerca de “como deben ser las cosas” “cómo debemos pensar” “qué es bello” “qué es feo”. El colombiano adorna todas las ciudades del mundo, con caballos imposibles, pájaros que no se sabe si podrían volar, gatos con sorpresa,  toros embravecidos y sobretodo mujeres irreales, sin medidas exactas, pero infinitamente bellas. Le adoro por permitirme ser de otra manera.
Botero iba a ser torero pero no eran esas sus verdaderas aptitudes. Botero perdió a su hijo Pedrito Botero en España, en un accidente de tráfico, creo que esas cosas siempre nos superan, aunque el arte sea un escape, seguro, ya no es el mismo, después de eso,  él y su mujer lo dejaron. Tras estas líneas  ya no sólo conozco sus cuadros.

Botero y Caravaggio han acabado siendo mis favoritos,  mis predilecciones,  la opción a realidades que hoy por hoy no existen, aunque he oído y creo firmemente, que todo lo que imagina el ser humano es posible. 

Comentarios

  1. Creo que tienes muy buen gusto.

    (Aunque me encantan, ya ves, Sorolla y Renoir)

    ResponderEliminar
  2. Sorolla porque con su pintura refleja la luz de Valencia, mi tierra.
    Klimt porque sus colores reflejan el vestido de mi alma.

    ResponderEliminar
  3. MARIA JESUS por supuesto, esos también tienen un cachito de mi predilección sólo que tal vez no tienen un recuerdo tan intenso como los otros, a veces no son las cosas en sí si no las historias a las que nos devuelven.

    CAMALEONA Klimt me enamoró hace mucho tiempo, de hecho en mi armario tengo un póster del "Abrazo", cada vez que cojo un vestido me emociona, recorrí el Raval para encontrar ese cuadro y me sigue pareciendo muy especial, el reflejo de grandes sentimientos.

    ResponderEliminar
  4. Me gustan mucho pues rompe el canon de belleza .

    un abraXo!

    ResponderEliminar
  5. Es extraño no ver una sílfide y que igual te resulte bello y atractivo, con el bombardeo sobre cánones de belleza a los que nos tienen acostumbrados.

    ResponderEliminar
  6. Roma tiene esas cosas que ninguna otra ciudad puede tener. Entrar en una iglesia y encontrarte con un Caravaggio es cosa de otro mundo...
    En cuanto a Botero, me fascina también su obra, por cuidada e irreal.

    Mis favoritos, a modo de info: Monet y Munch. :)

    ResponderEliminar
  7. Botero me encanta....demuestra que tiene muy desarrollado el sentido del por el buen gusto

    ResponderEliminar
  8. ¡Conozco esa Iglesia! Yo también me enamoré de Caravaggio en mi último viaje a Roma y perseguí todos los cuadros que venían en mi pequeña guía por las iglesias de la ciudad, pero todo eso, mi persecución, incluso la compra de mi guía de sus cuadros, partió de la visita improvisada a esa iglesia cuando iba de camino a otro sitio…
    A veces no sé si esta conexión debería darme miedo, jejejejejejeje

    Kisses

    ResponderEliminar
  9. YOPO la verdad es que hay ciudades, que aunque ya muy vistas y nombradas, uno no se cansa de recorrer, una de ellas es Roma, la otra para mí Venecia y Paris.

    MUJER A LOS 30 Y TANTO jaja, sí para ser hombre no está nada mal su obra ;)!

    GATA ROMA ¿y recuerdas el nombre? lo mío también fue un encuentro casual y no pensé en anotar a donde me llevaban los pies. jaja, sí, está conexión empieza a resultar muy extraña.

    ResponderEliminar
  10. Creo que es precisamente la de Santa María del Pópolo pero luego lo busco y te lo confirmo OK?
    Es que en ese trayecto vi dos iglesias que siempre confundo, una de ellas tenía un esqueleto vestido de monja cerca de la puerta y creo que era esta misma…

    Kiss

    ResponderEliminar
  11. soy también muy forofa de Botero, me encantan sus mujeres y su mundo mágico... de Caravaggio no conozco mucho, la verdad.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  12. A mi me parece que le hace las caras muy pequeñas y el cuerpo muy gordo...jajajajaja un beso rebe

    ResponderEliminar
  13. bueno... no todo lo que imaginamos...lamentablemente...pero si casi todo...

    me gustan tus pintores favoritos...
    aunque lo mio tire mas por el impresionismo....

    Un abrazo...¡¡¡

    Déjame que te cuente
    www.dejamequetecuente.net

    ResponderEliminar
  14. GATA ROMA ok, ¡qué apañadísima eres!

    ALDABRA es que Botero es más de nuestra epoca y no hay una gran ciudad donde no esté su presencia.

    S. jaja ¡no sé porque lo dices!

    FIRENZE bueno estas son algunas de mis predilecciones, aunque no quiere decir que tenga descartadas otras, supongo que cuando las ligas a historias la predilección es mayor.

    ResponderEliminar
  15. Pues tiene que ser esa iglesia, mírala por Internet a ver si te refrescas la memoria…
    Otra iglesia que me encantó fue la de San Luís de los Franceses, que también tiene unos cuadros suyos muy atrapantes, aunque mi favorito es la cabeza de Medusa que está en Florencia, no sé si lo viste, es una pintura que en lugar de marco está puesta en un escudo.

    Kisses

    ResponderEliminar
  16. GATA ROMA, valga la redundancia, pero después de tus comentarios, me han entrado unas terribles ganas de volver algún día a Roma.

    ResponderEliminar
  17. Jajajaja, una amiga va a finales de Octubre y le estoy ayudando a coordinar un poco todo lo que quiere ver y todo eso… al hacerlo a mí también me están entrando terribles ganas de volver…

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …