Ir al contenido principal

LA PARADOJA ENTRE LAS CAUSAS Y LAS CONSECUENCIAS



A pesar de que la llegada de Mc Donald’s a un pueblo tan tranquilo como el mío supuso una verdadera decepción para mi alma antivariación de las cosas que se merecen ser perpetuas, en aquel momento no adiviné que, de forma indirecta, nuestros destinos se encontraban entrelazados. Yo, desde hacía dos años una “apasionada” de la microbiología y ellos, Mc Donald’s, unos apasionados de la “calidad”.
Después del famoso E.coli de los pepinos,  los bichos más resistentes de todos los tiempos pasaron a adquirir un protagonismo desmesurado,  aunque no se trataba de nada nuevo, junto a él habían otros mucho más sigilosos, siempre presentes para declarar la guerra a los antibióticos, y sobre los que la gente tenía escasa información.
Dentro de esos terrorista ataca humanos, el Clostridium difficile tenía un papel protagonista,  acostumbrado a vivir entre nuestra flora intestinal en cuanto recibía un subidón de antibióticos podía llegarse a convertir en letal.
El consumo desmesurado de hoy en día, la necesidad de atender a una población que precisa las cosas en el momento, la facilidad de obtener el alimento lejos de los días de caza, ha llevado a no respetar los ciclos de las plantas ni de los animales, a estos últimos se les engorda mediante hormonas y antibióticos. Es fácil suponer que durante su consumo estos antibióticos y estos microrganismos ya multiresistentes en su flora pasarán al ser humano.
Y así sentada en un local de la Gran Eme Roja, preocupada por el conteo de las calorías y el aspecto dudoso de la hamburguesa, sume las preocupaciones del contenido de la carne de ternera y pollo. Mc Donald’s  se había convertido en un gran financiador de la investigación para la cura de la diarrea por Clostridium difficile, irónicamente casi nunca nos impulsan motivos altruistas, aunque en este caso tal vez me vale que pesen más las consecuencias que las causas. 

Comentarios

  1. No hay mal que por bien no venga ;) de todas formas, cuando no tengo mas remedio que ir a la m grande y roja, jamás he tomado hamburguesa, me dan aprensión, y no sé porqué si realmente las hamburguesas de cualquier sitio están igualmente hormonadas

    ResponderEliminar
  2. Ojal´´a todo el mundo tratase de poner remedio a los males que provoca.
    Aunque mejor harían los gobiernos en crear leyes que impidan esos males.

    ResponderEliminar
  3. No suelo ir mucho la verdad, prefiero las hamburguesas más artesanas. Aunque cuando he ido, no me han sentado mal.

    Y soy carnivora, no me puedo resistir. La mejor hamburguesa que he provado hasta ahora fue en Barcelona hace poquito, en un restaurante frente a la casa de un amigo. Con salsa de setas y un pan riquísimo!!Una delicia!!xD

    Un abrazo y gracias por esta reflexión!

    ResponderEliminar
  4. CAMALEONA lástimosamente hasta los pollos de la plaza, que parecen tan saludables y tan de campo están hormonados. Cuanto razón tiene mi madre cuando dice que antes la comida era mucho más sana y que la carne no llevaba tanta agua ni se quedaba en nada en la sarten.

    MARIA JESUS más vale que prevenir que curar, auqneu a veces los motivos egoístas se encuentran por encima de la leyes, pues sí, algo es algo, al menos alguien intenta remediarlo.

    REBEKA ummm ¡nombre del restaurante ya! soy una apasionada de ir descubriendo sitios nuevos. Yo tampoco suelo ir mucho a Mc Donald's sólo cuando estoy con mucha prisa, pero cuanto menos me pareció curioso su aporte a la ciencia.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí el caso es que no solo la "carne" del mc donalds está hormonada. Así que...
    Pero sí recuerdo que de pequeña, en cuanto me terminaba mi happy meal notaba un mal estar en el abdomen indescriptible (claro que de pequeña habré pisado los fastfood como 3 veces no más). No recordaba ese mal estar hasta que hará un par de años volví a tomar un happymeal...y no me pasa con las otras hamburguesas solo con las del happy meal...qué narices tienen?

    ResponderEliminar


  6. Como dicen en mi pueblo: nadie da puntada sin hilo...

    Por cierto Coccinellidae, yo tampoco como mucho ya, pero tuve una época que tomaba los happy meal también, (no puedo comerme enteras las otras hamburguesas)y efectivamente, a mí también me sentaban mal...

    ResponderEliminar
  7. Vaya, que causalidad ¿no?

    Realmente estamos haciendo verdaderas catastrofes en la fauna y flora de nuestro ecosistema. Lastima me da de ver en que condiciones tratamos a los pollos y vacas para que saquen tanta carne y a esa rápidez. A veces creo que soy masoquista porque los veo y em saltan lagrimones de impotencia pero están ahi, es la cruda realidad, por eso me siento muy hipócrita cuando como carne.


    ResponderEliminar
  8. COCCINELLIDAE está hormonada toda la carne que consumimos, sólo que McDonald's previniendo las consecuencias se ha puesto manos a la obra para evitar problemas derivados del consumo de sus hamburguesas. No sé lo que tendrán, a veces me parece que esta rico comerse una comida estilo "guarreria" de vez en cuando, pero luego como tú me siento mal y no sólo por el dolor de estomago, si no también por esa sensación de no saber muy bien lo que me he comido.

    TEGEME esa frase me la apunto, jaja, ¡pero cuál es tu pueblo chiquilla!

    BETTI MIAU ¡y qué le vamos a hacer! ¡hay que alimentarse! lo que no es justo es como se aprovechan los productores para cosneguir mayor beneficio, pero nosotros dejar de comer no podemos, también con los vegetales cada vez se respeta menos su ciclo.

    ResponderEliminar
  9. A pesar que no son buenas para la salud A veces las como porque me encantan

    ResponderEliminar
  10. Jaja, sí d vez en cuando esta bien cometer algun pequeño pecado!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…