Ir al contenido principal

SUBI DUBI DON



Que lejitos quedan esos días en que nos mandaban a la cama a tener felices sueños, a descansar y a despertarnos para enfrentar con fuerzas el nuevo día.
Desde que las cosas han cambiando a tonalidades oscuras no nos queda  más remedio que animarnos.  Rtve insiste cada noche en que nos esforcemos con la canción del optimismo, es como la guindita final después de las noticias, esa ironía que te dice: “no querías caldo pues toma dos tazas”, que la cosa está mu mal, pero tú sonríe, sonríe y sonríe. Maldita ironía que nos sueltan todo lo de la crisis y acto seguido a bailar el Dubi dubi Da. La verdad, no sé que pensar. 

Comentarios

  1. Jajajajajaja ¿pero lo bailas?
    La verdad es que la primera vez que lo ví me quedé pilladísima, en plan: ¿Se están riendo de mí?
    Pero ahí siguen, a mí me sigue pareciendo de coña pero bueno, lo mismo es que no sé sintonizar con su buen rollo….

    Kisses

    ResponderEliminar
  2. GATA ROMA entonces ya somos dos, pensaba que era la única que se había quedado a cuadros con esos bichos raros y que también mi sentido del humor debía ser pesimo.
    ¡Oye no me hagas ser más patetica de lo que soy a veces! jaja¡bailar el subi dubi don!

    ResponderEliminar
  3. No lo había visto la verdad. Creo que en el fondo se ríen si les dejamos reírse.

    A mí no me engañan. Intentan primero atemorizarnos para mantenernos en vilo, y después darnos la pastillita de la felicidad a modo de video. Primero las catástrofes y luego los logros en el deporte para que nos animemos hasta la mañana siguiente.

    Para que encendamos la tele y sigamos dándoles audiencia.

    Nunca entenderé ciertas cosas...

    Por cierto te he mandado un email ;-) Espero que no te moleste.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto que no molesta! faltaba más! pues sí, lo del deporte es otra cosa, yo no quiero ser tan esceptica y pensar que las cosas hay que tomárselas más a risa y tener sentido del humor, pero lo que no soporto es notar que alguien me manipula y encima se piense que soy tan tonto como para creermelo. No sé, ver el vídeo aparentemente inocente me dio por pensar.

    ResponderEliminar
  5. A lo mejor, es conveniente vivir sin pensar...

    ResponderEliminar
  6. MARIA JESUS no sé si conveniente pero a veces me parece más fácil.

    CAMALEONA pues todos los días como para antes de que los niños se vayan a la cama. Yo lo empecé a ver siguiendo las Olimpiadas.

    ResponderEliminar
  7. ¡Ays que soy yo! ¡Qué cómo me a tocado actualizar el blog sobre la última obra que hacemos no me he acordado de cambiar de perfil!

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu maravilloso comentario en recomenzar
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Si es que le poneis pegas a todo (je,je,)

    ResponderEliminar
  10. Siempre ha sido así, hay una genda detras de todo. Sólo que ahora estamos alerta.

    un abraXo!

    ResponderEliminar
  11. PILAR también pensé eso mientras lo escribía es que hagan lo que hagan vamos a protestar y como dice MARILYN más en estas circunstancias que estamos tan susceptibles, a lo mejor, de verdad, sólo trataban de animarnos, pero viniendo de la tele, un lugar tan estudiado, me fastidia reconocer que es una estrategia.

    ResponderEliminar
  12. Si el optimismo consiguiera que la crisis parasara me pondría a bailar esa canción sin parar, vaya que si.
    Salu2

    ResponderEliminar
  13. JUAN CARLOS, en eso tienes razón, si sólo fuera cuestión de un bailecitos pues entonces ¡A bailar todo el mundo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …