Ir al contenido principal

LA SOLEDAD DEL VIAJERO



Sentada en esta región de los Andes marcada por la huella de los dinosaurios, empiezo a entender al cónsul británico Roger Casement. No por la tristeza del fin de sus días, donde la defensa incansable contra el opresor de las colonias acabó despertando en él un espíritu nacionalista irlandés que le condenaría a la muerte. Si no porqué a pesar de haber cumplido el sueño de los grandes exploradores surcando África (El Congo) y América (El Putumayo, Perú), llenándose de experiencias envidiables y de un ideal loable como la defensa de los derechos humanos, su homosexualidad lo condenó a la soledad. El vacío de su corazón fue a penas llenado por una colección de amantes de los cuales algunos ni siquiera tuvieron nombre. Y recorriendo las regiones caucheras, de amaneceres nítidos, de naturalezas desbordantes, de tierras cercanas al paraíso, lo único que sintió es no poder compartir su emoción y dolor con alguien.
Evidentemente estoy lejos de ser Casement, no es un ideal loable el que me empuja, pero estoy sentada en una cafetería hermosa, donde se exhiben cuadros de indígenas que no muestran pudor por su desnudez, bebo canelazo caliente y el aguardiente me hace sentir un poco más viva. Estoy junto a la ventana, observando la enorme plaza del pueblo que se ha dejado invadir por el peso de la noche, la gente corretea arriba y abajo, son las fiestas de la Virgen del Carmen y las rancheras se entremezclan con la música norteña. El espectáculo es maravilloso pero yo siento más viva que nunca la soledad del viajero.
No entiendo que me ha vuelto a impulsar a esta locura, el maldito autoengaño que nos hace creer que existen los milagros. Estoy alojada en casa de Toto, pero llevo días recorriendo un país a solas que me asusta y que no para de sonar a vallenato. Él espera que me enamore de Colombia, yo vuelvo a esperar que se enamore de mí y regrese a Barcelona (mi corazón sigue sintiendo que así sucederá). Al final he aprendido que a pesar de: la bebida caliente, las arepas, obleas, besos de novia, acento dulzón, pieles morenas, tierra, ponchos, miradas intrigadas, flores que estallan, la lluvia torrencial de Bogotá, el mar cálido de Cartagena, los peces de colores sobre un arrecife de aguas transparentes, la negra Paula queriéndome hacer trenzas, la chiva que me hizo zapatear encima de un autobús gritando España, los negocios en la intimidad de una mesa de café, el cambio de monedas sin papeles viendo corretear a unos niños sucios detrás de un perro, los gritos de miles de destinos de los autobuses, la salsa a diferente compas, el café malo porque el bueno se exporta, el mapale lo más erótico de Colombia, Botero y su oda al sobrepeso, el olor a chorizo y asado, el mondongo, el ajiaco y la bandeja paisa, el plátano frito y la yuca,  las orquídeas, las hojas del tamal, el dulce arequipe que me vuelve loca, el símbolo de Juan Valdés, lo amañada que estoy en lugar de contenta, el Baileys en las rocas o seco en y no con hielo, la leyenda del Dorado en la laguna de Guatavita, el transmilenio más barato que construir un metro, las letras de Andrés Cepeda que me han vuelto aún más romántica, la zona Rosa, la Zona G, el Parque de la 93, la hora de espera en Usaquén, el vallenato, la cumbia, las ranchera de un país cercano,  la venta de minutos porque aquí siempre hay cosas que contar,  Escobar el patrón del mal, el nacionalismo que extiende diez mil banderas por Colombia que se siente orgullosa de ser como es, el ejército levantando el dedo mientras recorres las carreteras para que te sientas seguro, García Márquez siempre mi favorito,  los cines-bar, la papaya, el lulo, la guanábana, las sonrisas y el exceso de amabilidad, oír amor, linda, hermosa, relinda y miles de cosas más. Y sin embargo,  en la soledad del viajero esto no me gusta, obligada a comprimir para adentro las emociones que me provoca tu tierra, tu mundo, tu vida, pero sin ti, y quizás no sea el país si no la soledad que se vive desde dentro. 

Diario del viajero: 17 de julio de 2012, Villa de Leyva, Boyacá, Colombia

Comentarios

La gata Roma ha dicho que…
Ains… la mayoría de sitios no son bellos o no, ni siquiera te digo que sea la compañía lo importante, lo fundamental, al menos para mí, es la intrahistoria que tú llevas a ese país y que vives en él… Yo hice un viaje a ojos vista desastroso por Italia, y me pasaron mil cosas malas, pero no sabes que feliz era por Venecia a pesar de que me habían robado la cartera la noche anterior…

De todas formas, un viaje siempre es una experiencia y tu te has traido una bien grande de Colombia.

Kisses
kathalejo ha dicho que…
Colombia Pude Ser El Mejor Destino, Pero "Al Más Puro Estilo De Bridget Jones". Excelente y Hermoso Blog...Saludos y Muchos Éxitos...!
mariajesusparadela ha dicho que…
Las cosas compartidas dan doble placer.
Rebeka ha dicho que…
Siempre llevamos un poquito de soledad dentro de nosotros, eso es inevitable. Lo que tenemos que hacer es llenarla con cosas bonitas y tu viaje a Colombia seguro que tendrá miles de esas cosas.

Lo que nos sucede a veces es que le damos más importancia a lo que nos falta que a lo que tenemos y eso no está bien!!!Lo digo por experiencia!!

Un abrazo.
Rebeca ha dicho que…
GATA ROMA lo sé, un viaje son muchas cosas, pero aunque en parte he disfrutado muchísimo también me he preguntado cientos de veces qué hacía allí, intentando perseguir lo poquito que le queda a una historia con alguien que no me quiere o más bien debería decir que no me ama, y aceptando esa posible amistad para toda la vida.

Claro que lo de estar sola me ha hecho confiar más en mí y por primera vez no tenerle miedo a nada.

KATHALEJO gracias, sí, sin duda, uno de esos destinos que uno no puede omitir.

MARIA JESÚS para mí sí, no importa quién este a mi lado, el caso es que en este viaje me he tenido que morder más de una vez la lengua cuando se me escapaban los pensamientos y quería contar todo lo que vivía.

REBEKA por supuesto hay cosas bonitas en este viaje, muchas, aunque en el fondo no deja de ser todo raro, extraño y desesperante, aunque más fuerte que nunca pueda con todo, esa soledad no me acaba de convencer.
PENSADORA ha dicho que…
¡Pero que bonito! y que bien se escribe en la soledad de un viaje.

Veo que lo has aprovechado y me alegro.

Saludicos!
Rebeca ha dicho que…
PENSADORA, sí, jaja, creo que ahora me soporto un poco más a mí misma.
Camaleona ha dicho que…
Sería valiente para hacer mil cosas yo sola... Pero no para viajar...
Rebeca ha dicho que…
Eso pensaba yo, hasta que te pones y lo haces, aunque sigo prefiriendo hacerlo en compañía.
Jenn ha dicho que…
Parece que nos pueden ofrecer y dar de todo, pero si nos falla "eso", que en el fondo es lo único que deseamos, no nos sirve todo lo anterior. Eres muy valiente, no dejes que esa sensación de soledad no te deje verlo.
Besos.
Rebeca ha dicho que…
JENN ¡cómo somos! puedes tener todos los tesoros del mundo y sin embargo ser infeliz...lo peor creo yo es que es posible, tener lo que se deseaba, y en ese momento darse cuenta que se es infeliz igual.
Piantada ha dicho que…
deberíamos darle la guillotina aquellos que nos dijeron que teniendo lo que queremos seríamos felices..


Cuanto tiempo te quedaras? Yo pienso viajar a Perú en diciembre... falta. falta menos


Hace tiempo no te leía. Ojala estes bien.

Besos
Rebeca ha dicho que…
PIANTADA al final uno se plantea con qué podría ser feliz si tengamos lo que tengamos no estamos contentos.

Yo ya estoy de vuelta, de hecho hoy vuelvo al trabajo, esto son sólo apuntes de todo lo que senti en ese viaje de 15 días.

¡Perú! me encanta, aunque creo que ahora esperaré un tiempo para volver a América.
Nac Black ha dicho que…
Siempre soñe (y sueño) irme sola vagando por el mundo buscando enamorarme de paisajes y lugareños...
No sé, creo que es una fantasía que todo el mundo tiene...
La soledad... estoy tan acostumbrada a estar sola que ya ni me molesta, no me lastima así que... en cualquier momento el amor me sorprende (o te sorprende) (???)
Rebeca ha dicho que…
NOELÍA ¡hazlo! ¡hazlo! yo pensaba que no podría, que me moriría al primer intento, pero lo conseguí, conocí gente, lugares, aunque también me sentí sola y triste, pero también hubo espacio para la alegría.
Yo creo que nunca me acostumbraré a la soledad, siempre me ha parecido una mala compañera, al menos no a la soledad total, la romántica es de otro tipo, se pueden encontrar sustitutos, pero sí, quién sabe, tal vez la vida nos sorprenda.

Entradas populares de este blog

LA NOVELA CON MÁS AUDIENCIA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Visto el panorama político sólo me queda el humor (el humor del Jueves para ser más concreta), esto promete, promete y mucho.




En efecto, la marmota Phil, augura 6 semanas más de desgobierno en España.


El Jueves lo tiene claro, estos son los que van a gobernar España.




PASAR AGOSTO

Cual ancianita chilena estamos intentando pasar Agosto, para los que desconozcan el dicho, se trata de sobrevivir un año más al invierno sumando otro año de vida, un gran mérito cuando tienes 90 años y te enfrentas a las pneumonías en climas fríos. En el caso del hemisferio Norte, sobrevivir a esta maldita ola de calor que no acaba y cumplir un año más como manda la tradición augusta.
Ahora recuerdo porque prefería estar viajando en lugar de estar trabajando en los meses más cálidos, la gente se vuelve un poco loca con las temperaturas.
Y mientras, persiste el ajetreo político que parece que tampoco se ha ido de vacaciones: se convocan elecciones, según algunos con un significado que no es el que siempre ha tenido; en Grecia las bolsas se agitan después de hacer un referéndum, que no tiene ningún sentido, porque se acaba sucumbiendo a la Troika; Twiter y otras redes sociales se convierten en el baúl de donde sacar los pecados pasados; políticos que mienten impasiblemente negando haber …

ROMEO Y SU PROPUESTA INDECENTE

Escuchen la melodía de esta canción.



Ahora vuelvan a escuchar pero presten atención a la letra.
“Si te falto al respeto y luego culpo al alcohol,
Si levanto tu falda, me darías el derecho.
A medir tu sensatez, poner en juego tu cuerpo, Si te parece prudente, esta propuesta indecente.”
Mujer del  S.XXI se niega a esta falta de respeto. Bajo las notas de bachata puede parecer apetecible, pero Romeo Santos debería saber que el alcohol no es un excusa y que mucho menos para poner en juego el cuerpo de nadie, una mujer puede tener todo el derecho a decir que “No” en cualquier momento y por supuesto, un hombre también.
No Romeo, la respuesta es que tu propuesta indecente me ha puesto los pelos de punta, que me encantaría bailar bachata, pero que me niego a que me robes los besos que no te quiero dar, y que me lleves a un polígono a empañar los vidrios ¡se pueden ser más cutre! Y te anunció que si vengo acompañada es porque estoy con quien quiero estar, con el que me respeta y le acepto las propu…