Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

NO TE RINDAS

Los últimos comentarios me han hecho reflexionar sobre lo que nos mantiene estancados y sobre las palabras de un falso Sampedro y la economía española. Después de un discurso cargado de recriminaciones hacía el nuevo gobierno que se ha encargado de romper todas sus promesas y esas soluciones que bajo su vista son erróneas porque el desenlace será tan triste como el que ya sospechamos, el firmante anónimo robador de personalidades, aboga por otro tipo de medidas, por ejemplo: subir los sueldos y reducir las horas de la jornada laboral, y así de rebote, aumentar los puestos de trabajo y el consumo para reactivar la economía. http://www.clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/sampedro/home.htm http://cibertrolas.blogspot.com.es/2012/05/querido-senor-presidente-es-usted-un.html Y al final de sus aportaciones dice algo que me hace verlo cargado de razones: “los recortes se aceptan por una de las fuerzas más importantes de la humanidad, el miedo”. El MIEDO es un sentimiento muy poderoso.…

TRENES QUE SE PIERDEN Y EL SILBIDO QUE AHORA OIGO

Hablar del futuro es algo complicado cuando uno ni siquiera sabe que puede suceder en cuestión de dos segundos, aunque yo muchas veces me he visto forzada a tomar decisiones impulsado por los deseos ajenos, y es que nunca he tenido claro que debía hacer en la vida. El hecho de que tanta gente se haya marchado a mi alrededor me hizo pensar que tal vez yo no era nada valiente, pero entonces vino aquella conversación con Tambor mientras notábamos la sombra de los castaños de indias en la cara. Tambor ha tenido siempre claro que está simplemente donde desea estar, ni más ni menos, creo que cuando eso sucede le pones más amor a las cosas, de otra manera no hubiera sobrevivido a 30 años de Supervisora. De extraña forma nació en ella el deseo de que algún día cuando ella no estuviera, porque los años le habían dado el merecido premio de la jubilación, yo ocuparía su puesto. Yo en realidad no estaba segura de desear aquello, hacía tiempo que quería huir, dejar de pertenecer al sistema, pero lue…

EL DENGUE ES AZULGRANA

La vida sigue avanzando se quiera o no se quiera. Alejándome de la realidad y perseguida por el frente cálido de África, la semana pasada estuve soportando 38º en pleno Bilbao, Tambor y yo nos marchábamos de congreso y la repentina llegada del verano nos había sorprendido envueltas con telas de lana, tweed y moaré que nos hacían sudar en exceso. No importan los kilómetros, uno siempre se lleva los mismos problemas, y yo me sentía rodeada por una pequeña burbuja de la que no me creía capaz de salir. Pero eso ya es una vieja historia. Tambor repetía incesantemente que Bilbao había sido gris en otra época, los años la habían convertido en una ciudad capaz de mantenerse a prácticamente la misma distancia del mar que de las montañas, que se mostraba radiante sembrada de arboles y avenidas anchas, y que había instalado un pequeño barco llamado Guggenheim que soltaba destellos en función de como uno enfocaba la vista. El padre de Tambor era bilbaíno,  la casualidad le había llevado a nacer al…

MI HERENCIA

Finalmente Toto se ha marchado, ayer nos despedimos en el aeropuerto después de habernos dicho las cosas más importantes de nuestra vida, entre ellas la confesión del miedo a que su elección le lleve a ser terriblemente infeliz. Tuve que girarme de espaldas y acelerar los pasos para evitar que las lagrimas me devoraban mientras le veía haciendo cola frente al arco de seguridad sabiendo que sería la penúltima vez. Pero aunque él ya no está son muchas las cosas que se quedan conmigo:
Su guitarra, Toto me conquistó con la canción de Bonita. Muchas noches medio borrachos nos poníamos a cantar como locos, él dejando que algunos acordes se escaparan del pentagrama y yo con esa vocecita de niña buena que intentaba acoplarse al ritmo de sus manos. Ahora no tengo más remedio que aprender a tocar la guitarra. 
La nespresso, Con un café colombiano riquísimo que me lleva a campos que huelen a granos tostados y a tierra y sudor de hombres incansables, y que me hacen pensar en la felicidad de la vida…