Ir al contenido principal

PORQUE NO FUNCIONA EL MUNDO


Los últimos días que vi a Toto vivía una extraña crisis de identidad, paralela a una crisis laboral. El mundo se hunde o al menos la gente aprovecha la excusa del hundimiento para hacer creer que todo va mal.

Estaba como loco, calculando sin parar un presupuesto que permitieran a su gran empresa ahorrarse los máximos costes despidiendo a un determinado numero de personas, primero fueron 50 personas, luego se convirtieron en 100, más tarde en 500, y en ningún caso vi que él parpadeara o le temblara un poco el corazón pensando en las circunstancias de cada uno de aquellos individuos que muy probablemente se verían obligados a empezar de cero. Cuando el presupuesto que él había calculado con tanto cuidado pareció no cuadrar en las cuentas de la multinacional, ésta decidió pedirle que empezara a pensar que supondría despedirle a él y al resto de directivos, marcharse de España y establecerse en un país que resultara mucho más barato como Rumanía. Toto se volvió aun más loco, pero asumió como parte de su deber el seguir jugando con los números. Hoy por hoy es muy probable que se vuelva a Colombia en busca de algo que le reporte mucho dinero y en el que los beneficios de las empresas siguen estando por encima de las personas.

Cuando alguien ha trabajado tanto tiempo viendo desgracias, le resulta increíble que exista esa despersonalización en las empresas de gran tamaño, pero así es, no hay nadie detrás de todo al que se le pueda echar la culpa, la empresa es impersonal y todo se hace con el fin de favorecerla y así se justifica, aunque muchos no sepan a quién se refieren cuando utilizan la frase “por la empresa”.

He visto a gente morirse de cáncer, gente con numerosas complicaciones secundarias a la diabetes, gente obligada a tomar sus antiretrovirales de por vida, gente que sufre mucho y que espera que algún día aparezca una milagrosa cura, y cuando le contaba esas cosas mías a Toto fruto de mi sensiblería, él hacía una pequeña mueca, se sentía en parte culpable, y me decía que a la empresa no le interesaba encontrar curas si no invertir en aquellos tratamientos crónicos que siempre le darían dinero, y yo le miraba pensando en que pasaría el día que le tocara a él, y por otro lado, sabía que él creía estar muy lejos de todo aquello, una cosa era la empresa y otra eran sus sentimientos, pero en el fondo, lo mismo, porque al dejarnos llevar por el engranaje, al seguir contribuyendo, al resignarnos pensando que no podríamos cambiar nada, seguíamos perpetuando la falta de funcionamiento del mundo.

Comentarios

La gata Roma ha dicho que…
Quienes trabajamos en algo “humano” a veces sentimos un gran descorazonamiento al ver actitudes así, aunque desgraciadamente el mundo funciona de esta manera…
Lo de los tratamientos crónicos es mejor no pensarlo, pero es tan cierto…

Kisses
mariajesusparadela ha dicho que…
Sí<.lo único que le interesa a los laboratorios es que las enfermedades se hagan crónicas, para asegurar la venta de los medicamentos. Eso de investigar para curar en un sueño que no entrará nunca en sus cálculos.
Juan Carlos ha dicho que…
El problema de esa persona y de tantas transnacionales ha venido cuando el dinero dejó de ser un instrumento de cambio, venta y compra para convertirse en el poder... de hacer más dinero para comprar únicamente, creo yo.
Salu2
Darthpitufina ha dicho que…
Curiosamente, hace poco tuve una conversación en la que me dijeron más o menos que los medicamentos del tratamiento son lo que hacen dinero, y por eso no interesa encontrar la cura de determinadas enfermedades. Que el dinero se ponga por encima de las personas, dice muy poco del mundo... ojalá llegue el día en el que les toque el turno a las personas que lo dan todo a cambio de tener la conciencia tranquila.

Besote enorme, linda!
RECOMENZAR ha dicho que…
Tus escritos me llegan
Tus palabras me atraviesan sintiéndolas...
Me encanta como escribes con el alma de las letras!!!
Mercedes Pinto ha dicho que…
Yo lo veo de otro modo, Rebeca, pienso que el mundo sigue funcionando gracias a que todavía hay gente tan sensible como tú. Todo esto pasará, ya lo verás.
Un abrazo.
Gloria ha dicho que…
Mientras quedemos personas con la conciencia viva habrá la posibilidad de movilizar al resto y crear un mundo + igualitario y comunitario y menos individualista y materialista.
Rebeca ha dicho que…
GATA ROMA lo único que me consuelo es que yo siempre había pensado que abundaban más los malos que los buenos, pero creo que hoy en día es todo lo contrario.

MARIA JESUS pues resulta muy frustrante pensar que jamás va a ser diferente.

JUAN CARLOS sí, siempre he creído que el poder está por encima del dinero y que no es el amor el que mueve el mundo, si no ese extraño poder de las personas ricas que imponen las reglas del mundo.

RECOMENZAR tú siempre con esas palabras tan lindas hacía mí!

MERCEDES PINTO es curioso, eso le dije yo a Toto en un último escrito, que aunque pareciera ridículo y aunque pareciera que era él (el malo según mi versión) el que siempre ganaba, éramos los buenos los que conseguíamos que el mundo se siguiera manteniendo.

GLORIA todo es necesario, lo bueno, lo malo, para que la cosa esté equilibrada, pero tienes razón, el mundo no funciona como a mí me gustaría pero se mantiene por gente como la que describes.
Palmoba ha dicho que…
Bueno ojala tambien existieran mas corazones crónicos como el tuyo...
Palmoba ha dicho que…
Bueno ojala tambien existieran mas corazones crónicos como el tuyo...
Rebeca ha dicho que…
PALMOBA seguro que hay un montón sólo que no nos dejamos ver mucho

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …