Ir al contenido principal

LOS FINALES FELICES NUNCA EXISTIERON SI NO NO SERÍAN FINALES (1 ªParte)


Esta historia empezó hace tanto tiempo que me parece que nunca fue real. Aprendí a deslizarme en las letras en busca de consuelo y en algún momento conseguí que las historias se convirtieran en novelas, y así ha sido durante ocho años, una eterna novela en que los finales como finales nunca fueron felices.

Cuando tenía 24 años me enamoré de Tico, tenía todo el exotismo del extranjero y el acento dulzón que me impregnaba de cariño, junto con ese ideal suyo de operar a los pobres y de aprender a ser mejor cada día. Nos quisimos mucho, aunque nunca supimos si la vida podría hacernos permanecer unidos en un país diferente. Siempre pensé que el destino nos volvería a poner en el mismo camino pero a veces también falla la intuición. Dejando de lado las causas que llevaron a nuestra separación, durante cuatro años tuve una tremenda depresión. Me tiraba en el suelo como la protagonista de Anatomía de Gray escuchando a Snow Patrol y no podía levantarme, de hecho de ahí se deriva mi distimia, todo lo que hasta ese momento había tenido sentido dejo de tenerlo y por primera vez sentí que no quería vivir. Ahí entendí que el amor sí mata digan lo que digan.

Pasados los años y con la sabiduría de la experiencia, entendí que no vale la pena sacrificar la vida por nadie. Y que a veces convertir a las personas en dioses es algo muy osado. Como todos, los dos habíamos acumulado demasiados errores. Ni él ni yo éramos perfectos, creer algo así sólo podía conducir a un terrible dolor.

Tico vino aquí para tener una formación mejor, era cirujano cardiaco, pero como tal la especialización sólo servía a su país, así que después de tres años volvió a su origen y durante siete meses estuvimos separados sin saber muy bien que sería de nosotros. Cuando volvió para decirme que se casaba conmigo ya era demasiado tarde, yo ya me había acostumbrado a vivir sin él y en el intervalo me había dejado seducir, sólo una vez, por alguien.

Tico se marchó sin querer saber nada de mí y yo estuve volando 36 horas para ir en su busca. Y así alargamos la despedida durante tres años.

Las lágrimas a veces no te dejan ver la realidad en su justa medida. Después de que todo estallara encontré una carta dirigida a Tico de alguien que lo quería mucho y se alegraba de no haberse quedado embarazada. Tico sugirió que se trataba de una amiga. Y yo decidí olvidarlo.

En mi aventura de quince días encontré otro mensaje suplicante de la misma remitente declarándole lo mucho que le echaba de menos. Tico volvió a negar que mi visón de las cosas fuera real.

Pasados los años, Tico ha rehecho su vida, curiosamente es el mismo nombre que ondeaba en el pasado el que vuelve a estallarme en la cara. Y sin embargo, a penas fue hace un mes cuando me di cuenta.

Una historia personal que se suma a la de muchos otros, y en lo que quería sacar no es ese ir y venir por la incertidumbre de los sentimientos, si no la negación de la razón a la evidencia, la locura momentánea que provoca el amor, el arriesgar la vida sin sentido cuando las personas son como las cosas materiales en el sentido del apego. Cuando más queremos, deseamos o anhelamos algo, más riesgo corremos de ser terriblemente infelices. El corazón nos lleva pero a veces es terriblemente intransigente para aceptar que también se equivoca.

2ª PARTE

Comentarios

  1. Es una historia triste. Pero como todas las historias tristes, necesaria para nuestra propia transformación.

    Debemos aprender de todo lo que nos sucede en la vida, sino nos estaremos negando a avanzar.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. ......... Estoy pensando que decirte en ambos posts..... Creo que lo mejor será un abrazo silencioso....

    ResponderEliminar
  3. Rebeka eso es lo único que puedo extraer de tanto sufrimiento, que ambas historias me sirvieron para aprender y que en la vida podemos ser tanto felices como infelices.

    LILA ese abrazo silencio me sirve muuuucho. Gracias, casi has estado desde el principio.

    ResponderEliminar
  4. Vale voy a leer la segunda parte

    ResponderEliminar
  5. Ah Rebeca! recuerdo a tico y la gracia que me hizo al descubrirte, leer tus primeros post y ver los nombres que le ponías a tu pareja o relaciones del momento.

    A ver la parte 2, me voy a por ella ahora..

    Por otras, debe ser este estado de sensibilización en el que me he envuelto últimamente, pero que bueno lo “del amor si mata” y que cierto es “que convertir a alguien en un dios es muy osado”

    ResponderEliminar
  6. Pues ya ves PALMOBA al final pienso que mis sentimientos no tenían todo el sentido de pureza que yo quería que quisieran, pero me quedo con lo vivido, y por esas cosas que hacen que se te altere el corazón aunque uno nunca entienda sus razones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …