Ir al contenido principal

SEÑORAS



Los vientos volvieron a cambiar durante el fin de semana, miles de hojas formando remolinos que me acompañaron al portal mientras yo corría a toda prisa no fuera caso que los idus de marzo tuvieran algo que ver.


A veces uno se para esperando que tras la calma algo suceda, intentando adivinar señales hasta en la sombra de los charcos, tan escasos últimamente. Así recorría mi pueblo, con la esperanza de que pronto o temprano pero no tarde, aparecería lo inesperado.


Al otro lado de la calle, ella estaba en su silla plegable con el jersey de lana tejido a mano y unos pantalones elásticos que le marcaban la inevitabilidad del tejido adiposo dispuesto a quedarse alojado en el principio del ombligo, cuando las hormonas han desaparecido y empiezan a gastar bromas pesadas. Tenía unos 70 años pero la vitalidad de los 20.


Por un momento intercambiamos miradas, entre sus arrugas y sus ojos profundos me llegó claro que las señoras lo son para toda la vida y que ella había dejado de esperar para disfrutar hasta del más leve movimiento del mundo, al fin y al cabo, las tardes las pasaba ahí sentada, de vez en cuando se quedaba dormida con el periódico en la mano, cabeceando y sin preocuparse de quien pudiera andar recorriendo las calles ante sus ojos cerrados, y sólo en los días de lluvia se escondía detrás de los cristales para ver lo que sucedía.


Pensé que la vejez es una extraña edad en la que tal vez empiezas a apreciar la sutileza de las formas y te conformas con muy poco, quizás era suficiente un nuevo día.


En todo caso yo no podía parar esperando alcanzar al mundo mientras ella estaba parada sabiendo que el mundo siempre llegaba hasta su puerta.


Adoro a las señoras.

Comentarios

  1. La vejez es esa etapa que llega y que hay que aprovechar. Con menos prisa quizás... o no.
    Salu2

    ResponderEliminar
  2. El otro día lo comentaba con una amiga cuya abuela está algo delicada de salud, más que nada porque los años del marcador ya son muchos…
    ¿En qué se piensa a los 91 años? Era mi reflexión, y ella casi se asustó y dijo una frase parecida a la tuya: cada día basta…

    Esa sabiduría no se obtiene así porque sí, se necesitan años en el marcador…

    Yo sigo esperando que pase algo, buscando una maldita señal que indique que algo ocurrirá… Juventud idiota e impaciente, tampoco sería juventud sin ese ansia…

    Kisses

    ResponderEliminar
  3. ¡qué bonita!

    Tengo la certeza de que cda año que pasa me vuelvo más señora :)

    ResponderEliminar
  4. Muy bonita tu entrada.

    A esa edad lo ven todo de forma diferente, porque ya son muchos años vividos y muchas cosas aprendidas.

    Si pudiéramos mirar a través de sus ojos, disfrutaríamos más de la vida seguro.

    Besos.

    Rebeca.

    ResponderEliminar
  5. ¡Bonita entrada!

    Yo también las adoro y doy por sentado que algún día (no muy lejano ya), nosotras seremos grandes señoras.

    Salud!

    ResponderEliminar
  6. Hay yo también adoro a las señoras rebeca!!!
    Que bueno sería poder saber lo que solo ellas saben ya!!

    ResponderEliminar
  7. Maravilloso texto, hermosa forma de contar las etapas de cualquier señora. Ha sido muy emotivo compartirlo. Yo, detro de unos años, quisiera ser como esa señora que espera en su puerta ver pasar el mundo.
    Un abrazo y hasta dentro de dos semanas.

    ResponderEliminar
  8. MARIA JESUS tú siempre serás una gran señora.

    JUAN CARLOS creo que en la vejez uno acaba por entenderlo todo y no hacer mucho caso a lo insignificante.

    DARTHPITUFINA gracias, hay gente que se merece ciertos homenajes.

    GATA ROMA tú y yo somos un poquito iguales, quizás deberíamos frenar un pelín y no andar con tanta prisa. Estoy segura, que como a mí, siempre te dicen que piensas demasiado, ja,ja.

    ResponderEliminar
  9. BETTIE MIAU ¡y yo! de hecho hace tanto que los niños me lo dicen...

    REBEKA seguro, aunque supongo que también necesitamos vivir lo nuestro para llegar a ese equilibrio.

    PENSADORA ¡y tanto! ¡de ti y de mí no se puede esperar menos, je,je!

    PALMOBA como dice mi madre: "sabiendo lo que sé ahora cuantas cosas cambiaría", pero bueno, hay que aprender, que en eso consiste la vida.

    Gracias RECOMENZAR, esto es para todas las señoras y para las que llegaremos a serlo.

    MERCEDES PINTO no lo dudo, como MARIA JEUS, yo ya os considero, si no grandes señoras, grandes mujeres. Nos leemos pronto.

    ResponderEliminar
  10. Jajajajajaja si me dieran un euro por cada vez que me han dicho eso de que pienso demasiado, ahora mismo te mandaba mi avión privado para invitarte a mi casoplón en Trafalgar….

    Algún día aprenderé a pensar menos… tal vez cuando sea señora…

    Kisses

    ResponderEliminar
  11. GATA ROMA yo creo que pensaremos igual porque lo llevamos dentro. Además una mirada al mundo sin un por qué de los nuestros seria muy aburrido.

    ResponderEliminar
  12. Precioso post, sí son fascinantes...
    Un besito y buena semanita!!!

    ResponderEliminar
  13. Feliz semana a ti también LILA, aunque ya estemos a martes y se avecine tormenta!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…