Ir al contenido principal

YUYOS



Acudí a casa de mis padres a ver un partido de fútbol. Es una de las pocas cosas que compartimos mi padre y yo así que pienso que tengo que aprovecharlo. Mi madre me ofreció una infusión: “¿Te apetece un boldo?”, de repente mi memoria viajo a casi seis años atrás, a cuando Tico vivía en Barcelona y yo empezaba a interesarme por su cultura. Junto a las bolsas de mate guardaba montones de sobrecitos de infusiones que para mí eran desconocidas, entre ellas el boldo, un remedio similar a la manzanilla para los dolores de tripa con un sabor a medicamento pero que daba un alivio inmediato. Me pareció una hierba extraña, pero pronto aprendí que los yuyos eran comunes en la cultura paraguaya, que incluso había hierbas para la diabetes o la hipertensión y que muchas veces la gente de ese pueblo prefería tratarse con esos remedios en lugar de con medicamentos, aunque claro, si profundizamos un poquito no dejan de compartir un mismo principio.

Mire la oscuridad del boldo. Seis años y lo que era desconocido se había vuelto totalmente común. Recuerdo paseos en busca de hierba mate cuando ahora se podía encontrar en cualquier sitio. La primera vez que llegó a nosotros la palabra dulce de leche y como ahora se podía comprar en un formato exactamente igual a la leche condensada. Y así podría hacer una larga lista, lo raro y desconocido había pasado a ser algo normal gracias a la inmigración.

Ciertamente el mundo cada día se hacía más pequeño y cercano aunque al mismo tiempo perdía matices.

Comentarios

mariajesusparadela ha dicho que…
Yo también prefiero los productos naturales a lo que hacen los laboratorios con las plantas...ellos viven de tus "averías" y , lo que te curan con una, tiene efectos contrarios para otra...
Sí: el mundo es cada día más pequeño y asequible.
Pilar ha dicho que…
No termino de compartir la falta de matices, pero quizás me siento cómoda en un mundo que crece pero puedo mantener lejos.

Un beso
S. ha dicho que…
El mundo es un pañuelo...o el mundo da muchas vueltas.
A mi nunca me han gustado el sabor de los sobrecitos esos...debe ser falta de costumbre.
La gata Roma ha dicho que…
Últimamente he estudiado mucho sobre la “Glocalización” el fenómeno global frente al resurgimiento de los movimientos locales… Esto hace que ahora puedas comprar en China un jamón de Huelva, la anomalía de la lucha local en un mundo tan global como el nuestro.
Personalmente al fin tengo al lado de casa un kebap indio tan exquisito que bendita sea la glocalización…

Me han entrado ganas de un té… tengo una gran adicción y actualmente puedo hacer enormes mezclas entre el té de arándanos de IKEA con uno indio sofisticado de una tienda pijotera…
Darthpitufina ha dicho que…
Nunca he probado los yuyos de los que tú hablas, me he quedado en la manzanilla, poleo menta, y el té.

Espero que estés bien.

Besines, guapetona!
Rebeca ha dicho que…
MARIA JESUS sobre los médicamentos yo cada vez estoy más convenida que poco intereses tienen las farmacéuticas verdaderamente en curarnos, pero lo que me sorprende es que pensemos que los yuyos son más sanos cuando los medicamentos estan hechos de esas mismas plantas.

PILAR matices porque el boldo no lo hubiera entendido de la misma manera si yo no hubiera conocido a Tico, si un buen día me lo hubiera encontrado en un supermercado no le hubiera dado mayor importancia, hubiera pensado que era una hierba de aquí y a lo mejor no lo hubiera probado, o podría haber pensado que el dulce de leche era una nueva invención de la casa comercial La lechera para amenizar los postres y no una tradición argentina, esos matices.

S. supongo que un poco las dos cosas. Hombre, el boldo bueno no está pero el alivio sobre la tripa es estúpendo.

GATA ROMA pues sí, parece ser que la globalización nos pone cualquier pedacito del mundo en la palma de la mano. Que conste que yo no criticaba la globalización si no la entrada masiva de productos sin saber lo que son y toda la cultura que tras ellos se esconde.

DATHPITUFINA bueno eso también son yuyos, es como llaman en Paraguay y supongo otras regiones de sudamérica a cualquier hierba medicinal.
PsicoAlhana ha dicho que…
¡Que chula la entrada! Es cierto que poco a poco introducimos cosas nuevas gracias a toda la gente que viene a Bcn (en concreto) y hace de la ciudad un bonito mosaico de sabores, sensaciones y productos. Puedes perderte por el barrio del Raval y acabar cenando en un africano muy rico en el Borne o perderte por un bar ruso después de cenar en un japonés de verdad. Por no decir los sabores de tus yuyos que te puede dar por probar en los restaurantes de las Ramblas (los de verdad, no para guiris, aunque ¿qué podemos ser nosotros?)

Un besazo y un abrazo, te noto un poquito nostalgica ¿Quizás? :)
Rebeca ha dicho que…
PSICOALHANA creo que eso es lo que más me admira de la verdadera Barcelona, el encontrar el trozo del mundo que otros han traído para sentirse menos lejos de lo que aman. Sí, quizás ahora que he pasado la rabia y la fase lunática, me toca la nostalgica. Lo cierto es que llevo mala desde el jueves pasado, me he pasado el fin de semana en la cama sudando por culpa de la gripe, así que después de curar mis heridas mentales, estoy curando mis heridas físicas, en esas circunstancias es normal que se me note un pelín rara.
Me encanta compartir ese amor que también intuyo en ti por Barcelona.
Palmoba ha dicho que…
Es que para cada uno lo normal es lo que nos rodea.
Y perder matices??
Pero si nos quedan aún mas de ochomil ochicientos, cientos no se cuantos por encontrar!!
Pero es que no miramos todo!!

Besicos futbolera!!
Lila ha dicho que…
Ajá esta me ha gustao!! Solo te falta que yo te haga una arepita con caraotitas negras, queso y tajadas de plátano maduro frito, y ya verás como me odiaras por hacerte engordar un kilo ;-)
Rebeca ha dicho que…
LILA odiarte a ti nunca. No me pongas tentaciones, que luego no tengo con que satisfacerlas. Me han entrado ganas de irme por Barcelona en busca de un venezolano.
Rebeca ha dicho que…
Me refería a un restaurante, xdios! que ahora que lo leo suena raro.
Rebeca ha dicho que…
PALMOBA vale, teneís razón, sólo yo voy perdiendo matices de las cosas, pero a mí el boldo me gustaba cuando me recordaba a Tico y sabía que venía de otra cultura y era diferente y original, no cuando lo empecé a encontrar empaquetado por Hornimans.

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …