Ir al contenido principal

REPLAY



Una receta de estrógenos me ha vuelto triste nuevamente, como si de repente las hormonas hubieran reabierto todas las heridas y yo hubiera dejado de ser la dueña de mis sentimientos, para convertirme en el resultado de una reacción química. Llevó dos días llorando sin parar, casi no me reconocía esta mañana en el espejo, ojeras marcadas y dolor de cabeza que no es producto de ninguna resaca.
Pensé que las endorfinas serían la solución, 1 kilómetro nadando y un ligero sentimiento de confort que me hace sentir menos vulnerable y más agresiva, pero el efecto es provisional. Por debajo, queda escrito: hágase cada día para un efecto prolongado. Arrinconada en la sauna, con las rodillas en el pecho, repaso toda la semana, lo que está en su sitio es lo de siempre, lo que está fuera de lugar también, pero hoy me molesta más que nunca, como si me hubiera clavado una espinita en la planta del pie, trato de ignorarla pero cada vez que ando está ahí apretando, y duele, y es posible que acabe provocando una infección si no pongo remedio.
Dicen que una relación kármica es aquella en la que han quedado cosas pendientes en una vida anterior, por ejemplo, una mujer que se casa con un marido obsesivo y cuando ella se decide a dejarlo él se suicida, a partir de ahí ella experimenta el sentimiento de culpa el resto de su vida. En la próxima vida esas dos personas se volverán a encontrar para que la mujer libere ese culpa, volverán a tener una relación, volverá la posesividad y el alma debe decidir lo correcto, de lo contrario la experiencia se repetirá una y otra vez. Existen relaciones karmicas negativas que tienen esa función de aprendizaje y las positivas que se convertirán en un soporte en nuestra vida. En una relación karmica las personas se sienten de forma irracional ligadas al otro y son incapaces de abandonarlo. Ciertos psicólogos llevan a cabo regresiones para hacer consciente esta vida pasada y que la persona pueda tomar la decisión adecuada. Claro que todo esto sólo sería verdad si la rencarnación fuera un hecho, lo cual sería perfecto porque significaría que la vida es eterna y que siempre hay una segunda oportunidad.
Yo no quiero más oportunidades, sólo quiero hacerlo bien de una vez por todas y no ser victima de unas hormonas que me deprimen, que me quitan el ánimo, que me frenan y que han hecho que hoy tardara una hora en levantarme de la cama.
Lo prometo, mañana estaré bien.

Comentarios

La chancha y su San Martín ha dicho que…
Te hiciste un análisis para ver cómo anda tu parte hormonal? Yo también creía que lo mío era kármico y resultó ser que mis hormonas estaban totalmente locas!!
Ahora ya están amaestradas y te puedo asegurar que muchas cosas cambiaron.
Saludo
Rebeca ha dicho que…
CHANCHA lo cierto es que me han recetado anticonceptivos, llevo exactamente siete días tomándolos y desde eso me he sentido más triste que nunca, al fin y al cabo, no dejan de ser hormonas que se añaden a las mías propias, aunque a pesar de eso el karma o la vida también a tenido su papel en mi estado de ánimo, sólo que si normalmente me duele 50% últimamente me esta doliendo 100%. ¡Ays, cómo odio las pastillas!
Jenn ha dicho que…
La clave creo que está en la última frase, "mañana estaré mejor", pero no dicha todos los días, eh?

Tu cuerpo se estará acostumbrando a las pastillas, cuando las tomé yo no me afectaron, pero cada cuerpo es un mundo.

Sonríe, aún sin algo especial por lo que hacerlo, estoy convencida de que es la mejor terapia conocida para millones de cosas, entre ellas, el bajón anímico.

Besos.
mariajesusparadela ha dicho que…
Ánimo. Al final , haras lo que debas hacer.
Coccinellidae. ha dicho que…
No sé si es normal que te afecte tanto cuando estás empezando a tomarlas...a mi me tardan unos meses en hacerme esos efectos. Si sigues así creo que lo mejor es comunicárselo al especialista, probablemente esas pastillas no son las adecuadas para ti, además hay otros métodos como el anillo que según mi experiencia, son mejores...eso sí también más caros y con otros inconvenientes pero se trata de sopesar lo que más te conviene. Lo digo porque hablas también de relaciones...y yo en su día tuve que dejar de tomar la pildora para ver si mis bajones y falta de autoestima venían de las hormonas o de la relación que mantenía...resultó ser lo segundo aunque lo primero también acentuaba mis cambios de humor.
Yovana Gómez ha dicho que…
Cyo tb me he sentido como tu, con cambios de ánimo increìbles y eran ls hormonas, mpecé a tomar anticoncptivas y mjor. pero nunca dscartoo karmico.bss
PENSADORA ha dicho que…
Puede que la píldora no te siente bien, ya sabes que hay muchas y cada cuerpo es un mundo, a lo mejor es cosa de ir probando.

Como ya sabes que la cosa es más hormonal, ¡ponlas a raya! ¡que son pocas y cobardes!

Saludico!
Mercedes Pinto ha dicho que…
Tal vez la solución esté en aceptar que los días malos también van incluidos en esto de vivir; que es imposible estar siempre bien. Ahora, eso sí, la aceptación no significa que nos dejemos llevar por la tristeza sin luchar, sino todo lo contrario.
Espero que te encuentres mejor. De cualquier manera, sigue contando así de bien tus estados de ánimo, querida Rebeca.
Un abrazo y hasta dentro de dos semanas.
Mercedes Pinto ha dicho que…
Tal vez la solución esté en aceptar que los días malos también van incluidos en esto de vivir; que es imposible estar siempre bien. Ahora, eso sí, la aceptación no significa que nos dejemos llevar por la tristeza sin luchar, sino todo lo contrario.
Espero que te encuentres mejor. De cualquier manera, sigue contando así de bien tus estados de ánimo, querida Rebeca.
Un abrazo y hasta dentro de dos semanas.
Rebeca ha dicho que…
JENN hoy es mañana y un poquitito mejor estoy, será porque es lunes y a parte de las sonrisas ha vuelto la rutina.

MARIA JESUS eso espero, aunque cada vez confio menos en mí misma.

COCCINELLIDAE supongo que esperaré un poco y si no hablaré directamente con el médico, serán cosas de los ajustes que dices. Tal vez tengas razón la relación puede que sea la causa, la hormona sólo una acentuación de mi reacción.

YOVANA ¿hormonas o karma? esto empieza a ser como el huevo y la gallina, lo único que me consuela es que ambas cosas tienen solución, sólo se trata de elegir en ambos casos lo adecuado.

PENSADORA esperaré un poquito, aunque hoy ha ido he estado un poco mejor, supongo que habrá que dejar pasar la revolución, para luego centrarme en las decisiones de la vida.

MERCEDES PINTO se me olvida que la vida es un carrusel, un día arriba otro abajo, y en el caso de ser mujer eso se multiplica por cien. Siempre confío en que estos estados son pasajeros, seguro que en unos días lo veo desde otra perspectiva, al fin y al cabo los contrarios son necesarios para poder valorar cada emoción en su justa medida.
Darthpitufina ha dicho que…
Un abrazo muy gordo para que no estés triste, y mucho ánimo, cielo, que tú puedes con todo!!
Rebeca ha dicho que…
DARTHPITUFINA ¡eso quiero yo creer! ¡ays, gracias niña!
Britanny ha dicho que…
Mmmm no sé, yo creo que a veces no todo tiene explicación. Igual que un día te levantas eufórica sin motivo, otro día te levantas echa polvo anímicamente sin motivo también. Simplemente pasa. Creo que hay infinidad de factores que influyen (más en las mujeres que en los hombres): las hormonas y el lado químico de tu cuerpo, el momento de tu ciclo menstrual, el clima (la falta de luz, deprime, está comprobado), los mensajes subliminares como un sueño que no recuerdas pero te deja la sensación en el cuerpo o una canción que parece que no estás escuchando pero tu cerebro sí, etc. Últimamente con lo de la ola de frío llevamos unos días un poco apagados todos, eso también puede ser. Yo cuando tengo un día así intento no preguntarme nada, lo dejo pasar y si tengo que llorar lloro y me desahogo. Si se juntan varios días cojo una libreta y me pongo a reflexionar sobre mi vida y qué creo que falla o que me hace sentir así. A veces funciona y se resuelve, otras funciona porque sólo necesitabas desahogarte, otras funciona porque le estás poniendo remedio (aunque no encuentres el remedio)... Y como plan b, siempre sienta bien salir a pasear cuando hace sol y recargarte de él o tirar de una peli bonita o un café con las amigas. En casos extremos, busca a alguien que te abrace y come chocolate ;)

Ahí te dejo mis estrategias por si te dan ideas. Espero que sea lo que sea pase pronto.

Un abrazo wapisima!
La gata Roma ha dicho que…
Jops, que mal… yo últimamente parezco algo más animada… personalmente me siento frenética… Tras la presión de los exámenes, volvieron a empezar las clases, sin respiro ni nada, y la obligación de no parar me tiene entretenida… siento como que de un momento a otro caeré.. quien sabe, puede que me salte mi pauta, mi intuición y todo lo demás y no me hunda en la pena esa que no sé de donde sale ni para que cojones sirve…
Piénsalo, sufrir por nada o por casi nada no es más que tiempo y energía perdida…
Los ciclos induistas del destino y el alma pueden marear más que una noria…

Kisses
Rebeca ha dicho que…
Gracias Britany, la verda es que me has dado 10.000 ideas, yo salí corriendo a buscar un libro de Autoayuda, no encontré ninguno que me convenciera, he tratado de meditar, tener fe en la normalización de mis hormonas y bueno, sólo me queda esperar.

GATA ROMA me repito sin parar que la única que sufre soy yo, que es tonto, que el mundo sigue igual de inalterable que siempre pase lo que pase en mi interior. Creo que durante un tiempo he estado frenética como tú, intentando no parar, no pensar, no actuar y cuando de repente tengo que pararme caigo en picado, y si a eso le añades una sobredosis de hormonas, resulta altamente peligroso.
PsicoAlhana ha dicho que…
Ay, Rebeca, estos estrógenos nos van a volver locas.
Creo que la presión que ejerce la sociedad sobre nosotras: ser prefectas, ser madres, tener un marido ideal y ser independientes en todo, nos está pasando mucha factura.

Estoy de acuerdo en que podemos aunque, estos estrógenos nos hacen ser conscientes de que somos mujeres, lo cual significa emotividad y sensibilidad.

Estoy feliz de ser mujer aunque tenga altibajos y llore, llore porque no me encuentro, me pierdo, no me quiero y me quiero y asi sin más, pasando días y noches en vela pensando "hacia donde tengo que ir?".

A mi, si te sirve de consejo, me va fenomenal hablar con mi niña interior, esa que todas hemos sido y verme en una foto. Me encuentro con mi cara feliz, radiante, hermosa, bella y a la vez, independiente. Me quería, ahora no entiendo porque no. Cuando em siento asi, poco valorada por mi misma, mi niña me advierte: no te hagas más daño, eres tan bella que puedes conseguirlo todo y por bella quiero decir todas las cosas bonitas y positivas que me puedo decir a mi mis misma.

A ver que te dice tu niña Rebeca y hazle caso, y me cuentas :)
Rebeca ha dicho que…
Ay, psicoalhana, vi el titulo de tu post e irremediablemente me llamo la atencion, lo tengo pendiente para leer.
Sabes, tambor sp m dice q tengo q reconciliarm con esa niña, q la tengo muy confundida, d hecho tengo la foto y la miro y me veo triste, pero t hare caso, sea como sea la sociedad, yo tb stoy,orgullosa d ser mujer
Lila ha dicho que…
Es uno de mis sueños, que un día me hipnoticen, espero que ahora estés mejor Rebeca te admiro mucho.
Rebeca ha dicho que…
Yo también LILA, siento curiosidad por saber porque a veces nos apegamos a ciertas cosas y por si de verdad tenemos otro pasado, más profundo, más oculto, que lo único que intenta es que vayamos aprendiendo poco a poco.
Estoy un poquito mejor, el tiempo siempre ayuda, eso y mi reflexión sobre las cosas, aunque eso de admirarme... yo más bien me maldigo por no hacer lo que debo muchas veces,

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …