Ir al contenido principal

AMOR (IN)CONDICIONAL



A veces me sorprendo de lo intolerantes que somos las mujeres con las otras mujeres, quizás porque nuestra autorización para expresar sentimientos nos permite herir de forma libre.
Esta vez voy a poner un nombre, un nombre que no será el verdadero pero que le da la forma de mujer que tiene, una mujer que a pesar de su intención de comerse el mundo no se quiere y no se respeta, y como casi todas, traslada sus miedos e inseguridades a las otras personas. Beatriz. Y al escribirlo suena una extraña melodía separando cada una de las silabas.
La noche de fin de año cada uno vivió sus particulares historias, un hilo argumental que no sabemos hacía donde nos llevará. Beatriz no quiso salir con nosotras, se quedó en casa bebiendo demasiado y observando a su amor devorar con miradas de deseo a una de sus mejores amigas. Y amor, que en ocasiones no sabe reaccionar de la forma correcta, afirmó que Beatriz era menos atractiva que la amiga.
Miles de lágrimas y otra prueba de que nos seguimos midiendo en relación a la opinión de los otros. Diez trajes y ninguno encaja, paseos delante del espejo y esa necesidad de venganza. Beatriz que se echa a la calle esperando oír que es guapa, y yo a su lado, con esa filosofía de despreocupación que a penas he desenvuelto hace un año. Y en mitad de la noche, estalla una guerra, ella grita que está harta de mí, de que hable con todo el mundo, de mi afán de protagonismo, y yo trato de hacer examen de conciencia para ver si es así. Ella sigue chillando, y aparece un hombre, que no veo y empieza a faltarle al respeto, él dice que es fea, gorda, horrible…pero yo no lo oigo, estoy llorando también en un rincón, pensando que tal vez he hecho algo que no era correcto. Y vuelven los gritos por no haber defendido su dignidad. Y yo me sorprendo de que haya gente capaz de despreciar de esa manera a una persona, será porque probablemente él es menos que un animal.
Y la noche se vuelve extraña, terrible, quiebra sentimientos, y me duele en el alma, y siento que las mujeres no nos toleramos las unas a las otras, y la entiendo perfectamente, y odio que yo también sea así en ocasiones, que vaya reclamando como dice Lorca el piropo de cualquier Barberillo.
Al día siguiente hacemos las paces, yo sigo con mi examen de conciencia, Beatriz sin quererse mucho, mal demasiado común de las mujeres, y no lo entiendo, porqué somos maravillosas, seguimos moviendo el mundo sólo con una sonrisa, y si nuestro amor hacía los demás es incondicional, ¿por qué siempre tan condicional para nosotras?

Comentarios

PsicoAlhana ha dicho que…
Ains, has tocado un tema que me turbo un poco bastante. EL otro día me echaron bronca por mi amor incondicional a mi pareja, me dijeron: eso en vez a el, datelo tu que lo necesitas, se te nota, quierete y amate tanto. Y es dificil y soy consciente, aun asi, me falta mucho para amarme incondicionalmente. Estoy en ello!! Ah y me llamo Beatriz :)
mariajesusparadela ha dicho que…
Hay muchas Beatrices, que tardan años en quererse un poco.
Asun ha dicho que…
Creo que es un mal común a todas las mujeres, no querernos casi nada. Y hundirnos hasta el centro de la tierra, con un simple comentario tonto, que nos dediquen.
Tenemos un largo camino que recorrer.
Besos.
Piantada ha dicho que…
Beatriz.... creo que siempre tuve amigas de eseestilo. Y siempre fui la aquella quien trata de elevar el animo.
Pero desde que optè por amar, la inseguridad me ha convertido en Beatriz... y esmuy dificil de sobrellevar la vida desde ese punto de vista.


HErmoso relato igual. Biquiños
Rebeka ha dicho que…
Hay muchas mujeres como Beatriz, todas llevamos una mujer como ella aunque sea pequeñita dentro nuestro. O la hemos sentido hablarnos alguna vez...
Es díficil salir a comerse el mundo cuando has sentido que el mundo te ha comido siempre...

Aunque mi opinión es que nadie debería defender a nadie...Beatriz ya es mayorcita para defenderse de acusaciones.

Y alguien que desprecia a una persona, o la insulta, no es persona...

El amor incondicional al final es el único que sobrevive, deberíamos querenos siempre...amarnos de esa manera a nosotras mismas, nos iría mucho mejor, la verdad!!

Abrazosss y muchos besos tocaya!;-)
LA NOVIA ha dicho que…
Somos intolerantes con otras mujeres???
O somos intolerantes con nosotras mismas y lo volcamos en otras mujeres porque estamos tan inseguras que no soportamos la idea de que en realidad estamos siendo autodestructivas???
Hay Beatrices por todos lado, todas somos Beatrices en algún momento...
Todas...
PENSADORA ha dicho que…
Creo que es la naturaleza femenina criticona, todo fruto de ese baile hormonal nuestro.

Mis amigas y yo hace tiempo hicimos un pacto que no hizo falta firmar. El día en que una mujer intentó separarnos consiguió unirnos más y así, desde entonces, nos defendemos las unas a las otras a capa y espada además de haber conseguido eliminar las críticas y los juicios de valor para dar paso a un sereno apoyo continuo que, al fin y al cabo, es lo que realmente necesitamos. Digamos que nosotras, sí, hemos conseguido amarnos incondicionalmente.

Jo! que suerte tengo! ¿no?.

Supongo que esto se consigue a base de mucho tiempo, vivencias y de involucrarse mucho las unas con las otras.

En fin. Sólo te recomiendo que realmente apoyes a tu amiga y desoigas sus críticas hacia tí, el amor es aceptación.

Saluditos!
Anabel ha dicho que…
¡¡Me ha encantado esta entrada!!

No somos intolerantes con otras mujeres lo que somos es muy competitivas (no todas por eso).

Por ejemplo en una conferéncia que fuí preguntaron: ¿Que te dolería más que tu pareja te fuera infiel con un hombre o una mujer? Y la mayoría respondieron que con una mujer. ¿Y por que? Por que lo que tiene el hombre tu no se lo puedes dar, pero lo que tiene la mujer sí. Entonces surge la competitividad. Es curioso pero pienso que es una gran verdad.

Si esas fuerzas que usan para competir con otras, las usaran para quererse más, no tendrían tantas inseguridades, miedos y vivirían más a gusto con sigo mismas. El problema surge cúando la competitividad la tienes contigo misma también.

Amor incondicional por nosotras mismas!
Noelia ha dicho que…
El año pasado me dejó totalmente un revés con respecto al amor incondicional, me enseño a quererme más y no digo que quiero menos a los que me rodean, es solo que cuando uno empieza a sentirse tan bien a gusto consigo mismo pasa algo y ¡zas! esa persona que te juraba ser incondicional hace cosas como la que hizo Beatriz y hace que uno se cuestione si ese amor incondicional era solamente en una dirección. No sé si es lo mismo pero me hizo ver que mi amor estaba dado por sentado, por "seguro" y no me gustó esa sensación, ¿qué soy figurita repetida?
Así, que con un poco de amor propio junté mis miserias, repartí las que no me correspondía y creo que dejé bien en claro que "está todo bien" pero que ya nadie más me va a ensuciar con su mierda.
Algunos lo aceptaron... otros... allá ellos.
¡Ves todo lo que generás!
Besitos...
Noe
Maribel ha dicho que…
Hola Rebeca,
feliz año, no es culpa tuya, es Beatriz que no se quiere a si misma, por eso, nada de lo que hagas o dejes de hacer la ayudará.
Yo creo que el problema es que las mujeres están siempre en continua competición una contra la otra, y esa es una idea que nos han impuesto los hombres en realidad. El día que nos demos cuenta también podremos querernos más mútuamente.
Un beso violeta,
Maribel
La gata Roma ha dicho que…
Que plan la noche que relatas…
Que triste es lo crueles que somos a veces las mujeres entre nosotras, y lo que es peor, con nosotras mismas…

Espero que todo ande algo mejor, aunque este tipo de cosas suelen tener soluciones más a largo plazo…

Kisses
Rebeca ha dicho que…
PSICOALHANA ¡menuda casualidad! Beatriz. No sé por qué alguien puede regañarte por querer a alguien de forma incondicional, otra cosa es que ese amor haga que te menosprecies, pero no creo que ese sea tu caso, estoy convencida de que cada día trabjas para que tu amor siempre sea incondicional.

MARIA JESUS y también las hay que no se quieren nunca.

ASUN supongo que la historia de nuestro sexo ha hecho que no nos apreciemos lo suficiente y que justo ahora empecemos a despertarnos aunque lo hagamos llenas de complejos.

PIANTADA volverás a encontrarte a ti misma, es cuestión de tiempo, aunque cuando el amor se va uno siente que la vida nunca podrá volver a ser la misma.

REBEKA a todas nos llena la inseguridad en algún momento, quizás deberíamos unirnos todas contra el mundo, creer de verdad que valemos mucho, dejar de vernos como enemigas incluso las veces que somos amigas, y aprender que no necesitamos amores de mentira para saber que somos especiales.
Rebeca ha dicho que…
NOVIA en realidad respondiendo a tu pregunta, somos muy intransigentes con nosotras mismas, queremos ser las mejores madres, las mejores amigas, las mejores amantes, las trabajadoras más preparadas, llevar nuestra casa de forma eficaz, hacer deporte, cuidar a todos, y encima estar guapas ¡demasiado para un sexo que dice ser débil contrariamente a lo que yo creo!

PENSADORA pues tienes mucha suerte. Yo no he dejado de apoyar a Beatriz, de hecho hablamos la una con la otra de nuestras propias carencias, aunque sé que de alguna manera es cuestión de tiempo que las cosas se arreglen. Por mi parte hace unos meses que he aprendido a desoír criticas con las que no comulgo.

ANABEL me he quedado pensando en tu pregunta y resulta que yo también hubiera dicho que un hombre porqué entonces entendería que lo quisiera en lugar de a mí, estaría justificado porque su sexualidad sería otra. Hablaba de inseguridad siendo libre, pero incluso cuando uno ama tiene un terrible miedo a que pueda venir alguien mejor y llevarselo, lo cual es un pensamiento estúpido, porque nadie posee a otra persona, y los sentimientos son libres pero cuando se ama se valora, así que esos miedos también deberían quedar aparcados.

NOE algún día tendrás que contarme los detalles de tu historia porqué me suena haber leído un post en tu blog con cierto requemor por lo que había pasado. Te digo lo mismo que en aquella ocasión, en los momentos malos uno encuentra a los verdaderos amigos y es mejor cuanto antes deshacerse de las personas que no valen la pena.

MARIBEL supongo que nuestras ansías de amor nos han hecho competitivas, nos hemos dejado engañar un poquito por el sexo opuesto, pero ahora que los tiempos están cambiando, que las relaciones siguen normas distintas, que las mujeres empezamos a asomar la cabecita en un mundo que nos habían negado...quién sabe si acaba ganando el amor incondicional.

GATA ROMA pues no nos hemos visto desde entonces, hemos hablado pero como bien dices es cuestión de tiempo, la herida ya está hecha. Mi suerte es que perdono y olvido rápido, Beatriz sin embargo, sé que guarda ese dolor en el fondo del corazón. Sigo maldiciéndonos por ser tan bobas.
Darthpitufina ha dicho que…
Diste en el clavo, nos cuesta mucho aceptarnos y querernos, no sé de donde viene tanta autoexigencia...

Esperemos que en las próximas generaciones eso cambie.

Besines, linda!
mercedespinto ha dicho que…
Es muy difícil quererse en un mundo al que solo le importa el escaparate, muy difícil, pero no imposible.
Buen e interesante texto.
Un abrazo.
Palmoba ha dicho que…
CRUELDAD.
somos las primeras crueles hacia nosotras mismas, a veces lo he visto muy claro...
Palmoba ha dicho que…
CRUELDAD.
somos las primeras crueles hacia nosotras mismas, a veces lo he visto muy claro...
Rebeca ha dicho que…
DARTHPITUFINA supongo que con el tiempo aprenderemos a ocupar el lugar que debemos en el mundo y quitarnos de encimas tantas inseguridades injustificadas.

MERCEDES es difícil pero muchas somos conscientes de que el escaparate no lo es todo y empezamos a notar ese amor condicional que nos proporcionamos a la par que tratamos de corregirlo.

PALMOBA pues vaya con ese automasoquismo, lo único a lo que llegamos es a destruirnos a nosotras mismas.
Lila ha dicho que…
Somos complicaditas ehh!

Fíjate yo creo q todas tenemos un lado feo muy feo, hasta las más " guapas?" visto así, el resto es simple socialización pura y dura, que casi siempre va relacionada con según cuanto tengas mejor te ven mis ojos, es decir...

Pero entre nosotras es bastante natural una lucha animal por ser la hembra dominante más llamativa. Así que.... Tanta culpa tenemos unas de que otras se sientan feas, como la tienen las que se convencen de que son menos agraciadas...
Rebeca ha dicho que…
LILA yo asumo mi parte de culpa, con un mojito es probable que me desiniba y busque piropos de cualquiera, ya sabes que mi autoestima no es precisamente lo mejor que tengo, pero bueno, no me gusta esa lucha animal, ni provocar daño entre amigas, no me gusta que alguien se sienta inferior, no me gusta que las mujeres siempre estemos compitiendo, no me gusta que seamos inseguras, pero así nos han hecho siglos de historias en que sobre el pedestal se ha puesto la belleza y el conseguir un buen hombre, como si una no pudiera ser suficiente y valiosa por una misma.

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …