Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

LA ELEGANCIA DEL ERIZO CONTRA EL MOVIMIENTO DEL MUNDO

Primero: No he muerto estaba de vacaciones, je,je! Dicho esto, empiezo.


Muriel Barbery lo define como aquel que aparenta ser muy duro por fuera pero en realidad esta blandito por dentro, igual que los erizos con sus largas púas hasta el infinito intentando resguardarse de cualquier peligro. Yo creo que pertenezco al grupo contrario, a los que parecen vulnerables pero tienen suficientes defensas para no necesitar que nadie se haga cargo de sus problemas, en cambio mi Pepo, siempre ha pasado por un pequeño erizo que no se deja acariciar y a veces me demuestra lo equivocada que estoy acerca de lo que Barbery, que ya me cae estupendamente bien, llama movimientos del mundo.
Numero 13 acaba de sufrir uno de esos grandes movimientos del mundo a los cuales todos estamos expuestos, sea por rechazarlo o sea por vernos envueltos: el amor. Desde sus ojitos ilusionados y sus palabras indignadas contaba lo injusto que puede ser este movimiento. Ella también es un erizo como Pepo, en cambio su herma…

A 10 CM DE LA MUERTE

Tras meses de dieta obligada por Tambor volví a recuperar el peso de mis mejores momentos, aunque mi tendencia a los excesos siempre me devolvía a la extensión de mi cuerpo y a la suma de redondeces y no estaba muy segura de cuál sería la duración de esta nueva forma mía.
Igual me sentía satisfecha y contenta apostando porque el sacrificio valía la pena. No hay mayor emoción que volver a caber en aquellos pantalones ajustados.
Tumbada en la playa en un día nublado repasaba con un dedo la curvatura de mi cintura y me volvía la más dura crítica conmigo misma, las mujeres nos exigimos más allá de lo aceptable, y pocas veces aprendemos a estar satisfechas con lo que aparentamos, y digo aparentar, porque el ser no depende de la forma.
De repente mi amiga llamó mi atención. A lo lejos a penas una figura avanzaba arrastrando los pies como si fuera una pequeña presidaria con un grillete en el tobillo, cada pequeño esfuerzo resultaba doloroso hasta para los ojos. El sol apenas lucía pero ella …

PEQUEÑOS DESENCANTOS DE "LO QUE TENGO QUE"

Muchas veces, estando en otros países me he sentado admirando aquello que me dicen que tengo que admirar. Pepo y yo discutimos abiertamente de los conceptos que tenemos acerca de ciertas ciudades: “es bonita” “es horrible”. Y cada vez que me ve haciendo una maleta y rebuscando en la estantería, de nuestra pequeña biblioteca familiar, una guía de viajes, no puede evitar criticarme: “¿para qué necesitas una guía de viajes?”.
Supongo que esto tenía una lectura un poco más profunda, aunque no había sido capaz de hacerla hasta que me vi sentada en la cocina junto a Pepo y mi padre viendo uno de esos documentales tan de moda acerca de viajar por el mundo.
Igualito que la felicidad, entre letras, rutas, recomendaciones de comidas y advertencias para extranjeros, en el papel de turista, el protagonista del documental, se plantaba delante de aquello que indicaban que era tan maravilloso de ver y al no corresponderse exactamente su expectativa experimentaba una pequeña sensación de hastío y desen…