Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011

ARISTOCRATA

"Hasta ahora he escrito solamente sobre príncipes, condes, ministros, senadores y sus hijos y me temo que en los sucesivo no va a haber otros personajes en mis historias.

Puede ser que esto no esté bien y que no guste al público; puede ser que para ellos sean más interesantes e instructivas las historias de campesinos, comerciantes y seminaristas, pero mi deseo no es en absoluto tener muchos lectores a cualquier precio, y no puedo satisfacerles por muchas razones:

La primera porque los recuerdos históricos de aquella época sobre los que yo escribo solo permanecen en la correspondencia y los escritos de la gente de clase alta alfabetizada; incluso hasta los relatos interesantes he inteligentes que he podido escuchar, solo los he oído a la gente de esta clase.


La segunda porque la vida de los comerciantes, de los cocheros, de los seminaristas, de los presidiarios y de los campesinos me resulta monótona, aburrida, y todas las acciones de esas gentes se me antojan resultado en gran m…

QUERIDO KARMA NO TAN MALDITO

Tanto maldecir al karma y al final hasta vamos a ser amigos. Harta de sumar consejos acertados acerca de lo que debería hacer con mi vida y sumando pataletas para no hacerlo, cuando tuve, por fin, un ataque de valentía, acabé confirmando que por muy grandes que nos parezcan las desgracias siempre se sacan cosas positivas. Dejar a Toto fue un gran paso por mi parte, aunque siguiendo su línea no me enteré que habíamos roto hasta después de una semana de no tener noticias suyas. Yo romántica empedernida acostumbrada a las grandes declaraciones de amor había soltado en Granada todo lo que pensaba envuelta de todo ese dramatismo de las grandes actrices que me caracteriza, nada comparable a su ultimo «bueno que te vaya bien la semana» y como eso es incompatible con «estoy enamorada y ya no aguanto más el no compromiso», la formula resultó altamente toxica, caustica y mejor disoluble. Si yo hubiera estado mejor no hubiera necesitado 2 años para darme cuenta, pero me había vuelto una adicta a…