Ir al contenido principal

SOLO PARA EXPERTOS




Al principio de este puente me quedé pensando en todos los planes que había vuelto a hacer con Toto para estos días y como, como siempre, habían quedado en agua de borrajas. A eso se le sumó mi crisis económica y así me planté delante de estas pequeñas vacaciones pensando que no podía invertir mejor mi tiempo que volviendo a conocerme a mí misma, a veces se me olvida como soy.
Pequeña leyenda sobre la autoestima. Creo que por lo general la mayoría nos sentimos inseguros con nosotros mismos y todo porqué el amor a nuestra persona en muchas ocasiones se basa en opiniones externas, lo que puede ocasionar una distorsión de la realidad.
Había una vez, en un país muy, muy lejano, alguien así, un hombre que no creía en sus cualidades, se sentía torpe y sin ningún valor, básicamente no se quería nada y lloraba y se sentía triste, y un día decidió cambiar, y buscó ayuda.
Viajó hasta un monasterio, en una montaña alta, habitado por monjes sabios. Picó a la puerta y un monje sonriente le abrió: “Señor, vengo en busca de ayuda, quiero mejorar mi autoestima”. El monje le miró serio: “Vaya, no puedo ayudarte, ahora mismo tengo problemas económicos y no pueda estar por ti, pero si me ayudas a solucionarlos estaré encantado de ayudarte también.”
El hombre que ya no tenía nada que perder aceptó. El viejo monje le entregó un anillo y le pidió que bajara al pueblo más cercano a venderlo para sacar algo de dinero. Dispuesto a cumplir su propósito se acercó a un mercadillo y trató de hacer un buen negocio, pero nadie se interesaba por la joya y lo que le ofrecían era muy poco.
El hombre volvió desanimado al monasterio y contó su experiencia al monje, éste trató de calmarlo: “no te preocupes, haremos lo siguiente, llévalo al tasador y que te diga el valor real del anillo.” Y así, el hombre nuevamente se fue con la joya. Cuando estuvo ante el tasador se quedó sorprendido, pues resultó que el anillo era una joya muy valiosa.
Contento volvió nuevamente hasta el monje. El sabio lo miró: “Te das cuenta, uno nunca puede fiarse de cualquier opinión, sólo los expertos conocen el valor real de las joyas.”
Pues así es la autoestima, sólo nosotros somos expertos en nuestra persona, sólo nosotros podemos saber el diamante en bruto que se esconde en nuestro interior.
Mi autoestima estuvo herida mucho tiempo, muchos años, ahora sé que quererse es una obligación de la vida y que nunca me crucé con ningún experto.

Comentarios

  1. No solamente hay que quererse: hay que quererse mucho, porque somos nuestros compañeros permanentes. Los demás van y vienen.

    ResponderEliminar
  2. Hay mucha gente que confunde el quererse a uno mismo con el egoismo, y se equivocan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. MARIA JESUS por supuesto, también es cuestión de cantidad, y eso toda la vida, y en todos los momentos, estamos con nosotros mismos.

    JAUROLES uno puede quererse mucho a uno mismo y no ser egoísta, se trata de un acto de respeto hacía tu propia persona y no permitir que te dañen partiendo de lo que merece cada uno por la maravillosa persona que es.

    ResponderEliminar
  4. Ya había leído yo el cuento del anillo e alguna parte.

    No sólo es cuestión de que uno mismo sea quien mejor pueda "tasarse" sino que también hay que atender las "tasaciones" realizadas por quienes realmente sepan.

    Parte de la autoestima consiste en saber aceptar las críticas, pero ojo, sólo aquellas realizadas por buenos "tasadores".

    Es muy amplio el tema de la autoestima...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Muy pero muy acertado, a veces lo que da mucha impotencia es tardar tanto en darnos cuenta de ello ¿por qué estamos tan atento en los otros?
    Uno de los mejores libros que leí de autoayuda se llama "Del autoestima al egoísmo" de Jorge Bucay y se me quedó grabadísimo, más o menos dice así, "en la Biblia dice hay querer al prójimo como a tí mismo (y el autor agrega) NO MÁS QUE A TÍ MISMO!". Creo que nos perdemos de vista cuando intentamos cotizarnos, hay cosas en la vida que no tienen precio, querernos tampoco debería tenerlo.
    Beso enorme.
    Noe

    ResponderEliminar
  6. Vine buscando otro post. Venía a ofrecer mi amistad. Pero no soy rubia y nunca me recordarás por un campo de trigo...como mucho, quizá por las ortigas...

    ResponderEliminar
  7. PENSADORA no dudaba que conocieras la historia, hace tiempo que te tengo como una experta en pequeñas historias que nos enseñan leyendas de la vida, ésta la encontré buscando información sobre Mujeres que Aman demasiado, ya sabes que media vida, casi todo el blog, me la he pasado así y quería desintoxicarme, y resultó que la base de todo era la autoestima, así que rescate la historia para aplicarla al día a día.

    NOELIA olvddaba que en la Biblia se dicen grandes cosas, fuera de las interpretaciones que ha ido haciendo luego cada uno. Pues sí, amar a los demás es correcto pero nunca más que a uno mismo ni en post de uno mismo.

    ResponderEliminar
  8. MARIA JESUS tienes toda la razón, no suelo programar entradas, pero estaba inspirada y un poco atormentada por esa historia del principito, pero como no lo dicho, no es una costumbre lo de escribir antes de tiempo, en la fecha puse 1 de diciembre en lugar de 14.
    Lo que quería decirte es que ya te considero una amiga, vienes a mi casa tantas veces y yo visito la tuya a hurtadillas, que cada una ya ha invertido ese tiempo en conocer a la otra. No eres rubia pero a ti te recuerdo por tus maravillosos caballos, por cada fruto de estación, por los campos immensos, por tu pasión por la literatura, por las escuelas, por los concursos, por Galicia, tu inagotable energía...no no me acuerdo de ti cuando miro los campos de trigo pero sí al ver las naranjas, las uvas, la vida...

    ResponderEliminar
  9. Toto?ayy Rebeca, me dan ganas de bajarte las bragas y darte unas nalgadas....

    ResponderEliminar
  10. Estábamos leyéndonos al mismo tiempo....

    ResponderEliminar
  11. Toma ya!!! esa Rebeca!! buenisimo para este puente...

    Lo mio es peor..he tenido dos años de poca autoestima pero con el tasador profesional al lado!!! fui yo lo que no veia que era un profesional y los demas puro aficionillos!! y que yo yo si soy tupenda!!

    ResponderEliminar
  12. Suele pasar que la imagen que los demás tienen de tí no se parezca en nada con la realidad, lo más triste es que tú termines creyendo que eres así a base de que te lo repitan una y otra vez.

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué bonito! Encantador de verdad. Y que cierto! La autoestima es de cada uno de nosotras, hay que mimarla y subirla para poder sonreirla y decirle: eh, tu ahi, bien alta y ni se te ocurra bajarte de tu pedestal!

    Hay dias que tengo una ciclotimia de autoestima muy marcada...hoy estoy triste y con baja autoestima pero sé que si me digo a mi misma que no hay nadie mejor que yo, sube, es solo práctica.

    Niña, vendrán mas Totos que encajen y te quieran lo q te mereces...y los que no, a la porra!

    Besotes amor!

    ResponderEliminar
  14. Vaya, me has retrotraído a una mañana de clase muy lejana en que una compañera que luego creí amiga, contó esta historia para un ejercicio. Me ha hecho gracia eso de que nunca te encontraste con ningún experto… que verdad tan triste y que frecuente es… que pocos expertos parece haber por ahí, por eso también intento quererme lo máximo posible, aunque no siempre lo consiga.
    Kisses y quiérete mucho que te lo mereces!!

    ResponderEliminar
  15. LILA sí hija, volvió por tercera vez, pero lo eché rápido.

    PALMOBA pues ya te vale, a la que le van a tener que bajar las bragas y darle unos azotes es a ti, no sé porqué somos tan bobas (y digo bobas porque casi siempre somos las mujeres las que menos nos queremos, incluso cuando alguien nos repite lo maravillosas que somos cada día, pero claro, una tiene que creerselo.

    RALPH o de repetírtelo tú mismo, a veces nos convencemos de que somos de tal manera y no de otra dicéndonos cosas como: Soy torpe, soy feo, soy tonto...

    PSICOALHANA ¿Por qué estas triste? ¡ay, la ciclotimia! yo misma la padezco sin parar, paso de la manía a la más absoluta depresión en cuestión de días, pero bueno, hay que aprender a quererse hasta en los días malos.
    En mi caso cada vez que se cruza un Toto en mi vida cae mi autoestima, tengo que aprender a quererme y sobre todo a respetarme, porqué la falta de respeto a uno mismo es la que hace que se toleren ciertas circunstancia.
    A ti te mando un abrazo grande, grande y si hace falta te vuelvo a enviar la estrella de cinco puntas ¡y arriba ese ánimo! y recuerda siempre que tú eres ma-ra-vi-llo-sa.

    GATA ROMA los expertos escasean o más bien creo que lo que escasea son las ganas de conocer a las personas y de aceptarlas tal y como son, para así poder quererlas. La leyenda la escribió probablemente algún sabio y cuando la leí me entraron ganas de reírme al pensar que tenía toda la razón, a veces soy muy boba, un diamante creyendo ser carbón (ves ya esta mejorando mi autoestima, ja,ja).

    ResponderEliminar
  16. Hay vampiros que succionan la autoestima. Los hay por todas partes. Cuídate de ellos.
    Yo podría haber sido una persona con la autoestima por los suelos. Yo de adolescente era gordito, asmático y empollón. Pero claro, también soy un cabezota redomado, por lo que siempre he tenido fuertes convicciones. Cambiar de opinión, muchas veces a lo largo de la vida. Pero con coherencia, con motivos.Eso también ha hecho que en vez de tener decenas de amigos los pueda contar con los dedos de las manos.
    No me hacen falta más. Prefiero calidad
    Un abrazo. No soy un vampiro, no temas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …