Ir al contenido principal

CAJONES



Tambor dice que para poder hacer bien las cosas hay que tener bien ordenados los cajones de la mente, tal cual como cuando uno ordena su ropa interior, a nadie se le ocurre mezclar los sujetadores con los zapatos o meter las bragas en los bolsillos de los abrigos, bueno eso cree ella, las casas Ikea están dando una nueva dimensión a la organización del espacio.
El caso es que el problema de los cajones me ha llevado a discutir debajo de la Luna llena a las cuatro de la mañana disfrazada de zombie con otra muerta viviente a la que le faltaba un ojo sobre el fallecimiento de la Sanidad. Y es que se muere, se muere de verdad, agoniza, y algunos empezamos a no saber canalizar las cosas.
Esa zombie tuerta me ha apuntado con un dedo y me ha dicho que yo soy una de esas políticas listillas que no tienen ni idea de lo que es ser enfermera. Y yo ahogando esa penita de saberme incomprendida he empezado a mezclar los calcetines con las bragas. He sido durante once años enfermera asistencial,¡ no puedo haberlo olvidado!. Pero ahora que estoy más pegadita a la gestión tengo la visión de las cosas que pensé que nunca cambiaría.
La zombie tuerta es comadrona dice que los pacientes están muy mal atendidos, y yo me pregunto cómo lo viven realmente desde fuera, y que hay cosas que dejara de hacer porque no son tan importantes para ella, como aquellas a las que me dedico yo insistentemente a repetir para prevenir infecciones, pero menos recursos es igual a más pacientes y menos tiempo, con a penas unos segundos para respirar. Le digo que no debemos perder el objetivo, que son nuestros pacientes, que elegimos nuestra profesión por vocación, ella que la vocación se pierde y que trabajar a destajo hace imposible dar una asistencia de calidad, y que uno trabaja para cobrar, de otra manera se queda en casa cuidando a sus hijos, que ya muchos días ha sacrificado de su vida y le ha quitado a su familia. Y sé que ella tiene parte de razón y yo tengo parte de la mía.
Las dos nos hemos conocido esta noche, estamos en Sitges bajo una Luna llena enorme, y cerquita de la playa, es el zombie world, de ahí mi experiencia como muerto viviente. Y me pregunto por qué nos hemos puesto tan serias, y nos hemos hecho enemigas de ahora hasta siempre. Y el motivo de que mi amiga, que también es enfermera, no me haya defendido. Menuda pinta la nuestra, creo que así vestidas ninguna de las dos tiene credibilidad.
Tambor que no sólo habla de cajones, me dice: “gestionar equipos es muy difícil”, añado y subrayo “dificilísimo”, no sé por qué de repente siento que estoy mucho más lejos del resto de mis compañeras, tal vez sí me he olvidado del verdadero trabajo duro, o tal vez ser idealista no está bien visto en los tiempos modernos, ahora soy el enemigo, pienso en conceptos y me olvido que al fin y al cabo son como sueños y los sueños no siempre pueden convertirse en realidad. Tambor dice que no puedo seguir saliendo con toda la gente del hospital, a pesar de que sean mis amigas, tal vez eso también sea verdad, guardo demasiados secretos que no puedo compartir y ellas demasiados argumentos con los que debatir.
Ojalá no nos quiten la educación, ojalá no nos quiten la sanidad, es un derecho de todos ganado a pulso, sudado sin descanso, donde se unen los principios de igualdad, justicia, equidad, beneficencia y no maleficencia, en definitiva algo que nos hace tener algo muy común con cualquier ser humano, y un derecho que todos necesitaremos usar en algún momento de nuestra vida.
Y ojalá alguien se acuerde de cuidar a cada una de esas personas que un día decidieron que querían ayudar a los demás pero que perdieron las ilusiones, uno, por luchar con lo peor del ser humano, dos porque fue muy poca la recompensa, y al final, los motivos egoístas siempre superan a los altruistas.

Comentarios

  1. Eso que cuentas, querida Rebeca, no es más que la soledad del líder. Las dos sois importantes, la que hace la parte asistencial y la que gestiona los recursos y lucha porque todo funcione. No deberíais ser enemigas, todo lo contrario, deberíais comprenderos y apoyaros; ser un equipo. Creo que en realidad, a pesar de vuestras diferencias, lo sois. Sigue luchando, es lo único que importa.
    Y haz caso de los consejos de Tambor.
    Buenas noches y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu texto.
    Creo que cuando dos almas son puras al final es más importante lo que tienen en común que lo que las separa.
    Se trabaja por dinero, pero si no hay vocación, al final el trabajo se convierte en un peso.Todos necesitamos dinero para poder enfrentar nuestras vidas, para que nuestra familia y nuestros hogares vayan viento en popa, sé que suena mal pero es lo que hay. Si no hay dinero, falla casi todo. Y no debería ser así, pero es la realidad.
    Sería todo más fácil si todo dependiese del amor.

    La educación y la sanidad son dos cosas que yo creo que deberían estar al alcance de todos. El problema es que es muy caro mantener el buen funcionamiento de ambas cosas.
    Pero una persona sin salud y sin conocimientos...
    Quizá es que mis 25 años me hagan verlo así, y sea una idealista, una soñadora.
    Pero la sanidad, la educación elemental y el trabajo es algo que no le debería faltar a nadie.

    Me ha encantado lo de los disfraces de Zombie.

    No te pilles malos ratos. Siempre habrá gente con la que no podrás hablar de ciertas cosas por la situación en la que estáis!!Pero seguro que siempre tendrás alguien con quien si podrás hablarlo!!

    Un beso de tu tocaya cántabra.

    ResponderEliminar
  3. Lo malo de las profesiones vocacionales es el tiempo que todo lo desgasta. Antes creía que con más dinero se podía paliar, pero he comprendido que no es así, cambios de tareas, de grupos, de espacios, podrían funcionar, pero ¿quien tiene tiempo para la calidad en tiempos de recortes?

    Te imagino bien guapa de zombie; no desesperes no estás sola.

    ResponderEliminar
  4. Y cuando vienen las vacas flacas algunos las llevan enteras para su congelador...

    ResponderEliminar
  5. Yo trabajé en un departamento de personal y sé lo que es esa sensación. Desgraciadamente cuando dejas de ser uno más para convertirte en algo más como es tu caso, la gente ya no te ve como antes por mucho que no hayas cambiado, te ve como alguien que mueve los hilos arriba pero que no tiene ni idea de lo que ocurre en el día a día, que no tienes ni idea de sus problemas y te ven muchas veces como su causante por lo que te terminan odiando.

    ResponderEliminar
  6. La educacion y la sanidad son pilares básicos...qué nos va quedar?miedo me da.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. No sé porqué pero en el gremio de Enfermería te encuentras más enemigos que compañeros, ese concepto de "compañerismo" brilla por su ausencia ya que cada una va a lo suyo y si te critico, mejor.

    Me gustaría que se pudiera hacer piña como el sector de médicos, que si uno se queja, los demás lo apoyan.

    Supongo que es cultural, de hecho hay una frase ahi que me desentona y mucho "me han quitado tiempo cuidar a mis hijos".A todos nos quita tiempo nuestro trabajo, no sé porque en nuestro sector se dice tanto y de tal manera.

    En fin, que si fuéramos más compañeros, la cosa cambiaba y a mejor.

    Genial entrada :)

    ResponderEliminar
  8. Puffff…. Ese dilema también es materia del Trabajo Social. A la sociedad en general le cuesta mucho entender que para cualquier intervención hace falta una buena planificación, y no sólo eso, gestionar los recursos, no los que son necesarios, sino los que hay. El trabajo de despacho tiene muy mala prensa en toda la rama social, pero nadie piensa que sería imposible funcionar sin él.

    Hay que hacerlo lo mejor que puedas, estés en el puesto que estés. Si haces eso, que estoy segura de que en tu caso es así, puedes dormir con la conciencia tranquila, pese a la poca empatía de algunos compañeros de profesión.
    A Atlas lo condenaron a cargar con el peso del mundo sobre sus hombros. Gracias a él no se nos cae el firmamento encima; así que no hace falta que tú hagas lo mismo, no te eches todo el peso de las culpas en tus hombros.

    Kisses

    ResponderEliminar
  9. MERCEDES supongo que en realidad se llama así, por supuesto que sé que cada uno tiene que ocupar un lugar para que funcione el engranaje, la lastima es que a veces no seamos capaces de comprendernos la una a la otra.

    REBEKA visto así...siempre hay todo tipo de gente con la que contar y con la que no contar, evidentemente todos trabajamos para ganar un sueldo, al fin y al cabo nos basamos en una sociedad de consumo, pero ciertas profesiones además requieren de un algo más porque si no nada tiene sentido. Uno no puede hacer bien las cosas si no cree en ellas. Y tocaya, nada de 25 años, yo también sigo siendo una soñadora a mis 32.

    PILAR el otro día escuche en la radio un estudio en el que habían comprobado que tener un puesto de más responsabilidad con más dinero a la larga no daba la felicidad, en esto sucede de lo mismo, al principio no nos importa la retribución si no hacer algo que nos gusta, pero con el tiempo, al ver tan poca recompensa ya sea material o psicológica, como bien dices, la gente se desgasta y ahí creo que falla el sistema, porque no tenemos verdaderos líderes capaces de echar el equipo hacía delante. Sé que no estoy sola, aunque desespere por querer que las cosas cambien.

    MARIAJESUS eso también es cierto, en épocas de crisis también hay gente que sabe sacar provecho.

    RALPH yo no diría tanto como odio, pero sí, lamentablemente algo se rompe, al cambiar a otro bando, que si en realidad lo miraramos con profundidad es el mismo.

    S. esperemos que no llegue el agua al río porque si no nada queda.

    ResponderEliminar
  10. PSICOALHANA ¡quién me va a comprender mejor que tú! realmente somos un colectivo en el que el compañerismo no abunda,y resulta triste, como bien dices, los médicos han sabido apoyarse mucho más, incluso en aquellos casos en que se caen mal. Somos muchas, casi todas mujeres, nos hemos ganado la autonomía y el lugar en la sanidad a pulso, pero a veces nos olvidamos de luchar unidas.
    Y sí, todo se resume a una cuestión cultural, Pronovost tiene toda la razón, seguimos aceptando ciertas jerarquias, seguimos cayendo en ocasiones en la sensación de inferioridad, en que todo el mundo nos menosprecia, en que no se nos valora, pero es que somos nosotras las que tenemos que ganarnos ese espacio, y sé, sé muy bien, que luchar con una cultura de siglos de historia es algo muy difícil, pero yo insisito en ser una soñadora en tiempo difíciles, y tengo fe en que nuestro colectivo también despertará.

    GATA ROMA me ha gustado mucho ese ejemplo de Atlas, no me hecho la culpa, al fin y al cabo, todos estamos nadando en el mismo mar, todos tenemos una función necesario e imprescindible, ellas cuidan a través de sus manos, yo intento ayudar para mejorar la forma de cuidar. Así que es un poco tonto que nos hagamos enemigos, pero bueno, a veces es difícil ver las cosas sin tener toda la información.

    ResponderEliminar
  11. No dudes que tu trabajo es importantísimo, ojalá hubiera buenos gestores dirigiendo la educación y la sanidad, seguramente el gasto sería más comedido y estaría enfocado a las verdaderas necesidades.

    ResponderEliminar
  12. Gracia Camaleona, lo dicho, todos tenemos nuestra funcion dentro de la maquinaria, aunque a veces no sp los mejores y mas preparados son los q gestionan.

    ResponderEliminar
  13. Estoy de acuerdo con lo que dicen por aquí,hemos olvidado muchas veces (y confundido) la vocación con la profesión. no conozco a demasiada gente que coincida su profesión con su (verdadera) vocación. La vocación, por cierto, es más voluble a la desilusión pero también a la esperanza. No somos máquinas al fin y al cabo y proyectamos nuestro sentimiento hacia lo que hacemos
    un abrazo desde el maestrazgomagico.blogspot.com
    RAUL

    ResponderEliminar
  14. La vocación se disuelve si realmente tus expectativas no encajan con la realidad, otra porque no es la vocación la que nos empuja a hacer ciertas profesiones, pero igual dedicando media vida al trabajo como dedicamos lo único que podemos es tratar de hacer aquello que realmente nos llena, porque si no es imposible el compromiso y a los que gestionan que cuiden más a sus trabajadores, todos al fin y al cabo esperamos recompensas y no siempre son economicas.

    ResponderEliminar
  15. Tengo una amiga que también es enfermera y por lo que me cuenta lo comparo también al mundillo de los administrativos donde no existen los compañeros, sólo los bandos "amiguísimo"/"enemigo". Cuesta creer que personas que eligen esa profesión tan sacrificada por vocación (cuidar a los demás) sean capaces de limitar su cariño de esa manera a los pacientes y negárselo al resto del mundo. Lo que te ocurre le ha ocurrido a todo el mundo que ha subido para intentar arreglar las cosas y de repente se ha convertido en uno más de "ellos" sólo por estar arriba. Independientemente de cómo lo estés haciendo. Vuelve la vista a los motivos por los que aceptaste el puesto y las oportunidades de mejora que éste te brinda. Los amigos, intenta buscarlos fuera del trabajo y tendrás menos comeduras de olla.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado tu texto.
    Creo que cuando dos almas son puras al final es más importante lo que tienen en común que lo que las separa


    Increible tu texto querida
    e increible lo que te comentan
    te dejo jazmines en el unbral de tu blog para que te perfumen tus siestas

    ResponderEliminar
  17. muy buen blog!! te invito al mio.
    Hoy hablo de las lagrimas en: Lagrimas, el mejor desmaquillante.
    Pasate y chusmea!!
    que estes bien :)

    ResponderEliminar
  18. BRITTANY supongo que se trata de las relaciones interpersonales y no del tipo de trabajo, aunque sí, cuando alguien decide dedicarse a los demás parece que debería tener unas características "más humanas", pero al final, somos personas, iguales a las demás, no mucho mejores ni peores.

    RECOMENZAR gracias por esos jazminez ¡me encantan! y es verdad, en realidad la mayoría tenemos más cosas comunes de las que pensamos.

    BRINA gracias por la invitación, desde luego las lagrimas sirven para limpiarse muy bien la cara.

    ResponderEliminar
  19. Cuestión de perspectiva.
    Quizás tu hayas olvidado parte de los problemas de "abajo", pero no creo que los hayas olvidado todos. Lo que si es más seguro es que ella no tiene ni idea de los problemas de gestión si no los ha tratado.
    Yo a menudo me encuentro también entre dos aguas, entre el peón y el directivo. Y no siempre el peón lleva razón. Claro que es más políticamente correcto y más aceptable socialmente dar la razón al currito medio. Pero no siempre es así. Gestionar equipos, cuadrar cuentas, organizar departamentos no es nada fácil.
    Todo tiene su funcionamiento y suele ser criticado por la perspectiva de los que están fuera.

    ResponderEliminar
  20. YANDROS pero yo creo que no he olvidado tanto, siempre me he considerado solidaria con el que esta a pie precisamente porque le toca la parte más dura, pero como bien dices, parte de la gestión implica saber ceder un poco en tus argumentos y dar la razón en determinados momentos para poder fidelizar a la gente. ¡compañero de gestiones!

    ResponderEliminar
  21. Sin gestión no hay trabajo que gestionar ¿por qué será tan difícil que la gente vea que todo lo ajeno tiene un punto de importancia y que no todo lo propio es lo más importante?
    Salu2

    ResponderEliminar
  22. JUAN CARLOS porqué lo que más cuesta es ponerse en el lugar del otro.

    ResponderEliminar
  23. Ah pero que me cuentas rebeka!! yo no se nada de esao no!!
    Solo cuando estoy en el trabajo !1

    ResponderEliminar
  24. PALMOBA, ya yo también sólo debería saber de esas cosas sólo en el trabajo y no vestida de zombie.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …