Ir al contenido principal

PEQUEÑOS DESENCANTOS DE "LO QUE TENGO QUE"



Muchas veces, estando en otros países me he sentado admirando aquello que me dicen que tengo que admirar. Pepo y yo discutimos abiertamente de los conceptos que tenemos acerca de ciertas ciudades: “es bonita” “es horrible”. Y cada vez que me ve haciendo una maleta y rebuscando en la estantería, de nuestra pequeña biblioteca familiar, una guía de viajes, no puede evitar criticarme: “¿para qué necesitas una guía de viajes?”.
Supongo que esto tenía una lectura un poco más profunda, aunque no había sido capaz de hacerla hasta que me vi sentada en la cocina junto a Pepo y mi padre viendo uno de esos documentales tan de moda acerca de viajar por el mundo.
Igualito que la felicidad, entre letras, rutas, recomendaciones de comidas y advertencias para extranjeros, en el papel de turista, el protagonista del documental, se plantaba delante de aquello que indicaban que era tan maravilloso de ver y al no corresponderse exactamente su expectativa experimentaba una pequeña sensación de hastío y desencanto: “¿y ahora que se supone que tengo que hacer? ¿Qué dice la guía?” Recuerdo haberme sentido así en el Iguazú, la foto no encajaba con la admiración, el desmayo bajo la belleza como Stendhal y mi falta de palabras por la obra de la naturaleza que yo tenía que experimentar, no, recuerdo sentirme muy cansada, intentando luchar por el insoportable calor y los innumerables bichos que no dejaban de picotearme, y pensando es “bonito, muy bonito, es preciosos pero ¿Por qué no estoy emocionada?”.
Tal vez, o más bien, muy probablemente, a los lugares, en aquellos días fugaces, sólo los conocemos de forma muy parcial: “¿Qué visitará un turista en Barcelona? ¿Y qué visitaré yo día tras día?”. Seguramente se llevará, al final, una idea equivocada.
Miré la tele, el viajero desencantado estaba en Amsterdam, sin embargo a toda prisa huía de la ciudad, tiraba su guía de viajes y se dirigía a un polígono industrial equipado como si fuera a hacer espeleología. El abandono había cubierto el lugar, y cada nave parecía un viejo bunker lleno de secretos. Enfocó su linterna contra las paredes, miles de palabras escritas con pintura, algunas componiendo frases trascendentales. Se iniciaba así un turismo del que nadie hablaba, el conocer una forma de arte subterráneo. Me quedé con dos ideas, una: es posible conocer otro tipo de ciudades y dos, también es posible conocer otro tipo de arte. Y curiosamente ninguno de los dos había sido recomendado, aconsejado y fuertemente indicado, y así, hacia lo diferente, el turista tenía la opción de sentir lo que quisiera.

Comentarios

  1. SIEMPRE ES BUENO SENTIR LO QUE UNO QUIERE Y TAL VEZ DEJAR DE LADO LAS GUÍAS !!!!!!!! EN TODO SENTIDO

    SALUDOS

    ResponderEliminar
  2. Tras la mirada de otro podemos descubrir un rincón mágico, pero corremos el riesgo de perder la frescura de quien mira sin prejuicios.

    En cualquier caso, al menos una brújula ;)

    ResponderEliminar
  3. Las guías son sólo sugerencias, lo importante es vivir la ciudad.
    Los mejores viajes son los que no están planificados. Cada cual recordará una ciudad según sus vivencias, y eso es lo que hace especial cada salida; lo bonito no es ser turista, sino ser viajero.

    Un besote enorme!

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno es descubrir cosas por uno mismo! No a todo el mundo le interesa lo que aparece en las guías, siempre hay más allá, y quien se atreva a explorar, saldrá ganando.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola, América!
    En mis viajes soy el dolor de cabeza de los guías: suelo escaparme y hablar con la gente del lugar (ohhh).
    Lo que vos decís es totalmente cierto, las guías son sólo para mirarlas... el resto va de la mano de nuestra intuición y olfato.
    Ahora, lo bueno sería aprender a mirar nuestras ciudades con ojos de turistas ¿no?
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Nuestras reacciones al conocer algo nuevo es tan íntimo como los orgasmos, no tienes por que emocionarte donde los demás lo hacen, a mi los pueblos pequeños me conmueven mucho y la naturaleza virgen. Las ciudades pocas veces me emocionan.

    Pasa unas vacaciones agradables, disfrutate... Besos.

    ResponderEliminar
  7. Concuerdo que todos tenemos derecho a pensar lo q nos plazca respecto de los lugares q visitamos.

    Curiosamente el lunes escribía en un blog de realidad nacional salvadoreña en el q participo q mi país no tiene buena imagen internacional. Incluso citaba el Institutos de Estudios Turísticos de España pues tu país es el 2do a nivel mundial en visitas extranjeras (Primero Francia y 3ro los US of A)

    En mi caso,no colaboran los artículos escritos en base a números reales pero sacados de contexto. mi país mide poco mas 21.000 kms cuadrados y tiene 5.7 millones de habitantes, de ahí el escandaloso promedio.

    Islandia, por poner un ejemplo, ostentaba el PIB per cápita más alto del mundo en 2005, ahora están en bancarrota, pero no veo artículos en los q digan q es un lugar con inseguridad financiera. Al final supongo q todo es relativo.

    Saludos desde El Salvador !

    ResponderEliminar
  8. Lo mejor,no esperar nada.
    Besitos rebe,pásalo bien!

    ResponderEliminar
  9. Como todo en la vida, la virtud está en el medio. Las guias vienen bien para elegir, pero no encorsetarse en ellas.
    A mi lo que mas me gusta de una ciudad es respirar su historia. Sentirla, paseando por los distintos barrios. Los recovecos de Alfama en Lisboa, el Trastevere de Roma, el barrio de los pintores de París, el puerto de Oslo, los molinos de Mykonos, la ciudad amurallada de Rodas, las callejuelas laberínticas del barrio judío veneciano, los restos de metralla en Dubrovnik, los pasadizos subterráneos de Edinburgo, la Milla de Oro de Copenhague, la Torre de Londres, los puentes sobre el río con tiendas encima de Florencia o la calle Huertas de Madrid...Todo huele a historia, a luchas, a éxitos, a pensamiento humano desdibujado por el paso de los siglos...
    El turista sólo tiene tiempo de oler rápidamente lo principal, de saborear someramente, rozar levemente, observar fugazmente y sentir a grandes rasgos...es difícil palpar la esencia.
    Pero que bonito es viajar...

    ResponderEliminar
  10. ESCRIBIR ES SEDUCI sí supongo que esto debería aplicarse al resto de la vida.

    PILAR las ideas preconcebidas nos hacen menos neutrales, aunque hoy en día es más difícil, con internet, no tener una idea previa de algo y perder esas frescura que dices.

    DARTHPITUFINA por supuesto, el Taj mahal visitado en diferentes contextos, compañías, etc...puede tener toques muy distintos.

    JENN lástima que yo sea una cagueta! sniff

    LA QUE VIVE AL LADO ¡qué graciosa! me gusta la información que proporcionan los guías pero te limitan el aprendizaje. Curiosamente, a lo mejor por no vivir realmente en ella, yo siempre miro a Barcelona con ojos de turista, me da la impresión de que cada día tengo cosas por descubrir.

    LILA ja,ja, pues esperemos vivir siempre grandes orgasmos descubramos lo que descubramos.

    MARIO todo es tan relativo como la forma de atribuir la relevancia a los articulos dels Journal Medical, se basa en referencias y citaciones no en contenido, supongo que esto, aunque alejado un tema de otro, es algo parecido. Por eso mejor descubrir la realidad sin distorsiones previas.

    S. y que venga lo que venga...

    YANDROS viajar es lo mejor del mundo, aunque al final sólo nos dé tiempo a captar esencias.

    ResponderEliminar
  11. Creo que por algo así he tardado taaaaaaaaaaaaanto en publicar mi entrada belga… bueno y por pereza, pero está unido. Me daba pereza contarlo todo, lo típico, lo tópico y la mezcla de eso con mis impresiones… resultado, tras una semana tengo una entrada hiperlarga publicada que no se va a leer ni el Tato…
    A mí lo que más me gustó de mi viaje a Amsterdam después del museo del loco del pelo rojo, fue la visita a un par de pueblecitos que me parecían más Holanda que la capital en sí, y de hecho, más interesantes.
    Recuerdo especialmente este peculiar rincón. que no venía en ningúna guía, o al menos en la mía…

    En fin, viajar, como vivir, es un proceso de conocer, interaccionar, aprender…

    Kisses

    ResponderEliminar
  12. GATA ROMA supongo que cuando uno viaja lo mejor esta por descubrir. Yo al final tome la opción de explicar pequeñas historias que me sucedían en los viajes más que describir el viaje en sí, porqué al fin y al cabo, si lo pensaba bien el contexto resultaba secundario y era yo la que le daba la emoción.
    No te preocupes, seguro que tu entrada esta genial, yo por lo menos sí voy a leerla.

    ResponderEliminar
  13. lo haré con mucho gusto si quieres, bello texto

    ResponderEliminar
  14. JG supongo que te refieres a sentir lo que te apetezca en cada sitio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …