Ir al contenido principal

INTIMIDAD



En la esquina de un restaurante cubano recién descubierto, Sophia y yo brindamos por la gran noche que empezaba ante nosotras. Casi siempre las cosas empiezan con mucha expectativa y acaban en decepción, es lo que les sucede a esas mujeres tan desesperadas por ser felices y que casi siempre carecen de paciencia.
Pero no me quiero poner filosófica, al fin y al cabo, me había puesto las medias más allá de la cintura emulando a Bridget y me había metido en el mismo paquete de esa sociedad medio loca que se ha hecho adicta a la dieta Ducan, en mi repertorio sólo proteínas, pero eso sí, ya podía decir ese francés que tan famoso se estaba haciendo, que los hidratos de carbono quedaban totalmente prohibidos, porqué erase una vez una mujer pegada a una botella de vino o una botella de vino bien pegada a una mujer. Así que mientras apartaba la banana pero me comía las albóndigas rebozadas, bebía sorbito tras sorbito, y escuchaba las profundas palabras de Sophia y la eterna justificación que hacemos de los hechos, sin llegar a concluir, de una vez por todas que tan sólo hechos son.
Digan lo que digan, sólo nos queda divertirnos, aunque Sophia lo haga con más glamour, porqué no es lo mismo emular a Amelie que a Bridget. Las dos achispadas salimos del cubano regalando sonrisas, recién hinchadas por una autoestima creciente, y hablando en un idioma extranjero, yo en inglés, ella en francés y saludando a todos los que en esa noche de mayo se habían cruzado en nuestra vida, una particular Torre de Babel para decir lo especiales que nos sentíamos.
Podría haber pensado que estaba loca, y quizás lo estoy, mucho, demasiado, aunque luego descubrí que hay un mundo todavía más loco. Bailamos a ritmo de los 80 durante casi cuatro horas, hasta que alguien empezó a darnos conversación, un chico normal que insistió en acompañarnos al coche cuando nos marchamos.
Quizás me haya vuelto esquiva y rara, pero desconfío a menudo de los demás, o más bien de aquellos que se conocen en noches extrañas. Y yo que llegaba a mi casa lejos de Barcelona, tan sola como siempre, viendo amanecer el día y muerta de cansancio después del esfuerzo de haber trasnochado, sentí una mala espina.
Estaba aparcando cuando un coche se detuvo a mi lado, bajó la ventanilla, era el chico normal con una intención dibujada en la cara, mi gesto de pánico, y él explicando, como si fuera lo más habitual, que me había seguido hasta casa. Por unos instantes me quede colapsada, me sentí vulnerable, chiquitita y desprotegida. Aunque él se marchó con unas cuantas negativas, yo aún tardé un poco en decidirme a andar hasta el portal.
¡Qué fácil es robarle a alguien la intimidad!, volví mentalmente al debate sobre Facebook, no era tan sencillo, ni tan poco lesivo exhibir impúdicamente la intimidad.
Igual como medida extrema ahora figura en mi buzón mi reciente matrimonio con Kuno Becker, aunque se aceptan otras propuestas.

Comentarios

La gata Roma ha dicho que…
Joder que miedo me ha dado al final, menos mal que se quedó en anécdota, aunque me reafirmas en mi desconfianza de un tiempo a esta parte, aunque muchos digan que me he vuelto cortante.
Quiero probar la dieta, pero reconozco que me emocioné pensando que podría estar dos días a líquidos, pensando en café, té, cerveza, vino, ginebra… bueno, que luego leí que hay que beber zumos raros y ahora me lo estoy pensando…

Como siempre que desaparezco hice un repaso de post anteriores, sólo diré que me alegro por ti y tus descubrimientos y siento mucho lo de tu amiga.

Por cierto, leí un artículo a raíz de leerme el libro Orgullo y prejuicio sobre la comparación de Bridget con una moderna Elisabeth Benet. Yo la verdad no sé si estoy de acuerdo aunque ando leyendo todos los libros de Jane Austen que existen. Bajo la pluma de la escritora inglesa todo es más fácil y Darcy tiene bastante más dinero que el de Bridget. Si no lo leiste te lo recomiendo, aunque sea para pasar el rato y no para que cambie tu vida.

Kiss
Piantada ha dicho que…
me dio pánico....
una vez un chico me tomaba la mano y quería que saliéramos juntos insistiendo en q "para charlar", pero me apretaba la mano. Me dió pánico. Por suerte en esas épocas en que salía a bailar tenía guardaespaldas. Mis amigos quien siempre me cuidaban. y con solo mirarlo el tipo entendió que no... pero si no aparecian, tendría que haber hecho un escándalo publico.

En base al facebook. También desconfío de todo. Opto por no tener nombre real ni d irección y otra cuenta de correo. ja.

En fin. me gusta lo de sentirse bien, por una noche. Y me gusta mas el estilo de AMelie... para salir, jajajaj


Besitos
Sophia ha dicho que…
Ay pobre.... y tu me llamaste y pense que estabas de cachondeo...!

En plan que el chico ligaba contigo ...! osti tia perdona soy una capulla, estaba muerta de sueño y no entendia nada...
Claire ha dicho que…
vaya tela... es verdad que hay mucho loco suelto, pero una nunca cree que va a tener la mala suerte de toparse con uno..de alguna manera, no hay que bajar la guardia, aunque es difícil..
besitos.
Rebeca ha dicho que…
GATA ROMA yo a veces también soy un poco agria, sobretodo en esas noches de discoteca, en las que la gente me parece que ha perdido todo intento de conquista y van a por el sexo fácil. Sí tal vez sea un pelín borde, no sé.

Sobre la dieta, no se trata de estar sin líquidos dos días, son 5 días de proteínas puras alternados con 5 días de verdura+ proteínas hasta llegar al peso ideal, luego se entra en la tercera fase, ya ves, yo a veces me aburro y me salto la dieta, pero ya llevo 6 kilitos.

Gracias por tus pésame.

Yo tampoco le veo ningún parecido de Elisa con Bridget, Elisa es una tía lista, demasiado para su epoca y él un estirado que al final se acba enamorando de ella,y Bridget simplemente es patética, aunque divertida, por eso la perdono.
Rebeca ha dicho que…
PIANTADA demasiados locos dispuestos a no entender un "no", porqué no, porqué la noche es fácil, porqué parece que simplemente divertirse bailando, hablando no es suficiente.

sí, ya sé que Amelie tiene más Glamour, pero que le vamos a hacer, me río con Bridget.

Sobre Facebook creo que empiezo a tener un ataque de intimidad y pronto me haré desaparecer.

SOPHIA ya sé que te pille dormida, pero no sé, me "acojone", literalmente, pensé que estaba loco para seguirme a casa y aunque me hubiera gustado no lo hubiera encontrado para nada normal. En fin, asumo que hay que convivir con este tipo de fauna.

CLAIRE supongo que tampoco es sano ir desconfiando de todo el mundo, se trata de encontrar el punto intermedio, sin bajar la guardia.
La gata Roma ha dicho que…
Aaah no, yo la que quiero hacer es esa de dos días líquidos dos días proteínas…. Vamos, peligroso para el organismo pero atractiva para mi poca fuerza de voluntad….
Bridget es patéticamente adorable, se le perdona todo.
PENSADORA ha dicho que…
Menudo susto niña! yo hubiera cerrado el coche por dentro y llamado a la poli. Claro, lo mío se exajera porque aquí en provincias es difícil que pasen esas cosas.

Te leo más animada y me alegra, de verdad.

Un abrazo.
Rebeca ha dicho que…
GATA ROMA ¡vale! pero ni se te ocurra lo del jarabe de arce, yo casi me muero después de una hora de dieta!

PENSADORA suerte que los seguros de mi coche son automáticos, nada más andar se bloquea...pero me quedé ahí metida un buen rato pensando si salía o no salía. Sí, estoy mejor, en el buen camino, espero que dure, asumiendo que hay cosas irremediables en la vida.
Lila ha dicho que…
Bueno, esto para mi amiga Victoria una catalana normal, sería un acoso, pero a mi me daría un gran susto sin sorprenderme uno de los mejores hombres que conocido en mi vida (en todos los aspectos) lo conocí porque me siguió desde la universidad a casa. Así que depende un poco de todo. Menos mal que no sido nada más allá de tus encantos que lo han obnubilado.
Rebeca ha dicho que…
LILA supongo que depende un poco de la edad que tiene uno, yo creo que a más vieja más desconfiada me haga, y luego esta el contexto, no, no favorecía la confianza, aunque me quedo con la satisfacción de pensar en mis encantos, ji,ji.

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …