Ir al contenido principal

ABANDONO





El viaje a Brujas fue perfecto: los canales, el chocolate belga, las tallas en madera, la oscuridad de las seis de la tarde, el aleteo de los cisnes, la cerveza, los mejillones, los cuatro campanarios compitiendo en altura, el roce de su mano, su sonrisa, sus ojos que por fin me veían, y sin embargo, todo este desenlace no tiene que ver con él ni con lo que sentí después.



Después de horas de viaje por fin llegue a Sants , esperaba que mis padres me recogieran, las 23 de la noche y el cansancio acumulado de tantas experiencias en un solo fin de semana, pero a pesar de las conversaciones y la confirmación, al llegar a mi destino nadie me esperaba. Yo y una maleta mirando una pantalla con horarios de trenes que aún tardarían mucho en llevarme a casa. Él con la confusión de no entender por qué allí no había nadie, habíamos hablado de la suerte que tengo de contar con una gran familia y yo tímidamente sonreí recordando pequeños capítulos de la infancia en los que ninguno somos perfectos.



Sentí el abandono y la certeza de estar sola, los sentimientos se agrandan ante nuestras miserias y nuestras esperanzas no confirmadas. Y lloré y él siguió allí plantado sin huir del problema. Rebobine años y años, y me acordé de mi padre, hay personas que no saben hacer las cosas mejor, no sabe dar pero quiere recibir, está lejos aunque siempre ha estado cerca. Con sus palabras había convencido a mi madre para que me espabilara para volver a casa, tiene la firme creencia que cuando uno madura debe solucionar sus propios problemas sin necesidad de ayuda.



Yo recogí mi rabia, mi tristeza y mi impotencia y aferrando la maleta me gasté 50 euros para volver a casa a las doce de la noche. Mi madre, acostumbrada a darlo todo, me llamó sin parar al día siguiente, y yo todavía comprometida con mi orgullo rechacé cada una de las llamadas.



Pepo, que es mi hermano, que procura permanecer ajeno, que escucha pero no opina, obligado por mi madre también contactó conmigo, a él sí le hable y le conté mi desilusión, y me escuchó pacientemente y me entendió por qué para entenderme hay que irse mucho más lejos y haber compartido parte de mi vida.



Minutos después de hablar con él, recordé que no es posible, si no queremos agrandar los problemas pequeños, dejar de arreglar las cosas y llame a mi madre, y le hice llorar y yo también lloré, porqué las madres aman mucho, quizás demasiado, y los hijos siempre queremos y a veces nos olvidamos de amarlos. Y mi madre sabe como es mi padre, y yo a veces no puedo evitar revolucionarme, y ella se sintió culpable, y yo triste, y luego yo culpable, por haberla hecho sufrir, por no contestar sus llamadas, por mi sensación de abandono, y me dijo algo: "en 31 años jamás te he abandonado" y yo supe que era así, pero quería que mi padre, que como he dicho no lo sabe hacer mejor, también estuviera a mi lado, y así el punto final del viaje a Brujas que empezó como una historia que todavía no es de amor y que tal vez nunca lo sea entre dos personas acabó con una historia que siempre será de amor, porqué la vida, el mundo, no puede hacer nada contra ciertos lazos como el de una madre y una hija, como una hija y un padre o una hermana y un hermano. ¿De qué me sirve a veces el orgullo?


Comentarios

  1. Me parece que ha sido una experiencia muy completa, un fin de semana en una ciudad que ayuda a la confidencia, al buen ambiente y a la camaradería y una vuelta a una realidad que te enfrenta a los diferentes modos de entender la madurez.
    Lo malo, que no te avisaran, porque quien puede irse de finde, puede volver a casa, pero ese "abandono" duele.

    Besos y tiempo a todo.

    ResponderEliminar
  2. Brujas es muy hermoso. Eliges bien los escenarios para crear esa sensación de amor perpetuo. Escucha la banda sonora de “Perdidos en Brujas”.
    El final…bueno, a veces los padres la fastidian, pero no dejan de ser nuestros padres, ya nos tocara el turno –a algunos- de ponernos en su pellejo algún día.
    Un saludo guapa.

    ResponderEliminar
  3. El orgullo no sirve de nada, te lo digo desde mi experiencia, se pierden muchas cosas por orgullo que no se pueden volver a recuperar. Brujas me pareció bonita, pero sólo si vas por el casco histórico - en cuanto te sales del radio, adiós magia... - . No sé qué decirte, yo entiendo tu decepción, así que te envío un abrazo muy gordo.

    Besos, bella!

    ResponderEliminar
  4. de que sirve el orgullo?...

    por una u otra cosa, mi familia resulto en mi gente muy alejada ya sea por tiempo, por edad, trabajo, ideologías...

    en mi caso el orgullo me demustra, que todavía pido por ese cariño... que no saben muy bien expresar



    pero quien sabe, supongo q atodosnos cuesta.

    igual, esta bueno darse cuenta que hay ciertos orgullos que no nos llevan an ingun lado


    besitos

    ResponderEliminar
  5. Hola Rebeca,

    has explicado muy profundamente tus sentimientos de esa espera, es normal que sintieras abandono, no sé las razones por las que tus padres "olvidaron" ir a buscarte, pero al igual que tus seguidores, yo también opino que el orgullo no sirve para nada, sólo para amargarte un poco más, espero que se solucione pronto el incidente.
    Besos violetas,
    Maribel

    ResponderEliminar
  6. Vaya experiencia...
    Hay madres y padres y padres y madres.
    Yo de esto no puedo opinar mucho porque mis lazos con mi madre son estresantes.
    El orgullo no vale de nada,mira a Cyrano,solo le sirvió para morirse.

    ResponderEliminar
  7. Yo muchas veces me he sentido abandonado también, por familia ,amigos, amantes, animales de compañía...pero hay que saber entender a los demás y saber que todos cometemos errores y cuando estamos enfadados o al rabia nos come, siempre lo pagamos con quien mas nos quiere.
    PD: abandonado ahora no estoy, pero perdido...uff

    ResponderEliminar
  8. Hola maca!
    a veces los padres son complicados... no ven las cosas como las vemos nosotros. Me alegra que tu viaje haya ido bien, aunque la llegada tenga un regusto amargo.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Míralo por el lado bueno, las estaciones de tren son un sitio divertido para pasar las horas muertas, intentando adivinar a donde van, y si es por trabajo o por diversión, si se van tristes o contentos, si van o vienen o si dejan a alguien o van a buscarlo.

    ResponderEliminar
  10. PILAR supongo que me hablas desde la perspectiva de madre, sólo que me prometieron hasta 3 veces antes de llegar, el mismo día que estarían allí y a la hora acordada recibí una llamada con un cambio de idea, de ahí mi incomprensión y mi desilusión. Asumo mis responsabilidades.

    RORSCHACH pues sabes, me enfade con los directores de Perdidos en Brujas, nada que ver con el ámbiente lugubre y soltiario que describían, al menos hasta que se puso el sol a las cinco de la tarde.
    Y los padres, inintercambiables, así que no me queda más que perdonarlos.

    DARTHPITUFINA ya me he comido el orgullo, aunque me sentía con derecho a pataleta en ese momento. Y sí, Brujas, me pareció también limitada en el espacio en cuanto a la belleza.

    PIANTADA me has hecho pensar, es verdad el orgullo es sólo el reflejo de ese amor que demandamos de forma inevitable.

    MARIBEL una conversación con mi madre, un compartimiento de la culpa de la una con la otra y todo arreglado, la vida sigue y a ellos no los cambio.

    S. pues si nos tenemos que morir ni hablar, ¡ala, ya me he comido el orgullo! en mi caso, lo difícil es con mi padre, un armario para los sentimientos.

    ResponderEliminar
  11. ARKANGEL las cosas que tiene uno de querer que le quieran siempre y mucho, que alegría el reencontrarte, aunque yo también ande muy perdida.

    AIRA por suerte la vida no me ha dado mucho tiempo para la amargura, así que aquí seguimos...

    JAVI GUERRERO, si son muy bonitas, pero es que yo ya había pasado por 3ese día, así que me cogí un taxi.

    ResponderEliminar
  12. Quédate con el maravilloso fin de semana y que el abandono que sentiste pues sea solo una anécdota de esos choques familiares que aunque fastidian, pues no van más allá. Pero bueno, hiciste bien en mostrar tu descontento, que callártelo siendo tu familia no lleva a ninguna parte.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. CLAIRE pues sí, me quedo con lo bueno y trato de apagar un poco la rabia después de mi pataleta!

    ResponderEliminar
  14. Ohhh!!! Me hubieras envíado un S.O.S... Qué como estoy con fiebre de independencia conductora... jajaja

    Bueno, bueno.... Te díria que exageras y te daría una regañina. Pero como sé, que a veces yo hago unos melodramas por cosas menos importantes (no diré nada...) jajaja.

    Eso nos pasa por ir de independientes por la vida, damos la impresión de no necesitar nunca nada, y somos las que más necesitamos atención y afecto.

    P.D. El NIT-BUS es más baratito, y a ciertas horas se montan unos morenazossss madre mía jejeje

    Besos (y más para Pepito que hace mucho que no hablabas de él)

    ResponderEliminar
  15. Pues mira de haberlo sabido te mandaba el S.O.S., es que era domingo, las 23 h y yo me levanto a las 6, y además no vivo en la ciudad.
    Le mando tus besos a Pepo.

    ResponderEliminar
  16. No me cabe duda alguna de que asumes todas tus responsabilidades, ninguna duda.

    Te contaba que probablemente eso de quien se marcha solo puede volver solo, sería el argumento por el que al final no fueron, pero entiendo muy bien que te doliera.

    A veces incluso quien estás más cerca y te quiere, se equivoca al pensar que puedes con todo, seguro que si lo hubieras sabido desde el principio no lo hubieras pasado mal.

    Perdona si me expliqué mal.

    un beso

    ResponderEliminar
  17. Supongo que no estoy acostumbrada a que me fallen y por eso me dolio el triple, pero ya está todo olvidado y enterrado. Entendía lo que querías decir, lo que trataba yo de explicar es que hable con mi madre dos horas antes de llegar, una hora antes y cuando llegué estación, y por eso me sorpendió el cambio en el último momento.

    ResponderEliminar
  18. El orgullo es uno de mis peores defectos, y sale a relucir cuando realmente estoy dolida.
    Sí, claro: no sirve de nada...pero está en mi naturaleza.
    ¿Se puede cambiar nuestra naturaleza?
    En mi caso, creo que sólo pude "domesticar" lo suficiente como para no perder relaciones y personas verdaderamente valiosas.

    ResponderEliminar
  19. LA QUE VIVE AL LADO yo en cambio cada vez he moderado más el orgullo, me pesa más la consecuéncia que el dolor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …