Ir al contenido principal

DE COMO SE ENCONTRARON LOS SOLITARIOS Y SIGUIERON SOLOS


Mi madre siempre hace como que no pasa nada. Me repite que así es la vida y yo trato de creerla pensando que hay cosas que no tienen remedio, pero aún así, desde sus ojos incómodos mi corazón siente punzadas y siento esa soledad con la que he bailado siempre y a la que odio como pareja.

Tambor se quedó el viernes dos horas hablando conmigo, se sentó en una silla y esperó a que soltara todo lo que sentía, lo que siento es: "¡soledad, frustración, rabia y decepción conmigo misma!". Tambor tiene 26 años de experiencia a su espalda, así que trató de consolarme y decirme que minimizara los problemas, que las cosas no era tan graves, pero yo me ahogo en nuestro circulo.

Cambiar el mundo es muy difícil, agotas todas las energías y lo de ir con las buenas intenciones parece ser que no es una buena táctica. A pesar de que siempre he hablado bien de mi nuevo trabajo, hay partes muy desagradables, para las que quizás una chica sensible como yo no esta preparada.

Prevenir la infección supone decirle a la gente que hace las cosas mal, y saber mucho de como se hacen de forma correcta, evitar complicaciones a los pacientes y ahorrarles costes al hospital. En general a nadie le gusta que la gente de fuera la corrija, hay quien no lo ve necesario, y si alguna vez me equivoco pueden chillarme, vapulearme y hacerme sentir realmente mal.

Demasiado para mi autoestima, me siento muy sola, los polis malos por lo general no tienen amigos, la gente se siente ofendida con lo que le digo, y decir que usen bata cuando no la deben usar sirve para crucificarme de forma perpetua y no dejarme resucitar por haber dicho cosas que no son, entonces cierro la persiana, salgo a dos pasos de la línea del hospital intenta recordar que ahora estoy en mi vida, que el fin de semana es otra historia, y resulta que me siento igual de sola. Y lloro otra vez, una costumbre terriblemente arraigada, y quiero cambiar , pero no puedo, no tengo fuerza, no tengo ánimos y así llevo tres años, y el tiempo pasa, corre, vuela, y cuando pienso que estoy un poco mejor alguien vuelven a dejar caer el vagón por la montaña rusa.

Tambor me dijo: "yo también estoy sola, sólo te tengo a ti, por eso me ha costado tanto encontrarte, eres un ser de luz" primera lágrima resbalando, "yo también he luchado siempre con esto" "¡pero tú eres más fuerte!" "¡tú también! pensé que siendo psicóloga tendrías otra visión de las cosas!". La tengo, abro mi pestaña, miro más allá, pienso en por qué la gente se comporta así de mal conmigo, en como ejercen el poder hacía quien pueden, en como todo el mundo lucha por defender su posición, y tiene el escudo bien puesto, y lo entiendo, y sé que en el fondo tienen tanto miedo como yo a no hacer bien las cosas, pero sin embargo, no puedo evitar que me duela el corazón.

No soy fuerte Tambor, no quiero seguir estando sola en el mundo, aunque todos lo estemos. Solas nos hemos encontrado, como en aquella película llena de ternura en que una madre y una hija se reencuentra en la soledad de cada una, y solas tendremos que seguir aunque no me guste.

Comentarios

  1. Yo estoy maravillosamente sola. Quiero decir que asumo la soledad como algo hermoso.
    Supongo que es porque lo estuve desde muy pequeña y he aprendido a sacar la fuerza de dentro y no de fuera.
    Decir la verdad yo creo que no es malo. Lo malo son, habitualmente, las formas que utilizamos para decirla. Creo que es una cuestión de tacto.

    ResponderEliminar
  2. No dudo que la soledad tenga su belleza, yo también estuve siempre sola, me llevo 8 años con mi hermano y aprendí a jugar sin molestar a nadie, pero aún así, de vez en cuando, con una presión fuerte, siento ganas de estar menos sola, en el trabajo, en el mundo, en la vida y reconozco que la condena de todos es seguir solos. Lo asumo, lo acepto, lo respeto, pero a veces no me gusta.

    ResponderEliminar
  3. Podría hablarte de barreras, de máscaras, de armaduras, pero seguramente de todo ello sabes suficiente y la soledad se te acomoda entre la protección y el alma, y te ahoga.

    No es fácil, pero es la vida y seguramente te estás perdiendo una parte hermosa al darle tanta cancha al espacio que nadie ocupa a tu lado.

    Mejor sola que mal acompañada y en el trabajo refuerza tu idea, lo que tienes que hacer es lo correcto y seguro que hay quien también lo aprecia.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  4. PILAR en este caso la soledad no me la hizo notar el espacio que nadie ocupa a mi lado, ese lo llenan otras personas, pero sí mi trabajo, el estar yo sola haciendo eso, el que a nadie le guste, en que no me quiera...aunque sé que ese es un problema de mi autoestima y nada más, me quedo con tu frase, quizás debería mirarlo así, estoy haciendo lo correcto, eso debería ser suficiente.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, la verdad es que ¿Quién no quiere un apoyo sentimental cuando las cosas le van mal, cuando no se siente aceptado, cuando se siente solo y desarmado? Pues todo el mundo.
    No es cuestión de ser exigente, claro, es normal en el ser humano ser un inconformista y más en una sociedad capitalista -¿casualidad?-, el hombre feliz de Wilde….dejémoslo en que quizá era corto de miras, o no veía Sexo En Nueva York, o simplemente era un hombre.
    Pero a veces ayuda darse cuenta de los propios logros. Llevar a buen puerto una vocación, tener dos carreras, viajar, mantener la curiosidad y la sensibilidad a pesar de los años. Vislumbro parte de tus logros por lo que he leído entre líneas, has conseguido cosas importantes. No hay que estancarse porque en un terreno, a día de hoy, no vaya todo bien. Nos quedan 35 años o más por delante –como mínimo y en condiciones de salud normales-, muchísimo tiempo para tener encuentros y desencuentros de todo tipo.
    Como ejemplo tonto te diré que echo mucho de menos vivir en pareja, pero vivir solo tiene ciertas gratificaciones que sino compensan, al menos ayudan a ver las cosas de un modo más natural. De hecho creo que la opción de Woody Allen tampoco era tan extraña.
    Bueno, pues eso, que salgas a romper algún corazón, de esos a jornada completa, que haberlos haylos. Todo es acostumbrarse. Y perdona por la confianza que destila el comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. RORSCHACH supongo que era lícito pedir un poco de apoyo cuando me sentía mal, y supongo que también debería valorar un poquito más lo que he conseguido a lo largo de mi vida.
    No rechazo la soledad de la soltería, de hecho me divierto más que nunca, y en las charlas con Sophia siempre están presentes las posibilidades que todavía quedan a lo largo de nuestra vida, el amor no es limitado se extiende a lo largo de todos los años, y si ya hemos vivido tanto a nuestra edad, la ilusión no se debería perder cuando miramos al futuro.
    Te disculpo la confianza, ja,ja, en realidad también participo de tus consejos y tus broncas.
    Yo no veo sexo en Nueva York, yo alargué demasiado mi duelo, eso es todo y ahora justo estoy viendo un poquito la luz, pero cuando en todos los aspectos de tu vida parece que se cierne la soledad una no puede evitar caer un poquito en la desesperación.
    Gracias por tus palabras, aunque no se si me convence ser como Woody Allen, ji,ji.

    ResponderEliminar
  7. Muchas veces la soledad puede ser la mejor compañera y otras la peor de las desgracias. Yo te diría que disfrutes la soledad sacando la parte buena. Uno nunca sabe cuando aparece alguien en su vida

    Mucha suerte y saludos

    ResponderEliminar
  8. ESCRIBIR ES SEDUCIR supongo que en la desgracia nuestras carencias se hacen más grandes, voy a darle a la perspectiva del tiempo.

    ResponderEliminar
  9. Es complicado hacer el papel de malo de la película, pero hay puestos en los que por mucho que no quieras hacerlo terminas dándote cuenta que los demás te ven así, con lo que una vez aceptado lo llevas algo mejor, ánimo.

    ResponderEliminar
  10. RALPH debe ser también una cuestión de madurez mental y de eso de olvidarse de tener apoyos y amigos en el trabajo ¡pero es que es tan difícil!

    ResponderEliminar
  11. No conozco de cerca las complicaciones de tu trabajo, porque laboralmente me muevo en un ambiente completamente diferente al tuyo. Yo me peleo continuamente con todo el mundo, clientes, comerciales, administrativos, jefes, programadores, consultores... y al llegar a casa sigo peleándome, con mis hijos, con mi marido, con mis hermanos, con mi tía... Normalmente lo llevo con soltura y alegría, pero otras veces me siento terriblemente infravalorada, abandonada y sola. Siempre me recupero, porque confío en mí y sé que hago lo que tengo que hacer.

    ResponderEliminar
  12. CAMALEONA es algo parecido, con la diferencia de que no debo equivocarme porque la gente debe tener la confianza en mi acerca de los conocimientos para prevenir infecciones, el problema es que llevo poco en este nuevo trabajo, durante 11 años he sido enfermera asistencial, y ahora a medida que pasan los días no sólo trabajo si no que también aprendo, antes no había tenido que gestionar nada, ni comunciarme con el resto de la gente, ni tratar con altos cargos...y a veces se me hace grande y pierdo la confianza, y me siento mal y sola, pero bueno, trataré de pensar que sólo son días, días tontos, días que pasan.

    ResponderEliminar
  13. Puffff…. Yo creo que ellos tienen más miedo que tú.
    Yo también quiero no llorar y no lo consigo, y estoy cansada de que todos crean que soy fuerte. lo mismo lo soy, pero también estoy cansada de eso…
    Creo que no estoy siendo de mucho consuelo o ayuda. Sin embargo, mi profesión que a la vez es futura profesión, en ocasiones no es de poli malo, y no es mejor que la tuya. Te haces afable, ayudas a la gente pero ellos, tarde o temprano deben darse cuenta de que no eres su amiga, es tu trabajo… Y tú tampoco debes querer ser su amiga, debes ayudarles, otra vez, es tu trabajo. La gente te acaba odiando igual… Puede que gente menos sensible sea capaz de hacerse un personaje, uno que desconecta dentro y fuera, quien sabe… Podrías intentar trabajar en separar los dos estancos, y luego trabajar por separado el personal y el profesional…
    Kiss

    ResponderEliminar
  14. Hay que saber poner limites, lo sé, y hay que impermeabilizarse y saber separar lo profesional de lo personal, pero yo tampoco soy todo lo fuerte que quiero aparentar, ni todo lo válida que me gustaría, y me equivoco, mucho, y no soporto tener que hacer el papel de mala porqué tengo una autoestima que da verdadera pena, esto me ha llevado a la idea de que elegi mal cuando decidí hacia donde iría mi futuro, y claro, cambiar, cambiar tanto da mucho miedo, retroceder también, confio en que sólo sea una cuestión de timepo volver a recuperar la confianza.

    ResponderEliminar
  15. Quizás no nos duela el estar solas, sino no estar con la persona que queremos.

    Por un tiempo tuviste a alguien, pero igual no lo sentias propio, fue cuando decidiste estar sola. sin ser mera imposición.

    Por las noches la soledad desespera... escuchaste "la soledad de la bersuit?"...

    besitos

    ResponderEliminar
  16. Más que estar sola, me parece que te sientes sola, que es diferente. Tienes amigos, a tu familia y muchas personas en las que apoyarte. NO te conozco, pero me da la impresión - igual equivocada - que tú,en plan mujer independiente, quieres arreglártelas por tu cuenta sin nadie y después echas de menos ese huequecito. Ya te digo que no sé si es así, pero si así fuera, intenta apoyarte un poquito más en tu entorno. Ninguna persona puede llenar un vacío tan grande como el que experimentas, eso sólo lo puedes hacer tú. Por otra parte, si a mí me dicen qué tengo que hacer para prevenir infecciones, todos los consejos y sugerencias los tomo con sumo gusto porque es mi salud la que está en juego... sólo es cuestión de enfocarlo con delicadeza, supongo.

    Aunque no lo creas, vales un Potosí y mucha gente te admira - yo la primera por ser tan valiente de reconocer algo así en un post como el que has escrito.
    Te dejo sugus.

    ResponderEliminar
  17. que nooo! sola no estas, nos tienes a nosotros!!! ;)

    animo, un beso!

    ResponderEliminar
  18. Tienes que asumir que pasarlo mal es parte de tu trabajo...sinceramente quizás por tu manera de ser no elegiste la profesión adecuada... Pase lo que pase, aunque duela, soy antiescudos, se siempre tú misma cualquiera que sea la situación.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. A veces creo, que realmente nadie está acompañado. Así que....

    Te dejo besos de compañera de camino.

    ResponderEliminar
  20. La soledad debería ser una opción.A veces se necesita estar sola pero debería ser, repito,una opción.
    El otro día una mujer ya mayor,con cuatro hijos y una multitud de nietos me dijo:No sabía que estaba tan sola hasta que no se me ha muerto el perro.
    Y eso es duro de digerir.
    Un besito guapa,por lo menos,siempre te quedará esta pecadora

    ResponderEliminar
  21. PIANTADA no, he llegado a la conclusión de que esto va más allá de la persona a la que quiera a mi lado, es algo que me ha acompañado siempre, una realidad que afecta a todos, pero que cuando la sensibilidad esta a flor de piel se hace más patente.

    DARTHPITUFINA me temo que me has fichado, chica independiente y en el fondo depende de los demás más que nadie, aunque casi siempre me miento a mí misma, a veces, cuando las cosas se tuercen un pelín me sale a flote este lado dependiente.

    YOPO gracias, sé que literalmente no estoy sola, pero a veces lo siento.

    EL ARTE DE SENTIR en realidad yo no elegí ese puesto de trabajo, él me eligió a mí, y lo sobrellevo, pero últimamente verme luchar contra montañas me ha hecho pensar que mi batalla es imposible, pero volveré a coger aire, seguiré, y dejaré un lado mi sensación de soledad.

    LILA lo sé, es un fenómeno común y agradezco tu cariño, fue un mal día y una mala semana, ahor ay a vuelvo a sentirme un poquito bien.

    S. ¡Qué triste! no entiendo, aunque yo me sienta a veces así, como estando tan rodeados y acompañados, sintamos que en realidad estamos solos. Nos preocupamos por sobrevivir y muchas veces ni miramos a los lados.

    ResponderEliminar
  22. http://www.youtube.com/watch?v=l3cyQsVwvzE&feature=related

    ResponderEliminar
  23. No es bueno que el hombre esté sólo...
    Pero algunos, como yo, estamos condenados a la soledad. Es así.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  24. PIANTADA muchas gracias por la canción, la he añadido a mi lista de Spotify, por las noches asolas la soledad realmente desespera, pero no perderemos la esperanza.

    CHICA QUE NADIE SACA A BAILAR ¡No digas esos! la soledad no debe ser una condena, sólo es una realidad del ser humano que sobrellevamos lo mejor que podemos.

    ResponderEliminar
  25. Tu eres más fuerte que nadio más... eres de mi club el de las espartanas!!! diremos SOLTERONEEEEEEESSSS!!! AU! AUU! AU! JAJAJA Nnena, en serio eres muy fuerte , no seas tonta y no te dejes avasallar, que la gente es muy lista para subirse a la chepa. besos!!!

    ResponderEliminar
  26. NIÑA, ya sabes que fue cosa del viernes, que se me junto todo, que me sentía fatal, pero bueno, como las buenas espartanas aquí estamos otra vez "vivita y coleando"

    ResponderEliminar
  27. Ah, bueno... pues si ya te sientes mejor, no te digo nada.
    Pero eso sí, si te pasa de nuevo, grita tres veces mi nombre en mi blog. No soy Bitelchús para exorcizarte de los vivos, pero algo encontraremos para que no te sientas tan sola ;)
    Mil besos!!!
    Vík!

    ResponderEliminar
  28. Gracias Vik, lo tengo en cuenta, Vikelchus, ji,ji!

    ResponderEliminar
  29. Dicen que la soledad puede ser una buena compañera... Pero no nos engañemos, la soledad no abraza, no besa, no habla...

    Siento no haberte animado, pero hoy estoy en un día de blanco y negro.

    Besooos y adelante!

    ResponderEliminar
  30. JAUROLES supongo que de esos días en que la soledad abraza ¿verdad? muy ánimo a ti también, por suerte, cuando pasa un poquito de tiempo volvemos a sonreir y a tener fe!

    ResponderEliminar
  31. Las madres a veces hacen como que no pasa nada porque no pueden a
    hacer nada por ayudarnos. A mí la soledad también me ha acompañado siempre y por circunstancias ahora más especialmente. Somos egoístas las personas, y cuando una se siente necesitada es cuando más lo ve. Pero sola, lo que se dice sola, no estás, que siempre hay alguien. Yo de ti seguiría haciendo bien tu trabajo, que las personas aunque en un principio te pinten como la mala malísima, con el tiempo verán su error. Hay gente desconfiada por naturaleza o porque la vida les ha hecho así, pero la que es buena acaba ganando aprecios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. CLAIRE tienes razón, supongo que ante la impotencia, a vecez, para una madre es mejor hacer como que no pasa nada. El tiempo, como dice mi jefa, lo coloca todo en sus sitio, sólo es cuestión de tener paciencia.

    ResponderEliminar
  33. estar solo debería ser deporte olimpico..

    ResponderEliminar
  34. Y darle dos medallas de oro al campeón!

    ResponderEliminar
  35. Querida Rebeca, estamos en un momento en que "cada uno va a lo suyo" y ade+ solos. En esta sociedad vivimos en un mundo que si tienes "exito" en todos los aspectos de tu vida te muestras. De lo contrario es mejor no enseñar el sufrimiento la soledad, la desidia a nadie, así vamos como zombis cada uno por su lado. Será cuestión de tiempo para que nos demos cuenta que el hombre es "en relación". Por cierto que a lo que dice Mª Jesus, si la soledad es elegida incluso así a veces es pesada... en encuentro es necesario. bss

    ResponderEliminar
  36. RAFAELA es extraño que todos desemos fervientemente estar acompañados y sin embargo vayamos por la vida cargados de escudos que nos impiden acercarnos al otro y nos hacen seguir solos.

    ResponderEliminar
  37. Vengo a contestarte, para que no tengas que volver si no lo deseas: lo de los cinco puntos es al final, cuando ya hemos seleccionado, entre todos, con nuestros votos, las cinco mejores. Ahora mismo puedes votar todas las veces que quieras y a quién quieras, porque las fotos seguirán apareciendo según la gente quiera participar y si los votos se agotasen, las últimas fotos saldrían perjudicadas. Anoto, de tu comentario, un voto para cada una de las que mencionas (estábamos escribiendo a la vez)

    ResponderEliminar
  38. Muchas gracias, entonces estaré atenta a las siguientes fotos para seguir votando la que me interese. Tus iniciativas realmente son geniales.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …