Ir al contenido principal

FÍSICA CUÁNTICA



Tambor y yo fuimos el otro día con paso decidido a escuchar una sesión que ampliaría nuestros conocimientos o bien confirmaría lo que ya sabíamos. Ella estaba emocionada porqué la habían titulado física cuántica, y yo estaba intrigada por la última discusión con mi primo número 19 acerca de cómo puede ser interpretado el conocimiento y el antojo de algunos de justificar lo esotérico mediante bases científicas. 19 es un genio, pero a veces me dan ganas de gritarle que se deje de tanto realismo y que se ilusione con la incertidumbre.


Tambor procuró sentarse en primera fila para no perderse ni un detalle, y a mí, que parezco su esbirro no me quedo más remedio que mostrarme más de lo que me gustaría en público.


Un viejo profesor, catedrático de física y con más de 300 articulos publicados, empezó hablar de las micro moléculas, de la posibilidad de que la materia estuviera a la vez en todas partes, del efecto túnel, de que en contra de lo que muchos quisiéramos pensar los grandes objetos, como por ejemplo, nuestro cerebro no eran cuánticos, o tal vez sí, porqué el cerebro es capaz de pensar en dos idiomas a la vez, y a eso más o menos le podríamos llamar bilingüismo cuántico, supongo que yo soy uno de esos ejemplos. Y así más o menos, el viejo profesor que me había conquistado, por conservar la ilusión y creer en aquello que hacía, se extendió una hora.


Cuando acabó el discurso y habló de la aplicación de la física cuántica y los grandes proyectos que llevarían a cabo en el hospital, me entró esa chispa de la emoción de que el hombre siempre puede hacer algo grande, con ganas, con fuerza, con pasión y siempre de la mano de la búsqueda de las respuestas, e inmediatamente escribí a Tico por si estaba interesado en esos avances, él que trabaja con todo eso.


Sin embargo, Tambor bostezó soberanamente, me miró y me dijo que los científicos no sabían nada, ni de física cuántica, ni de lo que es el cuerpo, ojalá hubiera estado 14 para enzarzarse con ella en una batalla. Vale que no habían confirmado ni una de nuestras teorías sobre el universo y la atracción del pensamiento, pero yo que soy de fácil convencimiento, me quedé pensando que más sabría el que jugaba con los átomos día a día que yo, aunque ni 14, ni el viejo profesor, podían evitar que siguiera pensando con fuerza que todo tenía que ir bien, que todo iría bien, porqué así lo decía mi cerebro y así respondería el universo.


Quizás no sea más que una ilusión como bien dice mi primo: "la vida se basa en probabilidades y nosotros seguimos creyendo que son casualidades, te prestaré un libro" "un día hicieron un experimento, y repartieron acciones entre dos grupos, a todos les dijeron que ganarían sin duda. En la siguiente tanda eliminaron a los que no habían ganado y siguieron enviando notas acerca de las acciones que subirían, eliminando progresivamente a aquellos en que el criterio no se cumplía , al final, para los que siempre ganaron, uno podría decir que es
brujería, pero en realidad sólo fueron probabilidades."

Sin embargo, algunas oportunidades llegaron solas.

Comentarios

  1. Uff, Rebeca, coincido mucho con tu primo. Micho I de Gato no tanto, pero en fin, es un gato...Un cálido saludete!!

    ResponderEliminar
  2. COMO SIEMPRE ME DIVIERTEN MUCHO TUS POST DE NUEVO ANDANDO POR LOS BLOG UN GUSTO SALUDARTE

    ResponderEliminar
  3. A mi la física cuántica me suena a magia, y por eso me engancho, entiendo lo mismo (lease poco o nada) pero siempre encuentro un modo de que lo dicho apoye mi teoría, parecida a la tuya, todo irá bien, yo soy buena, él es bueno, el otro es bueno y poco a poco, todo será bueno.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tu post me dejó pensando, especialmente la frase con la que cierras =)

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Probabilidades o casualidades?es lo mismo tener suerte o también se basa en una probabilidad?
    ¡Somos números madre mia!

    ResponderEliminar
  6. A mi tu primo 19 me dan ganas de tirarle de las orejas , puede ser que todo sea matemático pero yo prefiero pensar que el universo conspira... me parece más bonito y hay a veces que suceden cosas en los momentos precisos y te quedas ahí pensando con cara de idiota, porque?? porque sí! porque tenía que ser así...

    Tu jefa tambor es un personaje digan de libro.

    Besitos cuca!

    ResponderEliminar
  7. Yo soy un enamorado y defensor de las casualidades!!!! Las probabilidades serían el apellido de las casualidades, y cuantas más sílabas tiene ese apellido, más MAYÚSCULA es la casualidad :)

    ResponderEliminar
  8. Cada uno tiene su opinión, en lo que se basa la vida, la certeza absoluta no la tiene nadie.
    La ciencia intenta ser fiable en sus explicaciones, no está todo descubierto... bss

    ResponderEliminar
  9. Yo de ti conservaría esa chispa de emoción y de optimismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. DUNCAN ja,ja, me lo suponía, y eso que tu mundo de dioses está lleno de fantasía! ¿y no sería bonita creer un poquito en las cosas sin explicación?

    ESCRIBIR ES SEDUCIR gracias, supongo que todo en esta vida es tan relativo...

    PILAR pues ya somos dos, enterarme no me enteré mucho de todo lo que contaba el hombre, sólo sé que no decía nada que confirmará lo que yo quiero creer sobre el universo, lo bueno, es que el autoconvencimiento también funciona, sea casualidad o no.

    BOLEYN es que son las cosas que llegan solas las que me dejan más preocupada.

    S. es como en esa película: PI, en que afirmaban que el mundo era puramente matematico y todo se podía describir con sus reglas, supongo que así es.

    ResponderEliminar
  11. SOPHIA bueno tú fuiste testigo de la primera discusión, ya viste que hablar de románticismo en nuestro términos resulta absoltuamente imposible con él.

    VIK o más bien cuando más pequeña es la probabilidad más grande es la casualidad.

    RAFAELA no las ciencías no son más que otra forma de respuesta, lo que pasa que se esfuerza mucho en demostrar lo que dice.

    CLARIE si a mí edad no la he perdido, dudo que desaparezca.

    ResponderEliminar
  12. De manera muy peculiar, estuve hablando sobre estadísticas y probabilidades con mi cuñado, super inteligente, pero en conflictos con el amor. Yo que tipos de consejos puedo dar... y llegue a la conclusion que la culpa de mis desamores es producto de las estadísticas, y mi estilo de vivir por donde me dicte la moda, y no arriesgarme nunca...

    Mi cuñado dijo "odio a las estadisticas", y ante cualquier presedente sigue insistiendo con la niña 9 años menos q el, quien le dijo "sos mi mejor amigo"...

    Ahora q es peor?, quien sabe, ojala tenga suerte, ja.

    Biquiños, ojala el universo se complote contigo para q todo este bien =)

    ResponderEliminar
  13. No entiendo mucho de física cuántica, me leí "El universo elegante" de Brian Greene y no tiene mucho que ver con la probabilidad matemática y el efecto placebo que está impreso en El secreto de Rhonda Byrne, pero sí que es cierto que si reaccionas de forma positiva ante determinadas situaciones, ese efecto revertirá sobre tí. Buen karma, que decían los budistas...

    Besines!

    ResponderEliminar
  14. PIANTADA creo que podríamos juntar a tu cuñado y a mi primo, yo sigo insistiendo en la casualidad, en el último tiempo he salido con un paraguayo, un peruano y un colombiano, teniendo en cuenta que vivo en España, lo lógico es que la probabilidad hubiera sido la de españoles, así ¿se trata de una casualidad? y digo que a todos ellos los conocí en lugares comunes, y no en ningún sitio donde la población de otros países estuviera múltiplicada.

    DARTHPITUFINA es más bonito creer en el buen karma ¿pero qué es más cierto o más práctico? ¿las probabilidadess? ¿la física cuántica de las macromoléculas? ...yo creo que cada cosa tiene su parte de verdad, la diferencia esta en quien aporta más pruebas.

    ResponderEliminar
  15. ¿Probabilidades? ¿Casualidades? Me quedo con lo último...

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. JAUROLES y yo no puedo evitar pensar que tal vez es cosa del destino, ja,ja

    ResponderEliminar
  17. Bueno Rebe, yo por supuesto estoy con tu primo jajaja
    Aprovecho para saludar a Darthpitufina, yo me estoy leyendo a ratos "El Universo Elegante", de Brian Greene ¿una casualidad?
    Todo es probabilidad, pero eso no quiere decir que no podamos decidir nuestras vidas. Los seres humanos actuamos en base a una información de partida. Tienes que elegir entre varios caminos, y tú o yo eligiríamos puertas distintas porque somos entes distintos. No hay certeza, simplemente verdades relativistas.
    Excepto la matemática, claro...
    Abrazos cuánticos enredados en bosones de Higgs

    ResponderEliminar
  18. YANDROS de hecho cuando escribí este post me acordé de ti, no dudaba que estarías del lado de mi primo, pero como mujer, y no sé si por influencia del románticismo me gusta pensar en los milagros, aunque sean sólo probabilidades, pero teniendo en cuenta que sabemos muy poquito de las reglas del mundo, porqué no dejar un poco la puerta abierta a otras explicaciones.

    ResponderEliminar
  19. eterno debate!! casualidad o probabilidad!!

    ResponderEliminar
  20. Yo personalmente quiero creer, pero al final me muevo entre los dos polos, unas dosis de escepticismo y unas dosis de fe.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

EL CANTO DE LAS SALAMANDRAS

He descubierto que las salamandras cantan,  en realidad lanzan besos, emiten un sonido gutural que te estremece al pensar que algo tan anfibio pueda emitir un sonido tan humano, pero es así, las llaman salamandras besuconas.
Fue hace unas semanas, cuando intentando dormir bajo una mosquitera el calor se hacía más insoportable,  cada beso ronco me sobresaltaba y Mito no podía entender mi temor,  yo me acurrucaba en una esquina, intentando alejarme del techo y él me daba la espalda intentando conciliar el sueño. Entonces me sentía sola y tenía ganas de gritar, de decirle que necesitaba que me diera un abrazo y me dijera que todo estaba bien, que mi miedo era irracional, que él siempre me protegería. 
Me pasé la noche con la luz encendida como si ese pequeño animalito hubiera podido lastimarme, con el oído atento y la vista resiguiendo cada una de las vigas.

Creo que fue entonces cuando empecé a asustarme por todo, se crearon miedos infundados que hacen que últimamente no vea blancos, poco…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…