Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2010

MIENTRAS ME VUELVO VALIENTE

Bebía como una loca escuchando cada una de las palabras que el alcohol había dejado liberar en su lengua. Trataba de mantener la mirada, aunque otra vez había nacido en mí esa decepción de confirmar nuevamente que no existe el amor y de que la gente convierte en seguida en confidente a personas poco confiables como yo. La miraba a ella tan bonita, siempre sonriente, siempre aparentando ser perfecta, adorar su vida, a su hija, a su marido y por momentos la imagen se difuminaba. “Yo ya no le quiero, yo le he engañado, con su amigo.”Otro trago y esa sensación de insatisfacción, ella tampoco sabía hacía donde avanzaba, iba tropezando con todos los obstáculos, haciendo un ruido enorme, golpeando para que él, ese él que decía ya no querer, se diera cuenta de esa sensación que la quemaba por dentro, pero a veces hay cobardes que no quieren afrontar la situación y dejan el tiempo correr, buscando soluciones que no aparecen.
Y yo que había rescatado un disco viejo de mis padres, soplando el pol…

ERRAR SIEMPRE HA SIDO HUMANO

La gente cree que hace falta hacer grandes cosas para cambiar los resultados, pero en realidad un simple vistazo a la historia da por hecho que lo más sencillo tiene grandes consecuencias. Es lo que para Peter Pronovost supone el valor de lo sencillo.
Empecemos desde el principio. Tanto tiempo haciendo lo que hago me había llevado a la conclusión que la única forma de curar y de aportar algo era estando allí, en el día a día. Entonces mi padre, el hombre de pocas palabras pero de grandes sentencias me dijo: “Tal vez te crees que haciendo lo que haces salvas muchas vidas, pero seguramente actuarás sobre una o dos, ahoratienes la oportunidad de salvar muchas más aunque sea desde la distancia”, pensé detenidamente en eso, y en las consecuencias que tiene ser una idealista, y llegue a la conclusión que tenía mucha razón, aunque lo mío no fuera palpable, se trataba de empezar por el primer escalón: la prevención, si las cosas no aparecían no habría porqué lamentarse.
Así que tuve que interes…

EL PRINCIPIO DEL FINAL FELIZ PARA TODAS MIS COSAS

Tico me mintió, me dijo que no existían giros de 180 ºC, pero no es cierto. En una semana mi vida ha dado esa vuelta y ahora me encuentro con los pies arriba y la cabeza para abajo. Una mañana me levanté, y me dejaron una propuesta en el aire y ahora estoy aquí tratando de decidir si la opción tomada era la correcta.
Ya no soy enfermera, no de esas que se acercan a los pies de la cama y le tienden la mano al paciente, ya no controlo ese tipo de cosas, en lugar de eso me paseo arriba y abajo con mi carpeta, escuchando hablar y hablar, sin saber muy bien que pinto yo en todo esto. Pero tenía que probar. Las oportunidades se presentan tan sólo una vez y seguramente me hubiera recriminado a mí misma no haber sido un poco valiente y aceptar el ascenso.
Pongo en la balanza lo que importa de verdad y me digo que lo mejor es la calidad de vida, olvidarme de trabajar los festivos y los fines de semana y encima tener las tardes libres, y por otro lado, digo que lo voy a echar todo de menos, que n…