Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2010

DIGOXINA

Tengo la cabeza a 100 kilómetros por hora y el corazón a 300 revoluciones por minuto. Miro mis amapolas, aspiro el ramo de lilas y cilantros que he colocado estratégicamente en una estantería, me empapo del aceite de sándalo, husmeo la vela de coco frente a la lavanda seca del jarrón. Veo mi rosa de San Jordi secarse lentamente y pienso en muchas cosas.
A pesar de todos esos aromas que me acarician me siento decepcionada conmigo misma, por haber sido cruel, por haber dado un portazo y haberme encerrado en mi vida.
Mire a los ojos a aquel chico que me recordaba tantas momentos que él no sabía y le dije que jamás podría ser lo que él esperaba, que mi corazón estaba bradicárdico, que no tenía pulso en las muñecas, que una extraña resignación me recorría. Sentí su dolor nada más pronunciar las palabras, su cambio de expresión, sus ganas de salir corriendo. Y así se marchó, y entonces ese extraño órgano que tenemos en el pecho empezó a latir tímidamente, recuperó el ritmo, primero fue un per…

LAS PRUEBAS DEL DESTINO

Cuando menos te lo esperas las cosas se precipitan, cuando menos lo querías sucede, es una ley estúpida, pero las cosas aparecen cuando no estás preparada para saborearlas.
Hablaba de casualidades en el anterior post y en que no existen, sigo insistiendo. Estos días, me ha sucedido algo que me hace pensar que alguien /algo quiere que haga algo pero no sé exactamente que es.
¿nunca habéis estado en medio de una historia pensando que ya lo habías vivido? Eso me pasa a mí, es como si alguien le hubiera dado al repeat para que escuchara las mismas canciones. Y no son las del disco de Rocio Durcal, que me ponen hecha una romántica, son las canciones del Chiquilicuatro, que con una vez tengo más que suficiente, mejor haber rayado el disco.
El primer paso fue exactamente igual al que yo recordaba, una excusa tonta para hablar contigo y una propuesta arriesgada. Tengo que decir, en este sentido, que admiro a los valientes, a aquellos que no temen que les resuene un “no” enorme en la cara, y tamb…

LA LEY DE LAS CASUALIDADES

No puedo creer en las coincidencias, inmediatamente pienso en los porques y en las leyes que desconozco, pero es así, miro atenta los sucesos y pienso que tiene que haber una relación entre todos ellos.
Por ejemplo ¿por qué Tico volvió justo después de un año, dos semanas después de que Toto desapareciera de mi vida? ¿por qué una amiga está ausente dos años y reaparece cuando más la necesito con una vida totalmente similar a la mía? ¿por qué cada vez que las cosas se tuercen surge la oportunidad de irme al país de la humedad a compartir un tiempo con R? Cualquiera diría que yo he provocado todos esos sucesos, pero no estoy muy segura.
Mi madre me llamó por teléfono el viernes anunciando la llegada de un nuevo miembro a la familia. Mi prima número 6, la de las cenas de ginger jenginbre, la que había perdido toda esperanza dos años atrás y se sentía vacía, había traído la vida al mundo. Se me nublaron los ojos al pensar en las casualidades y en que las penas siempre se entremezclan con …

HONRAR LA VIDA

Tengo el día tontito como se suele decir. Cuando el cielo se pone de un gris cenizo y a una la invade la melancolía, me da por pensar que tengo que hacer más cosas atrevidas, pero luego un pequeño soplo de viento, arrastra una nube, se escapa un rayito atraviesa mi vaso de coca cola (sí está vez no es vino) y al ver el Arco Iris reflejado sobre mi mesa de trabajo paso del estado tontito al de boba.
“¡Bobita mía diría mi conciencia!” ¿qué andará incubando ahora mi cabeza hueca?.
Hace un par de semanas, hace un mes, supe que tenía que cambiar, evolucionar, progresar, y entonces empecé a buscar y a buscar, por debajo del corazón, entre los pulmones, revolviendo los intestinos, acariciando la pleura. Buscaba mi alma, esa que vaga distraída desde hace un tiempo ¿y dirán por qué buscar el alma y no lo de siempre: el corazón, la cabeza?, pues porqué en el alma estaba mi esencia, lo que había sido, lo que no encontraba, lo que cambio, lo que quería.
Alma se había quedado acurrucada, escondida ju…