Ir al contenido principal

UN PIANO ROJO



A pesar de que los días me han llevado a vivir el capítulo 600 de mi particular novela, no diré ni una sola palabra al respecto.


Lo que sí diré es que hoy me acordé del Hombre G, me llegó como un rumor lejano y me hizo sonreír. Des de que decidió no ser ni siquiera mi amigo y aceptar lo escrito en una servilleta, a penas nos hemos cruzado dos veces por el hospital . Le recordaré que no me importa su indiferencia fingida si no todo lo que me hizo vivir, por lo que sigo dándole las gracias y pidiéndole perdón.


Todo empezó con un piano rojo, en realidad eran dos pianos rojos, los dos sujetados con dos tiestos enormes, con sus teclas blancas y negras bien enfiladas. Estaban colocados en el medio de la ciudad de Lima, en Perú, el país y la ciudad del Hombre G.


Los pianos a veces sonaban desafinados y otras emitían una dulce melodía que obligaba a mover ligeramente los pies. Su única misión era combatir el aburrimiento, el tedio, el agobio, la angustia y la ansiedad de la gran ciudad mediante: la creatividad, la improvisación, la imaginación, la iniciativa, la valentía y las ganas de compartir de la gente común.


Luke Jerram lleva a cabo este proyecto: "Play me, I'm yours" desde el 2008 en ciudades como Londres, Sindney o San Jose, con la intención de romper la monotonía de las grandes ciudades. Dos pianos enormes se plantan en medio de las calles más concurridas y cualquiera con ganas y sin necesidad de formación musical puede amenizar ese paseo por una ciudad que sucumbe al tedio en la época de Navidad, será que estás fechas nos ponen contra nosotros mismos, pero al final repetimos año tras año.


Mi sonrisa significaba dos cosas: palabras pequeñas como Lima encadenan muchas otras y una nota emitida por una tecla por alguien a quien no conozco en una ciudad perdida ha hecho que sonría.


Me encanta que la felicidad sea simple, que abunden los buenos recuerdos y que el mundo siga siendo sorprendente día a día


¡Y ahora que me dejen aporrear ese piano!

Comentarios

  1. Eh, cuidadín, ¿que es eso de aporrear el piano?, desde luego que falta de sensibilidad ;)

    ResponderEliminar
  2. Las pequeñas cosas pueden ser grandes cuando nos hacen sonreír trayéndonos buenos recuerdos..
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. que su mirada siga siendo sorprendente.



    día a día.

    ResponderEliminar
  4. Vamos a aporrearlo las dos,yo por sentir que aporreo un año cargado de nervios y tú...pues...qué más da!aporrealo!

    ResponderEliminar
  5. RALPH ¿entonces no vale aporrearlo? jo! es que lo único que yo sé tocar es la flauta!

    CLAIRE por las dos cosas, por el recurdo y porqué me encantaría que plantaran un piano en medio de Barcelona contra el aburrimiento.

    EGO por supuesto! me he comprado las gafas expresamente graduadas para ver al mundo bajo el prisma de la sorpresa.

    ¡A por ello S! ¡Con lo bien que sienta aporrear un piano!

    ResponderEliminar
  6. anoche no podía dormir, y no encontraba ninguna musica q lograra calmarme... hasta q abri mi cajonera donde guardo cualquier tontera y estaba ahi..Yann Tiersen, para calmar mis noches y pensar en tonteras.



    Na no lep eguen, dejen q se siente Yann y toque un poco... q enamora

    ResponderEliminar
  7. APORREA APORREA!!! QUE VAS A TOCAR MI QUERIDA REBECA?? QUE TAL ESTO???

    http://www.youtube.com/watch?v=wh1p5tEd2UE

    sabes que te quiero pequeña! Lo estás haciendo muy bien! este año, recuerda mis palabras , será TU AÑO!!!

    ResponderEliminar
  8. PIANTADA bueno los maestros siempre tienen preferencia ante las aporreadoras de piano y si es Yann ¡qué te voy a decir! ¡qué toque! ¡qué toque!

    SOPHIA cada año es mi año, y cada día y cada segundo... un poco de fe y todo cambia, ha tardado un poco pero después de la tormenta finalmente ha vuelto a salir el sol.

    ResponderEliminar
  9. con la marcha Radetsky me han entrado ganas de conquistar Roma, Berlín, Paris...ja,ja ¿será que en el fondo llevo una pequeña dictadora dentro?

    ResponderEliminar
  10. Jolín! ya me gustaría a mí también un pedazo de piano rojo chillón en todo el centro de la plaza de navarra (centro neuralgico de esta, mi Güeskonsin querida).... ¡lo aporrearía hasta reventar! o hasta conseguir que las notas digan todo lo que no sé decir.

    En fin...

    Saludicos niña!

    ResponderEliminar
  11. PENSADORA ¡pues nada voy a averiguar lo que hay que hacer para que nos traigan ese piano!

    ResponderEliminar
  12. Hola!

    Me encanta tu blog! Te dejo la dirección del mio por si te apetece pasarte a ver qué te parece!

    http://myhomelycorner.blogspot.com/

    Besitos!

    ResponderEliminar
  13. Pues tocamos, aporreamos, acariciamos (el piano, digo).

    Felices fiestas, celébralas por todo lo alto, que la fortuna te tiene que descubrir disfrutando al máximo para sonreírte!

    Ho ho ho!

    ResponderEliminar
  14. SARA gracias

    DARTHPITUFINA por supuesto no pensaba tocar ninguna marcha funebre en ese piano ¡A aporrear se ha dicho! digo, Acariciar...

    ResponderEliminar
  15. Puffff… necesito un piano de esos…

    Creí que estaba encarando mejor la Navidad este año, pero no… Cada año retraso el hecho de enfrentarme a ella, escapo de las compras, las luces, los villancicos… y llega el día de hoy, y he dicho que sí a muchas cosas sin pensar… y tengo ganas de quedarme en casa en pijama y cenar una pizza… pero parece que no es posible… un piano rojo me vendría genial en este momento.
    Kisses y espero que el capítulo 600 no fuera muy mal… y si lo fue, ahora vendrá el 601 jujujujujujuju

    ResponderEliminar
  16. Feliz NAVIDAD S. voy a ver con que nos sorprendes este año!!

    GATA ROMA justo estaba pensando lo mismo, estoy aquí sentada delante del ordenador, deseando irme a casa y con una pereza terrible por tener que ir de cena de Nochebuena esta noche, pero bueno, en el fondo las Navidades me parecen bonitas.
    Sobre el capítulo 600, realmente no sé si ha sido bueno o malo, creo que tiene una parte de cada.

    ResponderEliminar
  17. Gracias Noe, feliz Navidad a ti también!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …