Ir al contenido principal

BAJO LA LLUVIA




Sigo andando por un camino peligroso aunque con la conciencia siempre alerta y desando ser yo y sólo yo. Si luego vienen las consecuencias entonces merecidas son.
La niebla había ido tapando el paisaje y Barcelona ya no se descubría tan interesante. Toto y yo caminabamos con las manos en los bolsillos alrededor del castillo. De repente un olor le hizo detenerse y volver a la infancia, los higos dulces parecían, sin comérmelos, deshacerse en mi paladar. Y mientras él viajaba a Bogotá y me hablaba de su abuela y de cómo habían bautizado a esa fruta brevas en lugar de higos, yo también volvía a mis propios recuerdos pero con la conclusión de que se había acabado la epoca de compartir algo entre nosotros, y desandando el camino descubrí que podía desoír las advertencias porqué yo ya no era la misma y la cuerda floja se me antojaba como una enorme cama elástica.
Paseamos en moto por toda la ciudad, nos sentamos a escuchar un concierto de guitarra, compartimos comida china, brindamos sin ningún objetivo, bailamos salsa descalzos, volvió a cantarme con su guitarra desafinando y luego la siempre insaciable búsqueda de respuestas.
Yo no te quiero” y esa frase no borró mi sonrisa. “Alguien una vez me devolvió mi anillo”. Me enderecé, dicen que el tiempo cura todas las heridas, pero hay quien vive atemorizado por volver a sufrir, creo que para eso las mujeres somos más supervivientes. “No quiero que me cambies” “no quiero cambiarte”. “Me gustas mucho”, para mí eso ya es una forma de amor.
Tantas vueltas para llegar a lo mismo. Mi experiencia de alguna manera también me ha hecho impermeable.
Oí la lluvia en el exterior y me asomé a la ventana: “¡vamos fuera!”. Me puse corriendo el vestido y antes de que saliera descalza Toto me colocó unas chanclas. Mire el cielo añil, gris oscuro, violeta. La Diagonal que cruzaba la ciudad siguiendo el ritmo de las dos de la mañana: farolas a media luz, taxis en busca de servicio y castaños de indias que me bañan con sus hojas tras el paso del viento.
Por un instante yo sola y el mundo, giré la cabeza, Toto estaba en la ventana observando, la lluvia caía y sentía que me calaba y me llenaba de vida, corrí arriba y abajo sobre la rambla y me entretuve chapoteando en los charcos, gotas frescas y suaves: “¡Vamos Toto baja, ven a buscarme!” y Toto bajó y se plantó delante de mí y yo le mojé y como una loca sonreía porqué no me importaba nada, tenía la felicidad en el cielo de Barcelona, en la Diagonal, en mi libertad.
Toto me besó y me guió escaleras arriba, con algo parecido al cariño me quitó la ropa húmeda y me arropó. Dormí profundamente entre las sábanas queriendo seguir un tiempo más engañándome a mí misma, preparada para cuando él volviera a salir corriendo, pero sin acabar de creerme que aquello no fuera un poco de amor.
Y entonces mi corazón dijo, muy, muy bajito: “Yo tampoco te quiero, Toto”.

Comentarios

  1. Escuchar al corazón. Nuestra mente puede engañarnos, pero el corazón no.

    Que bueno es volver a leerte.

    ResponderEliminar
  2. me gustan muchos tus entradas, las historias de tu vida son interesantes
    Un saludo
    veronica.

    ResponderEliminar
  3. En Andalucía hay higos y brevas, creo que son lo mismo, o muy parecido aunque no soy muy ducha en chumberas y demás…
    Me habría gustado bajar a saltar bajo la lluvia como tu hiciste, siempre intento hacerlo. Pero se ve que mi ir arriba y abajo en moto por la ciudad, me pasó factura.
    A pesar de todo he disfrutado de estos días lluviosos…
    Sobre los hombres a los que una mujer les hizo daño y eso les hizo volverse insensibles o cabrones, según se prefiera el adjetivo, ando ya pelín escamada.. No sé si tienes razón y las mujeres nos sobreponemos mejor a esas cosas o es que simplemente ya no me creo nada.
    De hecho, hace un tiempo me llegó cierta historia de que atemoricé a cierto hombre con mi impulso, mi pasión por la vida o mi simple forma de ser, y que eso le hizo ser cobarde y conformarse con otra clase de mujeres… más sumisas tal vez. Pero yo pienso que lo cobarde de verdad es culparme a mí de eso.
    Las dos versiones de una historia que parece repetirse mil veces, casi convirtiendo todo esto en una leyenda urbana…

    Ten mucho cuidado, ya sabes que pasa cuando estas cosas se nos van de las manos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Bella manera de no querer, disfrutando el momento y con el agridulce sabor de la tristeza antigua, superada no olvidada.

    suerte

    ResponderEliminar
  5. Pues, ahí le has dao!!
    Es eso, ser consecuente con lo que deseas cada momento sin plantearte nada más ni, crear falsas expectativas, ni auto engañarse ,en ese momento estabas bien y te gustaba su compañía, pero sobretodo estabas tu preparada para decir ya no te quiero, pero no se acaba el mundo, seguimos nuestros caminos y fue bonito mientas duró.Ahora sigue siendo amor pero ha pasado a otra fase.
    felciidades!!

    ResponderEliminar
  6. Hola, Rebeca, hacía tiempo que no tenía oportunidad de leer tus entradas, no por falta de ganas,sino más bien, por falta de tiempo. Me ha encantado volver a leerte.
    ps. Lo importante es ser siempre tú misma.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Vaya es como si fuera una peli... A pesar de lo agridulce que pueda ser la vida estas cosas te quedan grabadas para siempre...
    A veces estamos tan pendiente del final que no disfrutamos del viaje... ¿y qué importa si esto se acaba? ¿quién te quita todo esto?
    Espero que estés bien, disfrutando esto y sacándole lo mejor.
    Me gusta esta nueva Rebe, que aventurera como siempre no deja de lado lo que siente y está más atenta a ella misma y no a la felicidad de los demás.
    Un besote.
    PD: afuera amenza con llover, como me gustaría recrear este post con el que quiero que me quiera ;)

    ResponderEliminar
  8. Tan bello como triste. Es imposible y contraproducente silenciar nuestros corazones.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Luego os quejais de que os acatarrais...no parais de meteros en charcos...

    ResponderEliminar
  10. Rebeca!!! esto me hace acordar al título de una película:
    "¿por qué lo llaman Amor cuando quieren decir Sexo?"

    besos

    ResponderEliminar
  11. hace tiempo que no me paso por tu blog , pero teniendo clase mañana y tarde y cosas que hacer siempre no tengo tiempo!! espero que estes bien y vaya todo bien!!! un besito

    ResponderEliminar
  12. CÉSAR yo creo que justo es alrevés, el muy idiota hace lo que quiere aún sabiendo las consecuencias.

    EGO y de vista...

    VERONICA CAMARA gracias, un honor tenerte por aquí.

    GATA ROMA pues que te voy a contar a ti, yo también estoy un pelín cansada de oír historias que pasaron hace por lo menos diez años y que justifican el resto del comportamiento de una vida. Tendré cuidado no vaya ser que me pase de lista y esto me acabe pasando factura.
    Cuidate mucho y disfruta de este tiempo de "relax".

    PILAR lo sé, toda una mezcla y contradicción, y en el fondo supongo que es otra de esas maneras de querer igual.

    PURY pues sí, ahora sólo trato de disfrutar el momento, y mañana ya se verá.

    RAMPY somos dos, sabes que no te olvido, pero también ando liada. Por cierto, muchas veces me cuesta horrores cargar tu blog.

    NOELIA seguro que puedes salir a mojarte igual y disfrutar, a mi tampoco me quieren pero no importa, cuestión de atreverse a poner los pies en el agua.

    JAUROLES yo diría más bien imposible y más bien prudente hacerlo callar de vez en cuando.

    ARKANGEL si es que, yo no estoy malita, pero Toto se ha pasado la semana con gripe (que se fastidie), si es que me vuelvo hasta cruel!!

    RAFAELA si es que eres muy lista, supongo que por su parte es lo segundo y por la mía...sí también eso.

    NOELIA ¡qué me vas a contar a mí que no tengo tiempo de nada de nada!

    ResponderEliminar
  13. ¿Quién sabe querer?
    Realmente somos honestos nosotros en nuestras relaciones?
    Nunca me queda claro y nadie sabe responderlo.
    Buena entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. GAMAR, uff, honestidad. si uno lo fuera al 100% se perdería todo el misterio, en el fondo lo que buscamos es manipular, el poder sobre el otro, pequeños momentos de satisfacción, el amor al fin y al cabo tiene tantos matices.

    ResponderEliminar
  15. Hacia ya tiempo que tenia ganas de poder deciarme un ratejo a navegar.. Y siempre que vengo aqui disfruto con tus entradas... Es precioso.

    Aprovecho la visita para invitarte a participar en el concurso que tenemos en Fancy Factory. Si te animas pon que vas de mi parte, que tenemos tb un pequeño concurso interno jejeje.

    Voy a leermelo otra vez ^^

    ResponderEliminar
  16. SARA jo, ojalá tuviera más tiempo seguro que participaba en ese concurso, pero ya me da un poco de vergüenza no llevar tan al día vuestros blogs, así que lo primero es lo primero.

    ResponderEliminar
  17. Ay mi Rebequita, te leo ahora esta entrada que me perdi en su momento aunque me la contaste en directo ( soy provilegiada!) Pase lo que pase que bonito es vivir así con pasión , quien no vive la vida así esta viviendo a medio gas. La vivencia de esa noche es tuya , tuya para siempre.

    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  18. SOPHIA es lo último que me quedo de Toto, lo bien que me lo pasé esa noche, aunque como él me dijo una vez y se me quedó grabado: "tendrás momentos mejores"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …