Ir al contenido principal

7 MESES PARA COMER, AMAR Y REZAR


Después de aprender a vivir conmigo misma y seguir los preceptos propuestos por la última película de Julia Roberts: comer, amar y rezar, dejé que mi vida avanzara a su propio antojo, convirtiendo en un lujo las pequeñas lamentaciones, que sin más remedio, debería pronunciar, cuando me enfrentara a solas a la realidad. Una duda de un momento y luego otra vez dispuesta para seguir el camino.

No esperaba que nada cambiara y de hecho poco lo ha hecho, pero de repente me vi acorralada por la sorpresa y por algo que pensé que nunca sucedería.

Mi amor por los demás se negó una y otra vez a aceptar que alguien pudiera dañar sin ningún motivo, sin ningún remordimiento, sin ninguna razón, con alevosía y con un sadismo indescriptible capaz de hurgar una y otra vez en la herida. Pero al final los hechos me convencieron que todo lo sucedido no respondía a ninguna razón sentimental y que debería usar la lógica y aceptar que había personas que simplemente no aman a los demás.

Recuerdo haberme sentido especialmente triste ese día sin motivo alguno, pero acostumbrada a mis cambios de humor, preferí ignorar ese tipo de sentimiento. Entonces esa llamada me devolvió la esperanza.

Al principio pensé en no responder, al fin y al cabo el número me era desconocido y estaba ya demasiado cansada de escuchar las últimas ofertas que mejorarían mi vida en lo referente a: telefonía, electricidad o seguros de vida, pero al final, la insistencia me hizo pulsar el botón.

Reconocí su voz en seguida, pero preferí hacerme la tonta, ¡qué poco sabia él de lo que había llorado, tan sólo hacía dos meses, por una estúpida foto que me revolvió el alma!: “¿Quién eres?”Soy yo el estúpido”. ¡El estúpido! no hubiera yo elegido mejor descalificativo. Toto volvía a mi vida sin que yo pudiera saber el sentido, y lo raro es que mi corazón me había dicho que el círculo está vez sí estaba cerrado.

Toto habló con claridad me dijo que había estado pensando mucho en mí y que los remordimientos habían hecho que necesitara pedirme perdón y devolverme aquellos 50 euros (no, está vez no se había olvidado), quería verme y yo quería creer que el karma a veces te da la oportunidad de no dejar cosas pendientes para la próxima vida.

Desoyendo, como siempre hago a la razón, decidí verlo, como si siete meses no significaran nada, como si el tiempo sólo hubiera sido una pausa, y yo no supiera lo que realmente había pasado.

Le recogí en Diagonal, con su enorme y perfecta sonrisa, pero lo vi menos guapo, como si mi corazón apagado ya no pudiera empañar mis ojos otras veces ciegos. Me invitó a comer a un restaurante cubano del barrio de Gràcia por si me animaba y ponía en práctica lo que había aprendido en mis clases de salsa.

Mientras mordisqueaba mariquitas le pedía respuestas y él decía que quería volver a salir, conocerme (justo lo que no había hecho en más de un año), y mi perdón y yo sin saber que pensar, sin saber que decir, sin poder confiar. “¡Has sido tan importante para mí!, aunque no lo creas” “nunca me lo demostraste”. Quizás Sophia tenía razón y en realidad lo que le pasó es que no supo quererme.

Adivinaba tras su pose de siempre de hombre seguro que la vida le había ido un poco mal, cuando las cosas se tuercen uno siempre rebusca en otros tiempos que supone mejores. Después de un tiempo en New Jersey y otro tiempo en Suiza, llevaba un mes y medio en Barcelona, aunque había estado volviendo al país de forma frecuente, y ahora una vez instalado decía ver claro donde creía que se encontraba su destino. En cambio yo, sin moverme del sitio, había aprendido a soportarme, a quererme, a querer y a no seguir deseando una felicidad dependiente de los demás.

Igualmente caminé de su brazo, esperando que las hojas de otoño trajeran nuevos tiempos, quizás una vida diferente, aún sabiendo que segundas partes nunca fueron buenas, y ésta se me antojaba demasiado difícil.

Me invitó a un café, me apoyé sobre sus hombros, me dio un beso y echó mano de los recuerdos: “¡como me gustaba que te pusieras así!”, y yo deje brotar una lagrima, sólo una porqué recordaba que no le gustaban los momentos dramáticos: “ ¡Me robaste Carcassone!”. Él agachó su cabeza sabiendo de su culpa: “¿Has venido sólo para poderme decir eso?” “No, vine porqué no podía creer que fueras tan mala persona, porqué te perdono y no te guardo rencor y porqué en el fondo de mi corazón todavía escucho los latidos.”

Los latidos son muy flojos, mi corazón se ha hecho un poco más listo, pero igualmente sigo muriéndome de miedo al volver a encontrar la misma piedra en mitad del camino.

Comentarios

  1. Si vuelves a sufrir por el, como ya estás acostumbrada, te dolerá menos.

    Es durísimo lo que acabo de escribir, pero eres tu quien induce a pensarlo. Yo no tengo más motivos para juzgar que los que tu das.

    ResponderEliminar
  2. uff! pero es que yo no quiero sufrir por nadie, he estado feliz estos siete meses, conmigo misma, con mi vida, con mis amigos, con lo que tengo, paso de la costumbre, Toto no es maduro a nivel emocional y yo creo que en realidad, ya no estoy dispuesta a soportarlo, aunque mi corazón lata, ya me encargaré yo de apagarlo.

    ResponderEliminar
  3. Sal de ahí, huye de ese círculo viciado. Ahora eres fuerte, te conoces y te soportas, Toto volverá a hacerte sufrir, hay personas que no saben amar ni amarse y creo que él es así.
    Si has aprendido algo en estos siete meses es a vivir, así que tuya es la decisión, pero no sufras más.

    ResponderEliminar
  4. Si escuchas comentarios, te volveras loca.
    He pasado por eso, siendo consecuente de que iba a sufrir, pero me compensaba, cuando estuve preparada, lo dejé, antes no podía.
    Si tu eres consciente de que puede salir mal, si no te vas a culpabilizar por ello, si sientes algo especial por esa persona "imperfecta" pero que hace latir tu corazón, sólo tienes que vivir el día a día y mañana Dios Dirá.
    La vida es muy corta, pero el dolor muy intenso ,los errores dolorosos son nuestros masters en la universidad de la vida, yo sufrí pero no me arrepiento de esos buenos momentos que también tuve, porque ame al ser que menos se lo merecía, pero yo lo amaba!! y llegué al final de la relación, sin dudas, cuando vi claramente y estaba fuerte y segura..
    besos enormes y haz o deshaz sin sentirte culpable, sólo vive consecuentemente
    muackis

    ResponderEliminar
  5. Te compensa?? Esa es la pregunta. Mi percepción es que no.

    Besos y ánimos.

    ResponderEliminar
  6. Hola,Rebeca, creo que tendrías que pensar si realmente te compensa volver o no.
    Ya sabes de que pie cojea.
    En mi caso, nunca me gustaron las segundas partes, pero es una opción personal. Cada uno es libre de elegir lo que más le convenga.
    Besos y gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  7. A mi me a pasado, casi lo mismo, 6 meses después volvimos a vernos, volvimos a querernos y en mi caso, al mes y medio otra vez ruptura, por las mismas causas y cosas por las que rompimos antes, las mismas sensaciones, los mismos engaños...lo único que puedo decirte, es que esta vez a sido menos doloroso y definitivo.

    ResponderEliminar
  8. Poco que agregar a lo que ya te dicen, todo opiniones acertadas y basadas en experiencia.

    Pero (yo siempre tengo un pero), si tenemos en cuenta que cada uno de nosotros somos únicos: las relaciones están compuestas de dos seres únicos que conforman una única relación, así, lo que hay entre dos sólo lo saben realmente esos dos.

    En pocas palabras, sólo tú y él tenéis la respuesta.

    (Espero que en esto no vayamos tan paralelas como siempre, que me asusto y yo sí que no estoy preparada).

    Besitos!

    ResponderEliminar
  9. Está claro que no puede estar solo... y tu? puedes estar sola? y puedes estar sin el?

    besos

    ResponderEliminar
  10. NO! NO! NO!
    Yo digo NO! Así, en alto! En Alto!
    Recuerda los momentos...
    TQM
    Marina

    ResponderEliminar
  11. Estas cosas vienen por algo , quizás todavia faltan cosas por decir, por hacer, por sentir o por dejar de sentir, yo no sería capaz de mandar a tomar vientos frescos, desde fuera es más fácil.
    Tu eres una chica lista no te viene de nuevo todo esto, ahora mandas tu y el deberá atenerse a tu juego.
    Observa, aprende de esta situación decidas lo que decidas estará bien.
    No eres una niña que se deja comprar por caramelos o trucos de magia.
    la vida te pone a menudo pruebas parecidas o identicas a las anteriores, quizás para que aprendas para que evoluciones o ... para que lo aborrezcas.
    Recuerda... come, reza, ama
    Un besito princesa y tenme informada!

    ResponderEliminar
  12. Dios mio. dios mio dios mio dios mio.
    Veamos. CUando lei que era. ME quede pensando mucho.
    Ahora. Esto es una segunda parte de dos peliculas. Sabemos que no es buena.
    Ahora, si se trata de una saga?. JA
    No lov iste lindo, porq no estaba lindo, porque tus sentimientos remarcaban en el toda fealdad. O porque sinceramente trataste de nomirarlo mucho para no caer otra vez.

    Creo a diferencias de todos los de arriba. Que es humano y sano, terminar algo, algo que ya ha bia terminado. Algo que ya habia lastiamdo. Algo que ya se amo.
    El amor, no se si por completo se va. Pero si te libera.
    Son 7 meses, creo que tu sabras bien que hacer.
    Besos muchos

    ResponderEliminar
  13. Te podría decir mil cosas, o dos mil… Lo peor es que creo que nos parecemos, o que la vida se repite independientmente de la gente.
    Cansada de un círculo parecido, al que le di mil vueltas, me robaron Granada, Córdoba, y hasta intentaron torpemente robarme Roma… Y me debieron dos veces cincuenta euros, y me cansé, y él se dedicó a cansar a otra, que tiene más aguante.
    Hoy él es funcionario con sueldazo, y vive con aquella que supo adaptarse a vivir en un segundo plano. Como soy cordial, o idiota o todo, quedó todo en “te perdono, no te guardo rencor” y por lo visto esto le permite comunicar conmigo cada X tiempo. Hoy ha sido uno de esos momentos, un mail, contando cosas banales, con pinceladas de recuerdos, peticiones de cafés como los de antaño y un demoledor final antes de la firma en que dice que me echa mucho de menos. Y aquí estoy yo, con mi vida mejor o peor pero mía, contenta en cierto modo de ser yo, de ser así… pero con un círculo que aunque es muy espaciado y tiene muy poca perspectiva, no parece que vaya a cerrarse del todo…
    Esto parece más un deshaogo que un consejo, pero no creo en la casualidad y que leyera tu entrada y su correo en menos de dos horas, me parece una señal.
    Tal vez yo aprenda de tu historia, no lo sé…
    Lo único que puedo decirte es que a veces el destino parece no querer cerrar círculos, pero si nosotros lo intentamos, pueden quedar algo más diluidos, o doler menos…
    Kisses y perdón por lo extenso…

    ResponderEliminar
  14. APERADOR si eligiera sufrir realmente estaría siendo muy tonta ¿pero y si no soy tan fuerte como pensaba?

    PURY pero uno no puede hacer lo que sabe que es incorrecto y a la larga volverá a hacerla infeliz, el problema es que este tipo de amor es como una droga y hay que rodearse de muy buena gente para seguir adelante y hacer callar de forma tajante al corazón.

    JAUROLES supongo que no, rota la confianza poco se puede esperar del amor.

    EGO ya solté el ancla me queda la piedra en la mano.

    RAMPY yo también siempre he creído firmemente que las segundas partes no son buenas.

    ARKANGEL por eso tú tambiéne stabas tan silencioso. Supongo que lo único que hace uno es alargar un poquito más lo que ya sabe que sucederá, entonces no vale la pena volverse a situar en un comienzo.

    PENSADORA si apareciera Pensboy de nuevo entonces estaría convencida que tú y yo estamos unidas por el destino. El problema es que a veces queremos pensar que lo nuestro será diferente, único, digan lo que digan, parezca lo que parezca, pero lo cierto es que la regla se cumple la mayoría de las veces.

    ResponderEliminar
  15. RAFAELA yo ya llevo mucho tiempo sola y él contrariamente a lo que parezca también, pero no voy a ser yo quien solucione esta vez sus problemas. Cierto que no puedo evitar sentir algunas cosas, pero tampoco soy tonta y sé quien me puede ofrecer lo que busco y quien definitivamente y por mucho que yo me empeñe no de una forma rotunda.

    MARINA los recuerdo! y dicen que se perdona pero no se olvida, sólo que a veces yo tampoco puedo resistir la tentación. Pero es que yo tampoco ya sé querer a nadie ¡mira lo del Hombre G!

    SOPHIA sí...come, reza, ama, ¿qué será lo que estoy esperando?

    PIANTADA no creo que lo vi con los ojos que lo tenía que ver y como es de verdad, no es tan guapo como yo pensaba, eso me consuela.
    Ha vuelto pero sé que no ha cambiado, pero a mí los 7 meses me han servido para saber que no necesito a nadie para sentirme feliz.

    GATA ROMA yo me quedé pensando en lo mismo: que soy incapaz de cerrar circulos, este no es el único que tengo abierto, aunque en este caso pensaba que jamás volvería a mi vida. Me siento raro, en parte me hace feliz pensar que sí ha tenido remordimientos, que sí he sido un pelín sólo un pelín importante, pero sé que no será conmigo con quien acabe su vida, yo necesito alguien que me quiera de verdad, alguien que se merezca estar conmigo como yo me lo merezco. No, realmente las casualidades no existen.

    ResponderEliminar
  16. El agua no puede volver a pasar de nuevo por el mismo cauce.
    O sí, es cuestión de recogerla en un balde, desandar el camino y volver a echarla.
    Pero ya no es lo mismo.
    Puede ser mejor.
    Puede ser peor.
    De este agua no beberé, este cura no es mi padre.
    Nunca digas nunca jamás.
    Nadie puede ayudarte salvo tu propio reflejo en el espejo.
    Ya no eres quien eras, ya no es quien es.
    Me encantaría ser un poco más coherente o contundente, pero nadie sabe en el amor más que los amantes.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  17. Haz caso a tu instinto. No le des vueltas porque gastarás energías innecesarias comiéndote la cabeza.

    Personalmente considero que si se terminó en su momento, no es algo que se pueda retomar, sobre todo si te hizo algo tan feo como robarte Carcasonne (y herirte con todas las deducciones que esa imagen conllevó).

    Pero por supuesto esto es una opinión particular. A estas alturas ya sabes que vales un Potosí, que estás rodeada de gente que te quiere y esa paz que has conseguido debe ayudarte a tomar tu decisión responsable y libremente.

    Un beso-abrazo, cielo.

    ResponderEliminar
  18. Holla


    Me gusta su blog, No se si te gusta de Poker, jo ha visitado tu pagina para ayudes pero jo ha arranjado um bonus sin deposito de poker a http://www.espanol.pokersemdeposito.com/ para Red Kings de 20$ gratis, ahora la question es que jo no sé que jugar heads up o Double or Nothing?.......no sé mucho de estrategia de Poker!
    Adios
    excusa mi horrible espanol!

    ResponderEliminar
  19. Hagas lo que hagas, espero que te vaya muy bien. Cada persona es un mundo, y hay gente que cambia y hay gente que no. También hay relaciones que tras varios intentos, salen bien, y otras que no. Reflexiona contigo misma, y tanto si te lanzas como sino, siempre puedes rectificar. Piensa solo en ti.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. PILAR entiendo perfectamente lo que me dices, de hecho eso he pensado después de quedar con él, que yo no era la misma persona, que yo ya no me comportaría igual, que él ya no me era tan importante, y sin embargo, él sigue con los mismos patrones, pero en tampoco tiempo, ha abandonado todo lo que me gustaba de su persona ¡es raro, muy raro! pero eso es lo que hace que las segundas partes no funcionen.

    DARTHPITUFINA gracias, es verdad, le he perdonado pero no he olvidado y no puedo, aunque quisiera (que no quiero) mirarle con los mismos ojos, para mí se ha convertido en una persona fea (y lo digo por su interior) y yo cuento con un montón de gente que me quiero y que me han hecho creer en mi misma otra vez.

    CLAIRE lo hago (pensar sólo en mí) y confio en ser un poquito lista, sea lo que sea no me pillara desprevenida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …