Ir al contenido principal

LA NOCHE DEL PERRO VERDE


Sólo a mí se me ocurre ponerme un vestido capaz de levantar el vuelo con unas briznas de aire y dejar mi anatomía más preciada bien a la vista con las braguitas más feas de todo el cajón y esa piernas, llamémosle piernazas, sello inequívoco de la familia Sánchez. No, no, no ha sido exactamente como ser Marilyn Monroe insinuando un “cómeme”, no más bien ha sido un “¡arrg, por favor, que se tape!”, pero claro el Hombre G está enamorado y aún a sabiendas de la cruda realidad habrá pensado que tenía delante a Pamela Anderson y se ha emocionado decidiéndose a llevarme a uno de esos sitios pijos que tanto me gustan.
Conoce a la perfección mis debilidades porqué no ha parado de llenarme el vaso de vino blanco fresquito, bueno más bien los camareros, que en estos sitios les encanta adoptar un extremo servilismo y me hacen pensar que soy un poco inútil por no ser capaz ni siquiera de llenarme la copa. El vino esta bien, el Perro Verde, dice G que se llama, con tanta ilusión he querido ahorrarme el comentario de que quería un tinto.
Cuando me pongo así él sabe que descubro mis encantos, y se aprovecha, aunque tenga que oír a la vez comentarios mordaces: “Mira Hombre G el peligro es que si tú y yo nos casamos, porqué es fácil aprender a querer a alguien, primero empieza el cariño y luego el cariño se confunde o se convierte en amor, podría llegar un día en que apareciera el que me hace temblar las piernas y entonces lo estropearía todo aunque no valiera la pena”. Así es, tan insegura estoy de mí misma y tan inconformista con lo que viene dado.
El Hombre G no me cree, deja que se me caliente la lengua y a ver si de paso me pongo cariñosa.
Incluso está haciendo ostentación de su poder llevándome a este sitio lleno de yuppies que no paran de hablar de dinero, de lugares del mundo y de reuniones y que me recuerdan en exceso a Toto y hacen que me ponga nerviosa. Me muestra el alcance de la cuenta sin que se le mueva un solo músculo al pagar él el 62,5% del total (sí, lo he calculado) mientras yo desearía vomitar ahora mismo todo lo que me acabo de tragar ¡Hasta el Perro Verde!
A él se le va marcando el hoyuelo y yo empiezo a desabrocharme botones en público. Me subo a la pasarela del Moll de la Fusta, le tiendo la mano, disfruto la brisita marinera de estas noches de verano.
Al Hombre G se le está poniendo cara de pervertido y a mí se me empiezan a ocurrir muchas palabras con la letra G...
6 de la mañana y acaba de sonar la alarma de mi despertador, tengo resaca y sorprendentemente sigo vestida. Compongo poco a poco los recuerdos vanos de la noche del Perro Verde ¡maldito seas! Sí, ahora lo veo claro, maté todas las ilusiones del Hombre G quedándome dormida ¡está es mi chica!

P.S.: Estoy en Croacia, el lunes vuelvo con la curiosidad de saber que ha pasado en vuestras casas, así que sed muy buenos hasta mi regreso. Mua!

Comentarios

  1. Que envidia Croacia….

    El Perro verde era un programa de Jesús Quintero, el perro era blanco pero le ponía unos focos y…. Vamos, que me vengo a referir que nada que provenga de ahí puede acabar bien…

    Kiss

    P.S. Entré sin llamar, sin presentarme, sin nada, pero bueno, descarada a veces que es una…
    La verdad es que me encanta tu blog, estoy mirándolo por encimita…

    ResponderEliminar
  2. Rebeca!
    El Perro Verde es un vino delicioso! Muy bueno!!!!!
    Pasalo genial en Croacia!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Croacia...

    El hombre G... si yo tengo apodos para mis muchachos, los tuyos son muy escatalogicos (asi se dice? xD)

    Me encanto el relato.

    Y mas lo de quedarte dormida ja


    Biquiños

    ResponderEliminar
  4. No entraré a comentar la noche... Sobran las palabras.

    Sólo desearte buen viaje y buenas vacaciones!

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Pues no se como lo ves tu pero a mi me parece una noche divertida ¿no? Estas citas siempre gustan! Es lo bueno de estar soltera... que puedes tener citas (buenas o malas) y luego no darle importancia... ¿o si?.
    Pasalo bien en Croacia!!

    ResponderEliminar
  6. preciosa!!!
    A ver que pasa !! Yo tambien soy sanchez jajajaja , tus piernas son maravillosas y voluptuosas ( es decir sexis) y el hombre G se cae de culo si te ve las piernas, yo tambien soy especialista ultimamente en llevar vestidos con peligros de vientos, eso si simpre pienso, ponte unas bragas monas que si se te ve algo al menos que sea con orgullo ;P
    Espero que te lo estes pasando super bien en Croacia, a la vuelta quiero todos los detalles ( con o sin perro verde) muaks!!!!

    ResponderEliminar
  7. sólo a mi se me ocurre dedicarme a vivir

    despierto.







    biquiños, allá en tus Croacias

    ResponderEliminar
  8. LA GATA ROMA uys Jesús Quintero...sí algo me tendría que haber dicho el nombre. Bienvenida mujer, ahora que stoy de vuelta ya me puedo ir a tu casa a chafardear.


    MARINA lo sé, los vinos me pierden, sobretodo los ricos, pero es que también me pierden las consecuéncias.

    PIANTADA no seas mal pensada, le puse Hombre G porqué tenía un grupo musical, en el que él era el cantante, que se llamba Punto G (tampoco ahora pienses mal) porqué imitaban a los Hombres G de David Summers.

    JAUROLES ja,ja, sí supongo que hay poco a comentar.

    TRASTO creo que esa es la mayor ventaja de estar soltera, la sorpresa y la variedad, aunque te arriesges a arrepentirte.

    SOPHIA pues entonces es cosa de ese gen de los Sánchez porqué hasta mis primas flacas tienen tobillacos, debería seguir tu ejemplo y renovar mi ropa interior ¡soy un desastre! pues sí, habrá que celebrar la vuelta, pero mejor sin perro verde, a saber que tendrás tú también que contar ¿eh? Besitos guapa!

    P.S.: T es una pesada y esta obsesionada con la pulsera ¿me dices la tienda para que se quede tranquila?

    INSIGNIFICANTES Exacto estas son las consecuencias de seguir día a día respirando vida. Biquiños a ti también.

    ResponderEliminar
  9. Ya nos pondrás los dientes largos con alguna que otra foto paradisiaca, saludos.

    ResponderEliminar
  10. RALPH esa es la venganza por las veces que me pones a mi los dientes largos con esas islas tuyas tan divinas, ji,ji!

    ResponderEliminar
  11. Buena chica, así me gusta, un poco pija, pero bueno nada es perfecto ajajja

    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Rebeca. Espero que te lo pases muy bien en el día de tu cumpleaños. Que seas muy feliz. Recibe un beso enorme.
    Rampy

    ResponderEliminar
  13. LILA en eso soy todo lo contrario a ti, tu morenito me volvería loca llevándome a esos restaurantes y tendría mi amor de forma eterna ¡ya se sabe, nadie es perfecto!

    RAMPY muchas gracias, que mono, desde luego que la felicitación e ha llegado por todas partes. Eres un ENCANTO (con mayúsculas).

    ResponderEliminar
  14. Hay que ver que no paras....que alegría....quién pudiera viajar tanto.

    Besitos!!

    P.d: Vaya nombre para el vino.

    ResponderEliminar
  15. GABI sólo este año que me he propuesto regalarme exactamente lo que me merezco.

    ResponderEliminar
  16. Croacia??? Esta Rebe del mundo me sorprende jeje
    Me gustó el post y si, nada es tan simple, porqué el que quiero que me quiera no me quiere como quiero...
    No todo es tan matemático...
    Como dice la madre de una amigo... todo llega...
    Saludos argentos... :)

    ResponderEliminar
  17. Entonces seguiremos esperando, dicen también que la felicidad nunca es completa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …