Ir al contenido principal

BILDERBERG


Tambor siguió con sus inefables aportaciones acerca del funcionamiento del mundo, y yo seguí con mi inestimable capacidad de escuchar y el deseo de comprobar las cosas por mí misma.
Evidentemente no me iba a convertir en el agente Mudler ni en Scully, el tema de los Reptilianos lo dejaba completamente zanjado, suficiente tenía con observar a esos seres extraños que pertenecen a la raza humana como para preocuparme de sí vivía rodeada de extraterrestres.
Esta vez el tema central del debate fue el poder y me hablo del club Bilderberg y del momento en que había dejado de ser una leyenda urbana. Después de unas cuantas averiguaciones y su anotación bibliográfica, cuando el calor más apretaba y el ruido del ventilador empezaba a ser molesto y ensordecedor, me decidí a ojear el libro que hablaba de ese tema aparentemente tabú.
Para resumir, el club está integrado por gente poderosa y rica, que a través de sus reuniones deciden cada momento y cada consecuencia histórica por la que pasamos. Una vez más la ciencia ficción parecía llenar la vida de Tambor, aunque pensándolo en profundidad todo tenía ciertos toques de realidad. Nada en este mundo era fruto de la casualidad.
Dejando a un lado las teorías del autor, empecé a pensar en el poder, en ese afán de dominio que muchas veces nos mueve. Bilderberg buscaba un imperio, un único mundo, sin países, el poder sería exclusivo a todos los niveles: religioso, político, económico... ¿y luego qué? ¿Por qué hacía tan feliz a alguien convertirse en un Napoleón o en un Julio César?
Por otro lado, esos esfuerzos se encontraban con la gran muralla de las diferencias, aún si la conspiración fuera real, sólo en España tendrían que luchar por una unión casi forzada, aunque según leía, ya habían iniciado el primer escalón: reducir la calidad de la educación para convertirnos en “borreguitos” que asumirían sin pensar un dominio superior.
Bilderberg puede que sea una fantasía (o no) pero la corrupción que provoca el poder es real, el sentimiento de creerse superior, de decidir sobre voluntades independientes quizás sea una de las drogas más atrayentes.
Y trasladado a mi insignificante vida, esa misma mañana pude ver los efectos del poder cuando al exponerle a uno de mis jefes un problema, noté como se desentendía, me trataba de estúpida y me dejaba con esa frustración y rabia que hace que si brotan las lagrimas éstas se vuelvan muy amargas, pero él tenía el poder, y el poder hace que muchos crean que tienen un escudo de inmunidad y que todo es valido y sin cabida para los remordimientos.

Comentarios

  1. Es que el que tiene el poder no es por eso más inteligente, o mejor persona, o un ejemplo a seguir. Ocupar un puesto superior debería significar algo más que ser el que manda y no por eso poder menospreciar al inferior. Parece que en la Sociedad en la que vivimos el poder se traduce en el dinero que uno gana o tiene. Si "fulanito" gana el doble que "menganito", ya le puede mirar tranquilamente por encima del hombro y ya se puede sentir poderoso... así es la vida...
    Tu superior no merece ni una lágrima, porque aunque tenga el poder, no lo merece, y quien desprecia al prójimo por ocupar un escalón inferior, no despierta la más mínima admiración. Resumiendo: que le dén ;-)
    Besos .

    ResponderEliminar
  2. Lomalo de los poderosos es su capacidad para acallar la conciencia. Pero, no te preocupes, cuanto más suben, de más alto caen.

    ResponderEliminar
  3. CLAIRE con eso estoy totalmente de acuerdo, cada vez tengo más claro que títulos no son igual a inteligencia, y posiciones tampoco igual a válidez. Y sí, QUE LE DEN!!
    Ya se me ha pasado el berrinche.

    MARIA JESÚS pues ojalá caigan porqué me sigue gustando que ganen los buenos.

    ResponderEliminar
  4. Real o no, parece una metáfora de la vida misma.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. he oido varias vece shablar sobre este tema, y no acabo de creermelo del todo... pero si, lo has ligado muy bien al poder y a la forma de llevarlo que tienen los que se creen dueños de todo... en fin...

    un beso!

    ResponderEliminar
  6. Comente alguna vez mi carrera de ciencias po liticas?... Mmm
    La gente a veces considera que es el dinero, mas no. Es el poder lo que mueve.
    Leiste el Leviatan?... deberias. es algo tan precioso, en teorias.
    La diferencia radica, en la manera de emplear el poder. Es como el señor de los anillos.ja

    Siempre el poder trastorna. Y creoquenadie logra disfrutarlo en buena manera.

    Es algo fuera de nuestras capacidades.

    ResponderEliminar
  7. ayyy el poder!!! Gran seductor, aunque sea en pequeñas dosis. Somos muy críticos cuando no lo tenemos y enloquecemos de gozo con él cuando lo ejercemos.

    Así somos de contradictorios.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. El poder es algo maravilloso. Lo malo es que pocos saben aprovecharlo. La gente aprovecha el poder para fortalecer su ego constantemente, lo que indica una personalidad débil.
    Yo, que no soy ni mejor ni peor que nadie, llevo una oficina en la que somos seis personas. Tengo mi pequeña parcela de poder. El poder a veces te hace tomar decisiones impopulares, pero me considero una persona justa, que aprieta cuando las circunstancias lo exijen y compensa cuando se puede.
    Mi gran motor es mi gente, sus habilidades y lo que puedan aportar. El jefe que no sepa sacar lo mejor de la gente que tiene a su cargo, no es que sea un mal jefe, es que es estúpido
    Un abrazo Rebe

    ResponderEliminar
  9. Vivimos a expensas de lo que quieran hacer de nosostros los poderosos...hoy suben los impuestos, el cereal, el petroleo...mañana sale a la venta el nuevo Ipod, el nuevo Iphone, el nuevo e imprescindible windows...debemos tener conciencia individual y no hacer caso de la conciencia de la masa...que en realidad, es lo que quieren y lo que necesitan.

    ResponderEliminar
  10. Date cuenta que todo lo que nos rodea, en mayor o menor medida está marcado por quien lleva las riendas, desde todos los poderes del estado condicionan nuestra vida, prueba de ello son los planes urbanísticos donde de la noche al día pueden pasar de serte indiferentes a dejarte viviendo debajo de un puente, imagínate lo mismo a mayor escala y en todos los ámbitos de la vida. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. JAUROLES, sí supongo que a veces tenemos la sensación de que algún tirititero mueve los hilos.

    YOPOLIN es difícil creer que el único fin de alguien pueda ser el poder absoluto y que nada le importe el devenir de las vidas del resto de su espécie, yo también dudo, pero siempre me quedo con un y si...

    PIANTADAS así que ciencias políticas, serías buena amiga de mi hermano. Es cierto más allá del dinero lo que satisface más es el poder. Me apunto lo del Leviatan suena muy interesante.

    ANÓNIMO el poder corrompe, cuantos han cambiado al llegar arriba, ays.

    YANDROS tu eres el perfecto ejemplo del equilibrio, pero sabes bien que no siempre es así, muchos utilizan su poder para sentirse superiores y para desacreditar a los demás. Y al mismo tiempo, muchos, cuantos más poder tienen más quieren.

    ARKANGEL por ahí va lo de la educación, fomentar cada vez más el espíritu de grupo, de equipo y que la gente se olvide de su ser individual y de paso de su forma de pensar.

    RALPH pues sí, la mayoría de facetas de nuestra vida dependen de otros, es extraño el alcance que llega a tener el poder.

    ResponderEliminar
  12. Yo siempre he pensado que el poder corrompe. Además, para tener poder hay que ejercerlo con lo cual tarde o temprano el que lo ejerce termina corrompiéndose.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  13. Amor y poder creo que son los dos pilares que mueven el mundo.

    ResponderEliminar
  14. Una vez hojeando un diario en clase -en esos ratos libres que de vez en cuándo teníamos y que hacíamos cualquier cosa menos estudiar, yo no sé porque hojeaba un diario-, sin buscar nada en específico y releyendo como siempre hago los encabezados de las noticias, llegué a la sección de de cartas de lectores y me detuve en una que hablaba sobre "El Señor de los anillos", por si no te diste cuenta soy muy friqui. Así, que tan sólo por eso me puse a leerla. La cuestión es que la persona que la escribió utilizaba una analogía -no extrapolen diría una futura profesora mía de filosofía!!!- y llegaba a la conclusión de que el poder -El anillo de poder- siempre corrompe, que por más que las personas tengan en un principio buenas intenciones, siempre terminan corrompidos en su anhelo de querer más.
    La verdad es que nunca me lo había puesto a pensar y sí en parte tiene razón. Pero como pesimista soy buena optismista me niego a descreer que todo sea blanco o negro -a pesar de que muchas veces lo son-, pero si el poder corrompe y a veces las personas se pierden bajo el título "yo soy blabla" y se olvidan que en el fondo en la piel, en la sangre, en los huesos... somos todos iguales, humanos y hermanos de una misma especie.
    Me fui al carajo, espero no hartarte con mis comentarios, estoy tratando de ponerme al día mientras escucho la banda sonora de Cinema Paradiso (que cuando la vi me hizo hervir la sangra y escocer unas cuantas lágrimas).
    Me pongo al día te lo prometo...
    Un besote.

    ResponderEliminar
  15. Me parece muy acertada la comparación con el señor de los anillos y el poder que todos perseguían al poseer esa joya. Eso me recuerda a que los cuentos no son tan simples e inocentes como parecen.
    vuelvo a repetir ¡menuda lectura te has metido!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …