Ir al contenido principal

LA TREGUA


Vuelvo de Nottingham con muchas teorías, entre ellas que la vida no es fácil, que las rutinas nos envuelven que los cómos, los qué y los por qués muchas veces se nos comen, y que al fin y al cabo, como me ha contado al oído Benedetti Dios sólo nos concede treguas, así que para qué dar tanta vueltas.
Sigo con mi particular teoría del amor, será que mi actual estado de desidia me lleva a ver infelices a los que creían haber encontrado la luz en su vida. R es mi mejor amiga, vive en medio de moquetas húmedas, de tiempos cambiantes, de días de soles tempranos, de un frío que se me cala en los huesos aunque sea verano y ella me diga: “Rebeca, a todo te acostumbras”, yo no me creo que la costumbre sea tan persuasiva.
Me he pasado cinco días, viendo como R y M se peleaban, del amor al odio hay un paso, y entre medias, el sentimiento de impotencia, de frustración, de incredulidad, de sentirse idiota, la precipitación, el sin sabor y la necesidad de gritar alto y fuerte: “¡yo ya no te quiero!”. Mi nivel de inglés es tan malo que a penas puedo decir lo que siento, pero tanto da porqué M no escucha, para él existe su persona y el resto del mundo, y R y su niñito de ojos azules están difuminados, como si no significaran nada, como si hubieran perdido la palabra que les precedía: mucho.
Mucho es como quiero yo a R, veinte años de travesuras son difíciles de olvidar a pesar de la distancia, mucho es lo que siento al pensar que tal vez no ha tenido tanta suerte como creía, mucho es lo que la admiro por ser fuerte, por seguir, por no rendirse, por fabricarse su propia tregua, porqué bien dicen que Dios aprieta pero no ahoga, aunque a veces nos decepcione.
Soy una idota Rebeca, me precipité, no tendría que haberme casado” “¡No digas tonterías! ¡no eres idiota! ¡yo soy una experta en idioteces! Y hacer lo que una siente, en un momento determinado realmente no es ninguna!” Miro al cielo, no me extraña que los ingleses se pasen el día hablando del tiempo. Me quedo sentada sobre su cama de matrimonio, viendo los coches pasar arriba y abajo, las gotitas de lluvia que resbalan sobre la ventana. ¡Y pensar que alguna vez sentí envidia!, porqué la gente somos así, queremos pero también envidiamos. Suspiro. Hierba verde, flores altas, un niño de cabello rubio tendiéndome un autobús de colores chillones: “yes, yes...”, pequeño inglesito, españolito y medio sirio, que no sabe que todavía no decide por él mismo, que se deja llevar, para él sólo importan los autobuses de colores que hacen ruido, y yo me pongo otra vez melancólica, él me abraza fuerte con sus bracitos chiquititos, ojalá pudiera darle esa tregua de la felicidad para siempre.

Comentarios

  1. la tregua... es una maravillosa historia de amor... con un final infeliz.... no será una utopía querer tenerlo todo?

    besos

    ResponderEliminar
  2. Tiene razón tu amiga: a todo se acostumbra uno.
    Había una señora en mi pueblo que decía "Dios no nos dé todo lo que somos capaces de soportar".

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que las relaciones siempre se ven mejor des de fuera... aunque este no haya sido tu caso porque ellos se peleaban etc etc... pero pasa asi. Por eso tenemos tendencia a envidiar a las demas parejas, pero no son tan perfectas como parecen... y sí, lo digo también para animarme a mi jeje.
    Un besazo Rebeca!
    Por cierto, sigo sin saber el nombre del restaurante... a ver si cuando pase por delante me fijo ;)

    ResponderEliminar
  4. Sí todo es efímero, disfrutaremos a trozos, meteremos amores nuevos en la valija, y seguiremos viviendo, que mientras la sangre fluya podemos llenarnos de sueños nuevos.

    Tú amiga es joven, yo creo firmemente que atraemos justo eso que necesitamos.


    Besotesss.

    ResponderEliminar
  5. de las rendiciones varias.

    y treguas para envolverse. )








    saludos

    ResponderEliminar
  6. Yo también me he acostumbrado a cosas que pensé que nunca aguantaría...Así es la vida, no?

    ResponderEliminar
  7. Avellaneda....
    A veces pasan tantas Avellanedas por nuestra vida, qué nisiquiera nos tomamos el trabajo de aceptarlo. O simplemente vivirlo.

    Una pequeña tregua, siempre se acaba.

    Lo de la envidia, depende de cual, desear una felicidad imaginada perfecta no es envidia, es mas bien utopía...

    Y sí, a veces tengo suspiros al estilo Tomas Moro.
    Quien no?


    Biquiños. Y AMO LA TREGUA je.

    ResponderEliminar
  8. Que bien vives.
    Grande Benedetti
    Yo también pienso que la gente es capaz de acostumbrarse a todo

    ResponderEliminar
  9. Las personas elegidas cambian, incluso nosotros mismos cambiamos, y cuando el cambio es evidente hay que pararse y pensar si vale la pena, y si la decisión es que vale la pena, entonces hay que reencontrar a la nueva persona que tienes a tu lado desde los ojos de la nueva persona en la que te has convertido.

    ResponderEliminar
  10. Estoy de acuerdo con camaleona. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. En pareja siempre existiran las discusiones y las dudas..pero si dudas si sigues amando a quien has amado..estas empezando a desenamorarte.

    ResponderEliminar
  12. También es posible que sea mejor acostumbrarse que terminar, quiero decir que te hace más feliz acostumbrarte que la idea de que termine y decirle adiós..
    La vida no es como creíamos cuando eramos niños.. aquello sí que era vida..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Siempre es más fácil ver la "felicidad" ajena desde fuera, pero una vez dentro, lo que parece perfecto y a veces envidiable no lo es, después de todo somos humanos y la perfección no existe por eso creo que hay que uno tiene que vivir en un constante "darse cuenta", que no todo es como lo pintan, que la felicidad existe por muy pequeña y pasajera que sea y que como decis tenemos que darnos una tregua, en nuestro día a día, a nosotros mismos y a todo lo que nos rodea...
    Que bueno que el insomnio que tengo me permitió darme una tregua para leerte...
    Un beso gigante desde este rincocito del mundo...

    ResponderEliminar
  14. jajajaj nunca hay que decir de este agua no beberé.
    Un besito rebe,que se te echa de menos

    ResponderEliminar
  15. RAFAELA supongo que es una utopía querer tenerlo todo por siempre, uno sólo puede contar con los momentos.

    MARIA JESUS yo no estoy tan segura que a todo se acostumbre uno, el mal sabor se instala hasta que al final te fuerza a dar un paso, otra cosa es que mientras tanto vayamos aguantando.

    TRASTO muy mal! qué tengo cena con amigas este sábado y me parecía una buena opción! pues sí la vida de los demás tampoco es perfecta.

    LILA no creo que sea así porqué si tanto necesitamos eso que atraemos deberíamos quedarnos con ello, y lastimosamente no es mi caso, ni el de mi amiga.

    INCOLÚME muchas rendiciones pero al final otro nuevo intento.

    SARA pues que triste ¿por qué lo hacemos? si compensan otras cosas vale, pero si no...

    PIANTADA sabía que estaba entre tus libros favoritos. Yo también creo en utopias, por eso creo que ando como ando, encontrando felicidades sólo a medias que no me llenan, pero bueno, me consuela saber que si algún día es completa tampoco será para siempre y deberé disfrutarla con todas mis fuerzas.

    ResponderEliminar
  16. EL ARTE DE SENTIR trato de vivir bien, ji, ji! como son treguas habrá que disfrutarlas y luego como el protagonista de Benedetti volver a pensar en que vamos a invertir el tiempo.

    CAMALEONA ya veo que tienes bien claro eso del cambio, de que debemos irnos adaptando en función de que evolucionemos, lo que pasa es que a veces hay problemas que ya estaban al principio pero a los que no quisimos prestar atención.

    JAUROLES pues sí como la vida misma!

    RALPH pues lo dicho, no creo que se trate de problemas que salgan debido a nuestro cambio como personas.

    ARKANGEL estoy de acuerdo contigo, y en que si no sientes al principio difícilmente acabarás sintiendo.

    CLAIRE la decisión es de mi amiga, y la vida no es como éramos niños, pero sé que tampoco es realmente feliz, aunque todavía quiera, y yo quiero que sea feliz, muy feliz, porqué se lo merece.

    NOELIA yo creo que tal vez no deberíamos estar tan pendientes de compararnos con los demás. Sentir nuestra felicidad. Vivir y permitirse siempre las treguas.

    S. no, no si yo siempre bebo del auga que digo que no beberé.

    ResponderEliminar
  17. gracias .. lo se sentirse m iserable es opcional me gusta mucho tu ultimo post mientras me vuelvo valiente es exactamente lo que hago.. suerte!!

    ResponderEliminar
  18. WENDY ZETA pues ahora que lo dices, hay gente que también encuentra placer en eso de sentirse miserable. Seguro que encontraras la valentía tarde o temprano. Suerte a ti también!!

    ResponderEliminar
  19. Todos queremos una relación perfecta, pero creo que eso es imposible. Lo único que podemos hacer es limar asperezas y querernos el uno al otro, pero si a tu amiga eso de quererse ya le falla, ¿para qué tener la tregua?

    ResponderEliminar
  20. GABI, en realidad todavía quiere y por eso sigue intentandolo, pero no sé hasta cuando durará esta tregua.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …