Ir al contenido principal

LA LEY DE LAS CASUALIDADES



No puedo creer en las coincidencias, inmediatamente pienso en los porques y en las leyes que desconozco, pero es así, miro atenta los sucesos y pienso que tiene que haber una relación entre todos ellos.
Por ejemplo ¿por qué Tico volvió justo después de un año, dos semanas después de que Toto desapareciera de mi vida? ¿por qué una amiga está ausente dos años y reaparece cuando más la necesito con una vida totalmente similar a la mía? ¿por qué cada vez que las cosas se tuercen surge la oportunidad de irme al país de la humedad a compartir un tiempo con R? Cualquiera diría que yo he provocado todos esos sucesos, pero no estoy muy segura.
Mi madre me llamó por teléfono el viernes anunciando la llegada de un nuevo miembro a la familia. Mi prima número 6, la de las cenas de ginger jenginbre, la que había perdido toda esperanza dos años atrás y se sentía vacía, había traído la vida al mundo. Se me nublaron los ojos al pensar en las casualidades y en que las penas siempre se entremezclan con las alegrías.
Su padre, aquel tío que me llevaba a recoger higos en una ranchera Renault que olía a moqueta polvorienta, se muere. Se muere hace meses, en cierta manera ha superado el limite que anunciaron los médicos. Me acuerdo bien de mi prima inhalando ansiosa el humo de su cigarrillo, mirándome a los ojos y diciéndome: “lo único que no me perdonaría es que mi padre no conociera a sus nietos”, y en aquella época, podría decirse que ella estaba simplemente en un comienzo que no sabía donde acabaría.
Cuando la familia me puso al corriente de que en 9 meses, número 6 tendría un niño, pensé en mi tío y en lo deteriorada que estaba su salud día tras día, pero también supe que aguantaría hasta poder ver al retoño. El intercambio de vida, el dar paso a una nueva generación es lo único que nos queda cuando se entreabre la puerta de ese túnel negro y desconocido.
Mi prima estuvo barajando nombres durante mucho tiempo y al final eligió uno que yo rechazaría, por esas ideas mías de que cuando le pones el nombre de alguien a tu hijo le quitas personalidad, pero era su elección y todos sabiendo el significado que todo eso tenía la respetamos.
Ese nombre era el de otro tío, el del hermano de mi madre, el que un buen día cogió su bicicleta y ya no volvió después de que un coche lo arrollara. A penas cuatro años y una nostalgia contenida por toda la familia.
Miré las manitas chiquititas de Jan, su frente amoratada por culpa de los fórceps, sus ojos siempre abiertos a pesar de tener a penas un día de vida, sus intentos de sonrisa, su piel suavecita, y miré a mi prima: “¿qué quieres que te diga que tú no sepas?” y rodaron mis lagrimas tontas por las mejillas, ¡si es que no me aguanto la sensibilidad! Y mi prima sonrió porqué sabía que sin decir nada todo se lo decía.

¿Sabéis que día vino Jan al mundo? El día que mi otro Jan desapareció. Y son estas cosas las que me dicen que no tengo que creer en la casualidad.

Comentarios

  1. Yo tampoco creo en ellas...

    Felicidades a tu prima, Jan es un bonito nombre.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Supongo quería un nombre muy catalán y que encima nos dijera algo, le agradezco que no rebuscara en todos esos tan raros que se escuchan por ahí! seguro que no existe la casualidad sólo que todavía no hemos entendido lasleyes del unvierso.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo en que todo sucede por una razón aunque no sepamos porqué... para gustos los colores :)

    ResponderEliminar
  4. Casualidad...Causalidad.


    Felicidades para tu prima. Es una cuestion de tires y aflojes, y la muestra de lo sorprendente q puede ser la vida.


    Maquiavelo dice: fortuna y astucia.


    Biquiños

    ResponderEliminar
  5. son estas cosas las que me dicen que nunca me canse de esperar.

    (con el alma
    en el aire. )





    biquiños

    ResponderEliminar
  6. Yo soy de las que piensa que todo pasa por algo... y mas en estas situaciones que has comentado... no, no son casualidades. Bueno, pueden serlo eh? pero yo no pienso asi...
    Enhorabnuena por tu prima! Tiene que hacer mucha ilusión ;)
    Besitos!

    ResponderEliminar
  7. Me emocioné con tu post, en serio

    muchas felicidades para tu prima y su hijito y por supuesto para ti :)

    yo soy de las que cree que existe el 'MASTERPLAN' elaborado por un ser divino

    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Bueno Rebe, sabes que podría escribir un post entero con esto no?
    Te recomiendo que leas algo de la Sincronicidad de Jung; te sorprenderá y quizás te abra nuevas posibilidades
    Yo creo que hay de todo en la vida, casualidades y causalidades. Entremezcladas. Sucesos aparentemente inconexos entre sí tienen una delgada hebra que los une que nosotros no alcanzamos a ver.
    Un abrazo y enhorabuena!

    ResponderEliminar
  9. Cuando el Señor cierra una puerta, en otro sitio abre una ventana...
    Yo creo que hay casualidades que las llamamos así pero en realidad forman parte de nuestro destino, de nuestra vida y no podrían haber sido de otra manera.
    Un post muy bonito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Casualidades o causalidades?..creo que muchas veces no nos damos cuenta de las señales que nos manda la vida.

    ResponderEliminar
  11. JO T supongo que si supiéramos la razón trataríamos de hacer mejor las cosas, o en realidad, "alguien" "algo" prefiere que nos equivoquemos para aprender algo de forma exacta, no sé...

    PIANTADA sí claro, parte también la ponemos nosotros con nuestras decisiones, pero a veces sorprende ver como los actos externos suceden en determinados momentos.

    INTRÍNSECO cierto, las casualidades nos dan la esperanza de que puedan suceder los milagros, de que las cosas puedan cambiar, de que todo es posible...

    TRASTO yo trato de creer que todo depende de mí, pero cuando veo como se suceden las cosas me remito a las casualidades.

    FAFFY ¡masterplan eso sí que es bueno! supongo que se trata de aprender algo aunque no sepamos exactamente el qué.

    YANDROS sé que podrías escribir un post entero sobre esto y mucho más. ¿Me dices el título entero de la obra de Jung donde podría encontrar lo de la sincronicidad? Este tema hace tiempo que me tiene intrigada, sería genial que un buen día alguien, por fin, encontrara la ley que lo conecta todo.

    CLAIRE entonces si tenían que ser no son casualidades.

    ARKANGEL eso también es verdad, a veces tenemos un cartel parpadeando una y otra vez sobre nuestra cabeza ¡y nada! ¡nosotros a la nuestra!

    ResponderEliminar
  12. Yo creo que las casualidades no existen.
    Lo que pasa es que los seres humanos tenemos más miedo a reconocer nuestra ignorancia (desconocer el por que de un suceso) que a calificarlo, aunque sea de manera errónea.

    ResponderEliminar
  13. me ha gustado mucho... de verdad...
    a mi las casualidades más de una vez me han alegrado el dia o han dejado una buena historia que contar... Pero qué te voy a decir que no sepas! ^^

    ResponderEliminar
  14. Si nos pusieran delante de un mapa por primera vez seguro que nos llamaría la atención la distribución de los signos y no encontraríamos explicación de los mismos. La vida es como ese plano con signos ininteligibles, si no tenemos el todo no podemos comprender ninguna de sus partes por separado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. MARIA JESUS es posible, tenemos la costumbre de querer dominarlo todo, conocerlo todo, y cuando algo se nos escapa nos entra el pánico.

    SARA desde luego que las casualidades te ponen en la cara una sonrisa tonta.

    RALPH me gusta tu símil, es cierto tal vez el camino es claro, pero como no sabemos interpretar el mapa, vamos perdiendonos por todos los callejones.

    ResponderEliminar
  16. Creo que sí existen,todo pasa por algún motivo.
    Jan,como el dibujante de superlópez.
    Está chulo.
    Un besito
    Siempre es un placer leerte.

    ResponderEliminar
  17. Gracias S, yo pensaba que Jan no existía que sólo era una abreviatura de Jaime, pero se ve que en esto de los nombres siemrpe aparecen cosas nuevas.
    Espero qu estés un pelín menos esclavizada!

    ResponderEliminar
  18. Las casualidades no existen, pero a veces el destino juega a mezclar nuestras lágrimas con nuestras sonrisas.
    Me alegro por tu prima y por ese pequeñajo...

    ResponderEliminar
  19. CAMALEONA supongo que no existe nada perfecto, o realmente a sí las cosas son perfectas, con su parte de alegría y su parte de tristeza. El destino es demasiado listo.

    ResponderEliminar
  20. Tal vez no existan las casualidades sino que somos nosotros los que hacemos que parezcan casualidades.

    Las cosas simplemente suceden, y se juzgan según por el cristal que se miren.

    Muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
  21. GABI pero igual, da que pensar, yo sigo preguntándome por qué las cosas se repiten sin parar, porqué ese día y no otro.

    ResponderEliminar
  22. Yo tampoco creo en las casualidades, todo sucede por una razón... todos tenemos un destino que día a día caminamos...
    También creo que "Dios (o lo que sea si no crees) no te da cosas que no puedas superar".
    Y que lo que no nos mata nos fortalece...
    Las casualidades no existen, es el destino.
    Bendito destino que un día me cruzó con una loca al más puro estilo Briget Jones :D

    ResponderEliminar
  23. NOELIA totalmente de acuerdo, todo sucede por algo, hasta los pequeños encuentros, aunque antes prefería no pensar demasiado sobre ello, pero seguro que tiene un sentido aunque como dice RALPH nos falta el mapa para interpretarlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA MOSCA NEGRA

A veces tengo miedo de creer demasiado, de pensar que hay una parte que desconocemos, de que hay cosas que suceden y parecen no tener explicación. Nunca he querido darle demasiadas vueltas, mi lado precavido me previene contra todo aquello que desconozco, me pueda causar un mal o no.
Pero antes de ayer la vi, como tantas otras veces en que esta a punto de suceder lo inevitable. Revoloteaba por el techo de la habitación con su cuerpo gordo y negro y agitaba las alas produciendo un sonido desconcertante que llamaba la atención. Estaba aguardando, dibujo un circulo y otro circulo y se quedo en ese cuarto en el que yo sabía que las cosas no pintaba bien.
La mire desafiante con el pesar de saber que ya no había vuelta atrás, había llegado la hora, y más tarde o más temprano, se pondría el punto final a una vida que ahora mismo agonizaba en una cama de hospital.
Me fui a casa y soñé, soñé con los acontecimientos del día, y volví a ver a aquella misma moscanegra que solía aparecer de vez en cua…

PRENEZ SOIN DE VOUS

Prenez soin de vous, Sophie Calle
Prenez soin de vous”, mi Sophie Calle que parece ya estar hecha a las despedidas y yo, pasados los días, convertida en una experta, leía estas últimas líneas en una misiva destinada a otra ruptura. Palabras que yo he utilizado cuando no quiero entrar demasiado en la intimidad de los “te quieros” o en el excesivo encadenamiento del “te echaré de menos”.
En esta ocasión Sophie se quedó pensando: “¿qué significa exactamente que alguien te diga “cuídate”?, 107 mujeres respondieron a su reclamo y una vez más, el dolor sirvió para crear algo bello, diferente e intimo.
Cuídate porque te quiero, pero tengo que irme, cuídate porque parece que no lo estas haciendo, cuídate y déjame tranquilo, cuídate, que yo nunca supe hacerlo, cuídate porque ya no tengo nada que decirte…
CUÍDATE.
Que yo, ya no puedo (quiero) hacerlo.”
Prenez soin de vous. Sophie Calle, 2007
¿Y qué significaba para mí “Cuídate”? Escrito por mis manos probablemente ocultaba los verdaderos sentim…

LA RANURA

Hace poco me hicieron una pequeña intervención, el mundo giraba alrededor de mí pero yo era un poco ajena a todo. Las circunstancias son lo de menos, los motivos secundarios pero los hechos son los hechos: todos fueron muy amables conmigo. Estaba acostada en una cama de la sala de recuperación, esperando que los minutos pasaran para poder ver a Mito y volver a casa cuando colocaron a una chica a mi lado. Ladeé ligeramente la cabeza y la vi gimotear, las lágrimas le rodaban sin cesar mejilla y cuello abajo, una enfermera intentó tranquilizarla pero a cambio sólo recibió más lágrimas, desconsolada, incapaz de pronunciar una sola palabra su rostro se descomponía y se difuminaba mientras yo repetíaen mi mente que había que ser valiente, desde mi indiferencia la entendí, a veces te impulsan los deseos, pero puede ser que esos deseos no lo justifiquen todo, no siempre los esfuerzos reciben su recompensa, ni siempre es todo justo, ni siquiera nada garantiza que cumplirás tus sueños, pero lo …