Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2010

SI HOY ES DOMINGO MAÑANA ES JUEVES

Este fin de semana he brindado mucho, por muchas cosas, por muchos deseos, por muchas personas, porqué al menos si yo no consigo ser feliz que lo sean todos los demás. Paseaba por las calles frías y húmedas, con mi MP3 a todo volumen y miraba con cara de loquita a la gente que se cruzaba de frente curiosa tratando de averiguar que andaría pensando mi mente divagante. Y me resultaba divertido, porqué daba totalmente igual que alguien desconocido me tomara por loca.
La cruda realidad es otra muy distinta, M y yo tomamos un par de entradas para el teatro. Me dijo que iba a ser una historia de amor y pensé que no estaba en el mejor momento, pero que el puntillo masoquista tal vez me daría otra visión de las cosas. Así que me senté en las penumbras de un teatro pequeño, pero cálido y que era fruto del sueño de toda una vida y me dispuse a mirar, a escuchar y a pensar.
Dos personas sobre el escenario, un hombre y una mujer, un sentimiento que surge, se transforma y evoluciona, la convivencia …

QUIERO UN FERRARI

Me perdonareis que estos días este un poco sumida en mi espiral de tristeza y desolación, lo cierto es que en realidad sigo en estado de shock, lloré mucho al principio y al día siguiente me decidí a no pensar y a no darme ni siquiera una pequeña tregua para recordar algo bueno de todo este año, de momento funciona.
Corrí a los brazos de mi madre, que en seguida me comprendió y me dijo eso de que no siempre a las personas buenas las cosas les van bien, pero que tranquila y me ofreció cenas, comidas, cariño y un montón de fotos antiguas de mis antepasados que me hicieron reaccionar acerca de lo que habían sufrido y lo felices que habían conseguido ser al final. Me contó su flechazo con mi padre, partiendo de la seguridad de que desde el primer encuentro ella sabía que se casaría con él y sería el hombre de su vida, me dio por pensar en el Karma y en que si todos habían disfrutado de relaciones perfectas qué pasado truculento debía yo llevar a la espalda para dar una y otra vez con hombr…

IDIOTA

Toda la magia ha durado exactamente dos días ¡todo un record! Por ese tipo de actos (los del cumplimiento de mis imposibles) me convencí que la historia con Toto iba a funcionar y que nada importaba si prevalecía el amor, pero olvidé parte de los requisitos que eran necesarios en la relación, como el hecho de que el amor fuera correspondido.
Ayer por la mañana, con la felicidad atada a la espalda, abrí mi correo con cariño, Toto del que a penas me había despedido hacía unas hora me había dejado un mail con el título “beso”, me pareció muy tierno, pensé que eso se sumaba al girasol que me había regalado la tarde anterior y que no era más que otra muestra de cariño y la satisfacción de que las cosas iban por buen camino.
Pero al llegar a la última línea tuve la certeza de que todo lo escrito yo ya lo sabía, y volvieron a rebosar lagrimas gordas por mis mejillas. Seré muy breve, si alguien no te quiere por mucho que insistas jamás te va a querer.
Y entonces me llenó la sensación de ser una

TOTO Y MIS DOS IMPOSIBLES

A pesar de mis intentos de parecer totalmente distinta, en el fondo sé que me parezco más a Toto de lo que creía, y que en muchas ocasiones soy tan egoísta como él, pero claro, es más sencillo ver los defectos de los demás cuando se vuelven contra nosotros que los nuestros. He descubierto que en su cara se instala la misma sonrisa pícara cada vez que miente que no puedo dejar escapar yo cuando dejo de decir verdades ( lo de ser actriz no te garantiza hacer un buen papel en la vida). Y a pesar de todo, esa sonrisa me ha dado mayor seguridad.
Volví a mi pueblo (me refiero al lugar donde nací) y a pesar de sólo ser una indicación en mi DNI me sentía como en casa. Soltaba el volante y le iba diciendo a Toto: “mira allí esta eso y aquello, y el hospital, y el centro comercial, y, y...” Él manejaba un mapita entre las manos y me iba dando indicaciones. Impulsado por los recientes aires de New York quería que degustara un menú típico de allí, aunque sinceramente no estaba muy esperanzada en q…